Green, Leonard, Neal, el nuevo "big three" de Gregg Popovich

El entrenador de los Spurs, dio una nueva lección en el Game 3 

Gregg Popovich&Kawhi Leonard/nba.com
Gregg Popovich&Kawhi Leonard/nba.com

Gregg Popovich es uno de esos entrenadores que mejora a cada jugador que pasa por sus manos, sabe aprovechar cada una de las virtudes de sus jugadores como pocos técnicos lo hacen y es capaz de mejorarlos, construyó un "big three" con Tony Parker, Tim Duncan y Manu Ginobili, pero no cometió el error de fiarlo todo a esos hombres, y construyó un equipo, algo muy difícil de lograr teniendo a tres jugadores tan importantes que acaparan tanto juego, pero Pops, lo consiguió. Sólo con Popovich puede llegarse a entender, que jugadores como Danny Green, quien jugó 20 partidos con los Cavs en su temporada de rookie NBA, Kawhi Leonard pick #15 del draft que cambiaron los Spurs por George Hill, más los derechos NBA de Erazem Lorbek y Gary Neal, un obrero del basket que antes de triunfar en los Spurs, se ganó el sueldo jugando en Italia, Turquía o España, sean claves cuando lo que se está jugando, son unos playoff por el anillo. Sin duda una nueva lección del maestro Pops, que ayer le valía la victoria a los Spurs, una victoria que desde que el formato de las finales pasó a ser 2-3-2, vale medio anillo.


Gregg Popovich aterrizó en San Antonio en 1996, por aquel entonces Michael Jordan ganaba el primero del segundo trío de anillos que conquistó en los Chicago Bulls, y un proyecto de los más sólidos que se recuerdan en la NBA, empezaba a forjarse en el estado de Texas, aquella temporada la franquicia tejana finalizaba la "regular season" con un balance de 20-62, pero empezaba a forjarse un equipo que todavía, 17 campañas más tarde, sigue dando sus frutos. Tres años más tarde, los San Antonio Spurs de Tim Duncan y Gregg Popovich conquistaban el primer anillo, rompiendo la hegemonía de Chicago Bulls.

Gregg Popovich, ha sabido desde el primer momento, qué era lo que quería que su equipo hiciese en la cancha, y poco a poco ha ido perfilando las piezas a su gusto. Cada jugador que forma parte de la plantilla de los Spurs, sabe y conoce perfectamente cual es su papel en la cancha. Popovich nunca ha entrado en peleas por los grandes hombres de la liga, pero sí que ha peleado por tener en su equipo, a jugadores capaces de hacer lo que él necesita para su equipo. Y este es el caso de los tres hombres que fueron claves en el Game 3 de las finales.

Kawhi Leonard fue el pick #15 de un draft 2011 que tuvo a Kyrie Irving como gran estrella, pero Popovich quería esa pieza para su equipo, sabía que era un jugador atlético con unas condiciones físicas fuera de lo común y que tenía una espectacular mano desde la esquina, posición clave en los sistemas de ataque de Gregg Popovich, y la gestión de los Spurs salió redonda. Cambiaron a Leonard por el pick #26del draft 2008 George Hill, y a cambio también obtuvieron los derechos NBA de Erazem Lorbek, quien de no ser por la espectacular final ACB que cuajó la temporada pasada, estaría hoy día a las órdenes del maestro Pops en San Antonio. Nadie duda de la progresión que ha tenido Leonard en estas dos temporadas bajo las órdenes de Popovich, el forward de los Spurs. Kawhi Leonard está promediando en estas finales 11.0 ppp, 12.0 rpp y 2.0 robos, a lo que habría que sumar la defensa que está realizando sobre un Lebron James, quien por primera vez en su carrera se quedó sin ir a la línea de tiros libres en un partido de playoff.

La clave del juego de los Spurs es tan sencilla como difícil de ejecutar, decía Zeljko Obradovic en un clinic para entrenadores, que todos los entrenadores quieren cuando empieza la temporada que sus equipos corran y ocupen los espacios en ataque, pero que esa idea va cambiando según avanza la temporada, porque eso es muy fácil decirlo pero muy difícil de ejecutar. Pero Popovich sabe que lo más importante de todo es la ejecución, y en eso los Spurs son especialistas, en el primer partido, tan sólo 4 pérdidas de balón en todo el partido. Y lo importante para que la ejecución funcione correctamente, es que todo el "roster" sepa cual es su función y esto los Spurs lo tienen claro.

Ayer dos hombres que en cualquier otro equipo de la NBA, dudo que dispusieran de demasiados minutos, dieron una nueva exhibición desde la línea de tres puntos. Danny Green, quien ya venía de batir un récord en la liga con el 5/5 en triples del Game 2, volvía a ser decisivo en el Game 3 anotando 7/9 desde la línea de tres puntos, para un total de 27 puntos. Pero para batir el récord de triples en una final de la NBA, hace falta más, y ahí apareció un secundario de auténtico lujo, como es Gary Neal, el escolta norteamericano, es ejemplo de trabajo y profesionalidad, un jugador que antes de encontrar su lugar en los Spurs, no dudó en ganarse el prestigio jugando en Turquía, España o Italia, hasta que al fin le llegó la oportunidad de los Spurs. Neal se unía al festival de triples de los Spurs con un 6/10 desde más allá de los 7 metros que le supuso su mejor marca desde que está en la NBA. Los Spurs con 16 lanzamientos de tres anotados, batían el récord de triples conseguidos en un partido de las Finales NBA.

La clave de estos Spurs de Gregg Popovich podría definirse analizando las estadísticas de su "auténtico" big three, el formado por Parker, Duncan y Ginobili. Entre los tres anotaban en el partido de ayer 25 puntos, estamos hablando del segundo trío que más partidos de playoff ha logrado ganar en la historia de los playoff NBA, con 100 victorias, pues bien, entre los tres anotaban ayer 25 puntos, su anotación más baja en un partido de playoff. El resultado del partido, es que los Spurs se impusieron a los grandes favoritos para ganar el anillo, los Miami Heat de un errático Lebron James, por una diferencia de 36 puntos, dejando al King en un +/- de -32 el peor de su carrera. No hay más lectura que esa, los Spurs son un equipo, generan juego ocupan espacio y castigan ayudas, ¿cuál es la clave? ya lo dijo Popovich, la ejecución. Estos San Antonio Spurs, ejecutan como nadie el a,b,c del baloncesto y son capaces de llevarlo a la práctica a la perfección.

La victoria en el Game 3 de unas series que se juegan con el sistema actual de 2-3-2 otorga una clara ventaja que difícilmente es levantada en los precedentes anteriores de la liga, pues normalmente en un porcentaje altísimo, quien gana el tercer partido, acaba ganando el anillo, un anillo que sería el quinto para un entrenador como Gregg Popovich, que sobre las bases que asentó hace ya 17 temporadas ha sabido construir un equipo alrededor de tres piezas claves, algo que como se ha visto en estos playoff con equipos como Oklahoma o Los Angeles Lakers, no han sabido hacer en ningún caso. Gran mérito que puede devolver momentos gloriosos a los Spurs.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter