Previa Final Four: Billy Donovan, el hombre que cambió la historia de Florida

La historia de esta universidad no se entiende sin la figura de su mejor entrenador.

El equipo campeón en 2007 / Florida Athletics
El equipo campeón en 2007 / Florida Athletics

Florida es la única número uno regional que tomará partida en la Final Four de la NCAA que se disputa este fin de semana. Los Gators viven desde hace casi 20 años instalados en la élite del baloncesto universitario, justo desde el momento en que su actual entrenador, Billy Donovan, tomó las riendas del equipo.


La universidad de Florida se encuentra localizada en Gainesville, una localidad del centro-norte del estado rodeada de lagos. Actualmente cuenta con unos 50 mil alumnos en un centro público que abrió sus puertas por primera vez en 1853. Deportivamente nunca tuvo una gran tradición como potencia dentro del panorama nacional. Encuadrada en la Southeastern Conference desde los años 30, su equipo de baloncesto nunca disputó una Torneo Final hasta 1987.

Hasta ese año el equipo se había movido siempre en unas cifras de victorias modestas, superando en ocasiones el 50%, salvo la notable excepción de 1967. Aquella temporada el equipo se fue hasta las 21 victorias y sólo cuatro derrotas, con diferencia la mejor temporada de su historia. Aquel equipo entrenado por Tommy Bartlett se quedó a una victoria de Tennessee de estrenarse por primera vez en la lucha por el título nacional, liderados por Gary Keller, Dave Miller y un joven Neal Walk. Precisamente con Walk en el equipo como líder vuelven a rozar las 20 victorias, pero de nuevo es insuficiente para imponerse en la SEC. Recibirían una invitación para el National Invitation Tournament (NIT), el segundo torneo más importante tras el Torneo Final, su primera presencia en postemporada. Walk acabó esa temporada con unos promedios de 24 puntos y casi 18 rebotes, fue incluído en el tercer mejor quinteto universitario de la temporada y fue elegido como número 2 del Draft de 1969 por los Phoenix Suns, sólo por detrás de Lew Alcindor (más tarde Kareem Abdul-Jabbar).

Tras la etapa Walk-Bartlett el equipo se vio inmerso en una crisis de resultados y en un baile constante de entrenadores. Por su banquillo pasaron entre 1973 y 1989 tres entrenadores, pero sólo uno de ellos, Norm Sloan, fue capaz de devolverles a la élite. Sloan había dado una de las grandes sorpresas de la historia al vencer con North Carolina State el título de 1974 eliminando en semifinales a la UCLA de Walton y Jamal Wilkes. Desde 1984 la NCAA había ampliado a 64 los equipos participantes del Torneo Final, por lo que las posibilidades de colarse en la lucha por el título aumentaban. Sloan dispuso a final de los 80 de una buena camada de jugadores con Vernon Maxwell a la cabeza, devolviéndoles a la senda de las 20 victorias y su primera presencia en el Madness. De hecho fueron tres años consecutivos, aunque sólo la de 1987, la de su debut, pudieron ganar más de un partido, cayendo en las semifinales regionales ante Syracuse, que perdería más tarde en la final ante Indiana.

Dwayne Schintzius y Vernon Maxwell luchan por un balón

Tras Sloan, retirado a los 73 años, llegarían los años de Lon Kruger, que contra todo pronóstico en 1994 coló al equipo en la Final Four. Sin una gran plantilla, con Craig Brown y Dan Cross como estrellas y un joven Andrew DeClerq, los Gators vencieron su región y cayeron ante Duke en las semifinales nacionales, hasta entonces su mayor hito. Kruger salía del equipo en 1996 y le sustituía un joven entrenador de 31 años proveniente de la pequeña Marshall y que se había formado al amparo de Rick Pitino, primero jugando para él en Providence y una breve etapa en los Knicks y más tarde como asistente suyo en Kentucky. Con él la historia de la universidad cambiaría para siempre.

Y ENTONCES LLEGÓ BILLY DONOVAN

Tras dos años sin buenos resultados, en 1998 el equipo comenzaría una racha de 16 temporadas consecutivas por encima de las 20 victorias. En 1999 volverían al torneo final para caer en el Sweet Sixteen y en el año 2000 vuelven a la Final Four. Con un equipo que contaría con varios NBA como Mike Miller, Udonis Haslem, Donnel Harvey o Matt Bonner, los Gators se colaron en la gran final del baloncesto universitario. Nada de aquello hubiera sucedido si Mike Miller hubiera fallado la canasta en el último segundo de la prórroga ante Butler en primera ronda. Cayeron ante Michigan State, pero sus mejores años estaban por llegar.

Mike Miller tras perder la Final ante Michigan State

En 2005 Billy Donovan había reclutado a la mejor plantilla de su historia. Contaba con un quinteto titular formado por cuatro jugadores de segundo y un jugador de tercero: Taurean Green, Lee Humphrey, Corey Brewer, Al Horford y Joakim Noah. Sumarían 27 victorias aquel curso y se presentaron en el Torneo Final como el rival a batir. Pero nadie pudo. Se alzaron con el título nacional al vencer a UCLA en la final (73-57). Y lo mejor aún, su quinteto titular se conjuró para devolver al equipo a la gloria al año siguiente pese a los cantos de sirena de la NBA. Llegaron a las 29 victorias y en el Torneo Final se impusieron en la final a la Ohio State de Greg Oden y Mike Conley. Se trataba de la primera vez que una universidad repetía título desde Duke en 1991 y 1992. Sólo cinco universidades lo han logrado.

Tras aquel hito Florida vivió un proceso de reconstrucción que le lleva a esta Final Four, la quinta de su historia, con la etiqueta de favorito. Una universidad que ha visto portar su uniforme a grandes jugadores de la NBA como los propios Noah y Horfod, Mike Miller, David Lee, Jason Williams o Vernon Maxwell. Pero no fue hasta la llegada de Billy Donovan cuando se convirtieron en una de las grandes.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter