Recordando a Dave DeBusschere

Con motivo del 13ª aniversario de su muerte, hacemos un repaso por la carrera de Dave DeBusschere, estrella de la NBA partícipe en los dos campeonatos de los Knicks.

Dave DeBusschere / NBA
Dave DeBusschere / NBA

Dave DeBusschere es parte de la historia dorada de unos New York Knicks que lograron sus dos campeonatos de la NBA a principios de los años 70, en un equipo donde destacaban otras figuras históricas de la talla de Walt Frazier y Willis Reed.

David Albert DeBusschere nació en Detroit el 16 de octubre de 1940. A lo largo de sus 12 temporadas en la NBA, "Big D", como fue apodado en la liga, destacó, principalmente, por su gran vocación defensiva, la cual le valió para ser incluido hasta en seis ocasiones en el Mejor Quinteto Defensivo de la competición, además de ser seleccionado en ocho ocasiones para disputar el All-Star Game.

La ‘D’ de su apodo definía a la perfección su gran capacidad defensiva, así como sus orígenes. DeBusschere se convirtió en un héroe en su ciudad natal, donde creció a dos bandas entre el béisbol y el baloncesto. En su adolescencia asistió al Austin Catholic High School, donde lideró al equipo de baloncesto del instituto a un campeonato estatal mientras, por otra parte, guió al equipo de béisbol a lograr el campeonato de la ciudad y un campeonato nacional junior.

Cientos de universidades de todo el territorio estadounidense intentaron reclutar a una de las mayores promesas del momento, aunque DeBusschere optó por continuar creciendo en su querida Detroit, donde siguió compaginando los dos deportes que amaba. Mientras firmaba unos promedios de 24.8 puntos y 19.4 rebotes con el equipo de baloncesto, su presencia guió a los Titans a tres apariciones en el torneo NCAA de béisbol, lo que le valió, de manera conjunta, para ser elegido el Atleta del Año del estado de Michigan en 1960.

Después de graduarse en 1962, DeBusschere, ante su indecisión por uno u otro, continuó ligado al béisbol y al baloncesto. Mientras firmaba un contrato de 75.000 dólares con los Chicago White Sox, "Big D" fue elegido en la cuarta posición del Draft de dicho año por Detroit Pistons. DeBusschere mantuvo su carrera en ambas disciplinas hasta que Fred Zollner, propietario de la franquicia, lo nombró jugador-entrenador en 1965, provocando su adiós al béisbol. Así, DeBusschere se convirtió en el entrenador más joven de la historia de la NBA con tan solo 24 años.

Mientras tanto, la carrera baloncestística de DeBusschere tuvo un comienzo prometedor. Durante la temporada 1962-63, el jugador promedió 12.7 puntos y 8.7 rebotes, números que le valieron su inclusión en el Mejor Quinteto de Rookies junto a Terry Dischinger, John Havlicek, Zelmo Beaty y Chet Walker, en la que fue la primera temporada en la que se reconocía el papel de los novatos.

A pesar de tener una clara vocación defensiva, DeBusschere demostró estar capacitado, sobriamente, para desempeñar funciones ofensivas así como de dirección de juego gracias a su gran manejo con el balón y su inteligencia en la cancha, hasta el punto de haber ocupado el puesto de base en momentos puntuales.

En su segunda temporada en la competición tan solo pudo disputar 15 partidos tras fracturarse una pierna, aunque regresó a la pista en plenas facultades para firmar dobles figuras en puntos y rebotes en todas y cada una de sus temporadas restantes en la liga hasta su retirada en 1974.

En Detroit fue elegido en tres ocasiones para participar en el All-Star Game mientras firmaba unos promedios que superaban los 17.0 puntos y los 11.5 rebotes por partido, aunque su notable rendimiento individual nunca se extrapoló al colectivo, con solo dos participaciones de los Pistons en Playoffs, cayendo en ambas en primera ronda. Mientras naufragaba en sus aspiraciones de campeonato, su paciencia con la directiva, quien prometía una y otra vez que buscarían un entrenador para que DeBusschere pudiera centrarse únicamente en el juego, para, al final, hacer caso omiso a sus peticiones, se agotó y su frustración se incrementó hasta niveles inestables, desencadenado en su salida de Michigan en 1969 rumbo a New York, donde formaría parte de la época dorada de la franquicia de ‘La Gran Manzana’.

En sus seis temporadas en New York, DeBusschere fue incluido, en todas ellas, en el Mejor Quinteto Defensivo del año, mientras guiaba, junto a Walt Frazier y Willis Reed, a los Knicks a los dos únicos anillos de su historia (1970 y 1973), ganándose rápidamente el cariño y el respeto de la afición neoyorquina.

Tras la conclusión del curso 1973-14, Dave puso fin a su carrera de 12 temporadas en la NBA, en la que disputó un total de 875 partidos y en la que promedió unos números globales de 16.0 puntos y 11.1 rebotes por duelo.

Sin embargo, su nombre siguió ligado al mundo del baloncesto. Después de abandonar los Knicks, DeBusschere asumió el cargo de Vicepresidente y General Manager de New York Nets en la ABA, de la cual sería nombrado el comisionado apenas un año después, tras lo cual ambas ligas se anexaron en 1976.

En 1982, regresó a los Knicks, donde fue nombrado Vicepresidente Ejecutivo y Director de Operaciones de Baloncesto. Su mayor acierto durante su mandato fue la selección de Patrick Ewing en el número uno del Draft de 1985. Ocupó el cargo hasta el inicio de la temporada 1986-87, tres años después de haber sido incluido en el Hall Of Fame (1983) y diez antes de ver como su nombre era seleccionado para formar parte de la prestigiosa lista de los 50 mejores jugadores de todos los tiempos en la NBA.

Tras ello, tuvo tiempo de escribir un libro (‘The Open Man’) donde relata todo lo acaecido en New York durante la consecución de su primer campeonato con los Knicks.

DeBusschere falleció el 14 de mayo de 2003 en la ciudad que le vio triunfar, New York, donde su camiseta con el dorsal número 22 cuelga en lo más alto del Madison Square Garden.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes