Análisis de mitad de temporada NBA; División Atlántica

Acabamos este balance de mitad de temporada con el análisis de los cinco equipos de la división más débil del Este a pesar de Celtics y Raptors.

División Atlántica
División Atlántica

Llegamos al final del análisis que hemos hecho de los 30 equipos de la NBA una vez dejado atrás el ecuador de la temporada, cuando el destino de los equipos está casi decidido de cara al último tramo del curso. Los equipos que de verdad lucharán por el anillo de campeón saben lo que necesitan y aquellos cuyas esperanzas de llegar a los Playoffs se han ahogado antes del mes de enero también conocen cuál será su estrategia hasta el final de la temporada, desarrollar jóvenes talentos y desprenderse de veteranos a la vez que buscan una buena posición en la lotería del Draft (lo que se llama tanking y está prohibido, pero es así).

Pasamos a analizar los últimos cinco equipos que nos ocupan, es decir, los de la División Atlántica; New York Knicks, Brooklyn Nets, Philadelphia 76ers, Toronto Raptors y Boston Celtics.

NEW YORK KNICKS

PhIl Jackson se propuso resetear la plantilla del equipo neoyorquino casi al completo, así como encontrar un entrenador (Jeff Hornacek) capaz de evolucionar un proyecto construido con prisa, cabeza y muchas, muchas esperanzas. Salvo Carmelo Anthony (ahora discutido) y Kristaps Porzingis, nadie era intocable.

Y con esas firmó al decadente Joakim Noah por 72 millones de dólares y logró que llegara el mediático Derrick Rose en su último año de contrato. También atrajo a Brandon Jennings (por si la opción de Rose se caía por el camino) y se cubrió las espaldas con el fichaje de un anotador decente como Courtney Lee.

El equipo empezó regular pero unas semanas después de comenzar la temporada, las victorias no tardarían en llegar, y con ellas aumentaban las expectativas del mayor mercado de la liga. Lamentablemente el equipo volvía a entrar en una dinámica perdedora en diciembre de la que todavía no se ha recuperado. Jackson quiere seguir con su purga y muchos creen que Carmelo Anthony tiene los días contados como jugador de los Knicks.

Lo mejor: Kristaps Porzingis mantiene las esperanzas de los maltratados aficionados, que en gran parte han dejado de creer en Carmelo Anthony.

Lo peor: Distinto equipo que el año pasado, distinto entrenador, mismas sensaciones. Los Knicks siguen perdiendo muchos partidos, aunque no por tanto margen como en los últimos años.

BROOKLYN NETS

Hipotecada su capacidad de maniobra, reseteo, reconstrucción y renovación desde que en 2013 decidieran acordar el traspaso de Kevin Garnett y Paul Pierce, procedentes de los Boston Celtics, los Nets de hoy son una sombra de lo que fueron cuando Mikhail Prokorov decidió llevarse a la franquicia de Nueva Jersey a Brooklyn.

Muy pocas luces y muchísimas sombras son las que asolan a un proyecto que casi se puede decir que nació muerto, a pesar de los esfuerzos del entrenador Kenny Atkinson por sacarle una sonrisa a los aficionados. Los Nets son en estos momentos el peor equipo de la NBA, y si miramos la plantilla a uno por uno a los jugadores comprenderemos por qué.

Lo mejor: Cuentan con un buen entrenador joven y preparado que puede perfilar un proyecto joven pensando a largo plazo, y con la paciencia necesaria para conseguirlo.

Lo peor: Que sus jugadores más valiosos sean Thaddeus Young, Jeremy Lin y Brook Lopez no habla muy bien sobre lo que pasa de puertas para dentro.

TORONTO RAPTORS

Los canadienses atraviesan en este comienzo de año el momento más amargo de su época más dulce. Los Raptors de Dwane Casey van muy en serio con la mirada puesta primero en los Cavaliers y luego en el campeonato. A pesar de haber hecho algunos fichajes de forma precipitada cuentan con uno de los mejores ataques de la historia de la liga.

Lo mejor: La química entre DeRozan y Lowry, que ya veremos si les vuelve a servir para llevarles a una Final de Conferencia por segundo año consecutivo.

Lo peor: Las lesiones que están afectando en este comienzo de año a sus aspiraciones. Si llegan a mantener el ritmo ganador de diciembre en enero ya serían líderes en solitario.

PHILADELPHIA 76ERS

Por fin esta temporada los aficionados de los Sixers empiezan a mirar hacia arriba en vez de hacerlo hacia abajo, como llevan durante los últimos cuatro años. A falta del debut del número 1 del pasado Draft, Ben Simmons, el equipo que dirige Brett Brown ya ha dado más alegrías en este primer mes del 2017 que en todo el año anterior. La esperanza se llama Joel y se apellida Embiid, y como decimos, todavía queda que empiece Simmons a jugar.

Lo mejor: La dinámica ganadora en la que han entrado en este 2017, y la gran capacidad que tienen de firmar agentes libres y traspasar a jugadores muy válidos que pueda sobrarles, invita a pensar que la próxima temporada competirán con los mejores de su conferencia.

Lo peor: Queda bastante trabajo por hacer y un par de malas decisiones pueden echar al traste todos los sacrificios de los últimos años.

BOSTON CELTICS

Uno de los proyectos mejor madurados de la última década es el que lidera Brad Stevens en los Celtics. Liderados por Isaiah Thomas y con la tranquilidad de tener varias primeras rondas para negociar traspasos sin prisa, además de ser un destino apetecible para muchos agentes libres, les convierte a estos Celtics en el equipo ideal de la conferencia este. Cada año son más maduros pero tendrán que estar preparados para que les exijan más. ¿Serán capaces de romper el dominio de Raptors y Cavaliers en el Este en la segunda mitad de la temporada?

Lo mejor: En cuatro años no han dado ni un paso atrás, y todavía les queda margen de maniobra para perfeccionar la plantilla y perfilar el proyecto hacia objetivos importantes.

Lo peor: Puede estancarse en este punto, como han hecho muchos otros equipos que han llegado hasta el estadio en el que se encuentran estos Celtics. Ahora toca ser agresivos y jugársela en el mercado. Deben desarrollar lo que tienen e incorporar algo de veteranía.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter