Cómo se presenta la primera temporada de Ricky Rubio en los Utah Jazz

El base español tendrá que adaptarse a un nuevo equipo que acaba de ver como su estrella se marcha a los Celtics como agente libre.

Los Jazz dan la bienvenida a Ricky Rubio
Los Jazz dan la bienvenida a Ricky Rubio

Hoy vamos a tratar de analizar cómo va a ser el devenir de Ricky Rubio en su primera temporada en los Utah Jazz, después de haber sido traspasado por los Minnesota Timberwolves a comienzos de verano, después de 6 años en la capital de Mineápolis. El base español se enfrenta a un buen puñado de retos importantes, cuyo vórtice es reafirmarse a sí mismo como el líder de un equipo que acaba de perder a su mejor jugador en la agencia libre.

En primer lugar, hay que recalcar que tanto para los Wolves como para Rubio lo mejor era separarse en este punto, según han admitido ambas partes. Nunca sabremos hasta dónde podría llevar el base de 26 años a unos Wolves que este verano se han montado un equipo para llegar muy lejos.

Con la llegada de Tom Thibodeau a la dirección del banquillo y deportiva de los Wolves el verano pasado, la intención de traspasar a Rubio era más que patente. El nuevo entrenador apostó por darle menos el balón al jugador español, que vio como sus estadísticas se atrofiaron así como su futuro en el quinteto titular se tornaba gris oscuro. No consiguieron traspasarle antes del cierre del mercado, lo que fortaleció mentalmente al playmaker español, que se reinventó en el último tercio de temporada enseñando su mejor versión, liderando a su equipo y jugando y lanzando a canasta como nunca lo había hecho desde su llegada a la liga.

El traspaso se consumó finalmente a comienzos del periodo estival y aunque Rubio está muy ilusionado con su nuevo equipo, en Salt Lake City acaban de perder a su estrella Gordon Hayward, que ha decidido marcharse a los Boston Celtics. Las proyecciones para Playoffs en el difícil Oeste no son las más esperanzadoras para Utah, y Ricky tendrá que adaptarse rápido a un proyecto que ya está bastante rodado aunque sin su pieza angular.

Además de 'dar de comer' a Rudy Gobert.a base de asistencias, los Jazz van a necesitar de la visión de Ricky para organizar jugadas y de su experta defensa exterior, pero el base tendrá que apretar los dientes y mejorar sus porcentajes, ya que con la salida de Hayward sus puntos serán de vital importancia.

Estadísticas de la temporada 2016-17: 11,1 puntos, 4,1 rebotes, 9,1 asistencias y 1,7 robos en 32,9 minutos por partido.

Proyección para 2017-18: 12: 13,4 puntos, 3,9 rebotes, 8,6 asistencias y 1,9 robos de balón en 33 minutos por partido.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter