Ricky y el Chacho guían a España a cuartos de final en el Infierno Turco

La Selección Española, que se verá las caras con Alemania en los cuartos de final, sufrió mucho más de lo que refleja el 73-56 final.

Ricky y el Chacho, los dos grandes protagonistas/FIBA
Ricky y el Chacho, los dos grandes protagonistas/FIBA

Se sabía que España iba a tener que sudar la gota gorda para superar a la anfitriona Turquía en octavos de final, y los de Sergio Scariolo, que no jugaron precisamente su mejor partido, supieron sufrir y aguantar el infierno turco para seguir su camino hacia el oro en el Eurobasket 2017. Sergio Rodríguez fue el que aguantó al equipo en los peores momento y Ricky Rubio el ejecutor en los minutos finales.

Turquía, guiados por un Sinan Erdem repleto hasta la bandera y con casi 16000 gargantas que no pararon de apoyar, empezó el choque con las revoluciones al máximo, e intentando que España no encontrara su ritmo de juego. Sabían que el partido tenía que jugarse en el barro para tener alguna opción de victoria, y fue ahí donde lo llevaron. Pese a todo, el cuarto inicial se cerró con un 19-10 para los de Sergio Scariolo, que volvieron a demostrar que saben moverse en todos los terrenos.

Un triple de Pau Gasol en los primeros compases del segundo cuarto elevó la ventaja española hasta el 24-12, y durantes unos segundos enmudeció el recinto. Pero no fueron mas que unos segundos, ya que pronto las gargantas otomanas empezaron a rugir para alentar a los suyos, y estos respondieron para devolver el partido a un ritmo lento y tedioso, que no beneficiaba en absoluto a los nuestros. Y fruto de eso el marcador se estrechó ligeramente hasta un 33-25. Eran ocho puntos de ventaja, pero las sensaciones eran casi mejores para los anfitriones.

España no había encontrado la fluidez ofensiva que había mostrado hasta ahora en el campeonato, y tampoco lo encontró a la vuelta de vestuarios. Con el ataque atascado y los de Sarica cada vez más cerca, fue cuando surgió la figura del Chacho. El nuevo jugador del CSKA se echó el equipo a las espaldas, y aunque alternó aciertos y errores, fue el que sostuvo a los de Scariolo y cerró el cuarto con un triplazo sobre la bocina que volvía a enmudecer al Sinan Erdem (49-43).

Los peores minutos habían pasado, pero todavía quedaba mucho por sufrir ante una voluntariosa Turquía, que tras verse con un -11 (56-45) volvió a renacer y a creer de la mano de un estelar Korkmaz hasta ponerse de nuevo a seis puntos con cinco minutos por jugar (56-50). España necesitaba un líder en esos momentos de dudas, y al rescate acudió un hasta entonces desaparecido Ricky Rubio. El de Utah Jazz, con dos triples y dos tiros libres, protagonizó un parcial de 8-2 que dejó el marcador en un casi definitivo 64-52 a falta de tres minutos y medio. Turquía ya no fue capaz de responder y los últimos minutos fueron más relajado de lo que cabía esperar viendo como había ido el partido.

Ahora, tras sufrir ante Turquía, toca descansar y empezar a centrarse en el choque de cuartos de final contra Alemania, que será el próximo martes.

Estadísticas

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter