¿Es Draymond Green un jugador top de la liga?

El interior de los Warriors acaba contrato la temporada que viene y la duda es si merece o no que se le ofrezca un contrato máximo de renovación

Draymond Green, uno de los cinco All-Stars de la plantilla de GSW
Draymond Green, uno de los cinco All-Stars de la plantilla de GSW

En esta NBA moderna en la que los jugadores firman contratos máximos como si fueran autógrafos, ha surgido un nuevo debate en las últimas semanas que tiene dividido a los espectadores: ¿Merece Draymond Green firmar un contrato máximo cuando sea agente libre en 2020?

Teniendo en cuenta las últimas trifulcas protagonizadas por el interior, la mayoría respondería rotundamente que no, pero no debemos perder la perspectiva. Estamos hablando de un tres veces campeón de la NBA, dos veces incluido en los mejores quintetos de la temporada, All-Star en tres ocasiones y Mejor Defensor del Año en la 2016-17. Muy pocos pueden presumir de tantos galardones.

La gran virtud de Green está en su polivalencia defensiva. Su velocidad en el desplazamiento e inteligencia le permite defender las cinco posiciones, pudiendo emparejarse tanto con el base como con el pívot rival.

Su juego de ataque es también único. Con tres de los mejores anotadores de la liga en su equipo como Curry, Durant y Thompson, Draymond explota al máximo su habilidad como pasador. Junto con Jokic, es de los pocos interiores capaces de promediar más de 7 asistencias por partido.

Draymond Green nunca promediará 20 puntos por partido, ni nunca será un excelente tirador de 3, ni protagonizará las jugadas más espectaculares de la temporada. Es cierto, Draymond es demasiado impulsivo y temperamental y a veces eso perjudica a su equipo e incluso le crea problemas con sus propios compañeros.

Pero en el cómputo global, Green aporta mucho más de lo que resta.

La dinastía de los Warriors no existiría sin la presencia de Draymond Green. Se vio cuando perdieron contra los Cavs de Lebron en la finales del 2016, año en el que Draymond no jugó los partidos decisivos por sanción.

El problema para GSW es que en el próximo verano tanto Green como Durant como Klay Thompson finalizan deben renovar. Con Stephen Curry cobrando cerca de 40 millones por año, es imposible ofrecerles el máximo salarial a los tres. O uno da su brazo a torcer, o alguien tendrá que salir y buscar su contrato máximo en otro sitio.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter