Fernando Martín: Nuestra leyenda

Fernando Martin: Nuestra leyenda

Nacido en Madrid, el 25 de marzo de 1962, Fernando Martín Espina fue un pívot de 2.05 metros que marcó época en el baloncesto español. Su muerte en accidente de automóvil el 3 de diciembre de 1989 en la M-30 de Madrid, cuando apenas contaba con 27 años de edad y aún tenía muchos años de gran baloncesto por delante, truncaron la trayectoria más brillante del baloncesto español hasta la fecha. Con él desapareció un jugador histórico, pero surgió un mito. En apenas un seis años llevó al Real Madrid y a la Selección Española a todos los éxitos inimaginables.

Aunque no se caracterizaba por ser un anotador puro, su fortaleza y velocidad, convirtieron a Fernando Martín en una pesadilla para los pívots rivales, merced a su capacidad anotadora en la zona rival. Además era un extraordinario defensor por lo que su incidencia en el juego era siempre determinante. En la liga nacional sólo el barcelonista Audie Norris estuvo a la altura de Fernando Martín, y en las competiciones internacionales sólo el altísimo Arvydas Sabonis (con la URSS o el Zalguris Kaunas) y el gran Dino Meneghin (con Italia o con el Olimpia Milano) igualaron o superaron a Fernando Martín en la pintura. Eran aquellos tiempos de gladiadores, como dijo más de un cronista, en los que los pívots se fajaban de verdad, sabiendo jugar de espaldas al aro y con movimientos al poste que marcaban el sino de un partido, como hacía Fernando Martín.

Justo antes de irse a la NBA, en la temporada 1985-1986, Fernando Martín promedió 23,3 puntos por partido (607 puntos en 26 partidos de liga ACB), proclamándose además campeón de la liga ACB y de la Copa del Rey y ejerciendo un dominio en el juego interior español como no se recordaba desde los tiempos de Clifford Luyk. Veamos los promedios de puntos y rebotes de Fernando Martín en la liga ACB (no hay datos estadísticos de su etapa pre-ACB, ni en el Estudiantes, en donde jugó entre 1979 y 1981, ni en el Real Madrid entre 1981 y 1983).

1983-1984: 21, 5 puntos, 6 rebotes, 1,6 tapones. 1984-1985: 19,5 puntos, 8,5 rebotes, 1,5 tapones. 1985-1986: 23,3 puntos, 6,9 rebotes, 1,7 tapones. 1987-1988: 22,1 puntos, 7 rebotes, 0,7 tapones. 1988-1989: 18,7 puntos, 8,8 rebotes, 0,7 tapones. 1989-1990: 18,3 puntos, 6,8 rebotes, 0,5 tapones. Promedios totales: 20, 7 puntos por partido y 7,5 rebotes en 128 partidos jugados.

Veamos sus estadísticas completas, con porcentajes de tiro (superiores al 60% en tiros de campo, tal era su efectividad), tanto de la fase de liga regular como de los play-offs de la liga ACB.

Fernando Martín
Par
Min
Puntos
Tiros de 3
Tiros de 2
Tiros libres
Rebotes
Temp
Club
Fase
jug
jug
5i
Tot
Max
Int
Con
%
Int
Con
%
Int
Con
%
Ofe
Def
Tot
89-90
MAD
LR
8
248
5
147
2
0%
102
60
59%
44
27
61%
20
38
58
88-89
MAD
LR
28
875
525
8
1
13%
380
224
59%
144
74
51%
74
174
248
88-89
MAD
PO
10
289
110
1
0%
87
46
53%
30
18
60%
17
57
74
87-88
MAD
LR
12
338
265
7
1
14%
195
115
59%
52
32
62%
32
53
85
87-88
MAD
PO
11
301
158
3
2
67%
118
68
58%
23
16
70%
22
51
73
85-86
MAD
LR
26
798
607
1
0%
385
258
67%
141
91
65%
65
116
181
85-86
MAD
PO
6
197
130
0%
79
56
71%
30
18
60%
15
29
44
84-85
MAD
LR
28
884
547
1
0%
383
228
60%
133
91
68%
89
150
239
84-85
MAD
PO
8
258
152
1
0%
116
66
57%
33
20
61%
28
60
88
83-84
MAD
LR
26
810
559
0%
398
239
60%
128
81
63%
75
81
156
83-84
MAD
PO
7
191
102
0%
73
43
59%
25
16
64%
15
18
33
Totales
170
5189
5
3302
24
4
17%
2316
1403
61%
783
484
62%
452
827
1279
Promedios
31
19.4
0.1
0%
13.6
8.3
61%
4.6
2.8
61%
2.7
4.9
7.5

En apenas seis temporadas (excluimos su año en la NBA y su trimestre de 1989 truncado por su trágica muerte), entre 1981-1982 y 1988-1989, Fernando Martín ganó cuatro ligas españolas (1981-1982, 1983-1984, 1984-1985 y 1985-1986), tres Copas del Rey (1985, 1986 y 1989), dos Recopas de Europa (1984 y 1989) y una Copa Korac (1988).

Su único punto negro en tan brillante palmarés fue la final de Copa de Europa perdida contra la Cibona de Zagreb de Drazen Petrovic en 1985.

¿Qué habría pasado de no haber fallecido en 1989? Es basket-ficción, pero es probable que con aún unos seis o siete años al máximo nivel, ni el Real Madrid ni la Selección Española de esos años hubiesen vivido tal travesía del desierto.

Fernando Martin: Nuestra leyenda

Es sabido que Fernando Martín fue el primer español en debutar en la NBA, el 31 de octubre de 1986, en un partido entre los Portland Trail Blazers y los Seattle Supersonics. Luego jugó contra Phoenix Suns, y al día siguiente es entrevistado por Fernando Múgica, del Diario 16. Allí Fernando Martín apuntó aspectos que hacen comprender la diferencia sideral existente entre el baloncesto de la NBA y el de Europa (y España). También de cómo se ha modernizado España y el deporte profesional en nuestro país. Ahora mismo las distancias entre la NBA y la Euroleague son nulas, prácticamente inexistentes, con un nivel parejo entre los dos baloncestos, en el que más de 80 extranjeros (más de medio centenar de ellos europeos) juegan en la NBA y cientos de baloncestistas provenientes de la NBA y NCAA evolucionan en las canchas de Europa. Es por ello que, transcurrido casi un cuarto de siglo, aquellas palabras cobran ahora un valor histórico y dotan al autor de las mismas de un carácter de pionero.

Le habrán dicho que soy un chulo, un loco, un caprichoso, un niño de papá. Lo dice mucha gente. Mi estancia en este país me ha servido enormemente a nivel profesional y como persona. Te das cuenta de muchas cosas, de lo que es España, tu tierra. La echas muchísimo de menos. Ves toda la riqueza, pero también te das cuenta de sus defectos: la envidia, la falta de información… El no reconocimiento de todo aquello que no sea familiar.

No quiero ser duro, pero hay que diferenciar a la gente. Hay algunos que no entienden que esté aquí porque prefieren verme en el Real Madrid, pero los hay que son simplemente envidiosos. A los envidiosos no los puedes convencer nunca. Primero dirán: <<Este hombre no puede entrar en la NBA. Si lo consigo dirán que no voy a jugar. Si solo juego veinte minutos comentarán que nunca triunfaré en la NBA. Y si llegara a triunfar, hablarán de lo tonto que he sido por haber perdido una serie de millones. Aquí no se viene a triunfar, eso es algo que a la gente no se le mete en la cabeza. Para mí triunfar es cada día aprender de los mejores.

Integrarse en la NBA es partir de cero. Hay que aprenderlo todo. El cambio respecto a Europa es tan grande que nadie se lo podría creer. Esto es otro deporte, cualquier parecido con el baloncesto es únicamente que en la cancha hay cinco hombres.

Fernando Martín apenas jugó 24 partidos con los Portland Trail Blazers de 1986-1987, con 146 minutos disputados, 22 puntos anotados (media de 0,9 puntos por partido), 9 rebotes, 1 tapón y siete balones robados. Se podría pensar que es un balance pobre, pero si se considera que el siguiente jugador español, Pau Gasol, tardó quince años en llegar a la NBA, se valora en su justa medida la hazaña. En una época en la que Europa no existía baloncestísticamente hablando para la NBA, la gesta de firmar un contrato anual con una franquicia NBA (y una de las buenas, no una de segunda fila, como eran los Memphis Grizzlies a los que llegó Pau Gasol en 2001) no tenía precedentes. Martín fue el segundo europeo sin experiencia en la liga universitaria NCAA en debutar en la NBA. El primero, el pívot búlgaro Georgi Glouchkov, estuvo dos años en Phoenix Suns y había debutado en 1985, un año antes que Martín. Curiosamente Georgi Glouchkov jugó contra Fernando Martín la célebre final de la Recopa de 1989 en Atenas; se defendían mutuamente y siendo justos con los hechos el búlgaro jugó mejor que Fernando Martín (tenía una mano lesionada), pues anotó mas puntos (13), cogió más rebotes y defendió bien a Martín, pero el español, que anotó 11 puntos, consiguió lo más preciado: ganar el partido. Fue cuando Drazen Petrovic anotó sus famosos 62 puntos.

Fernando Martín jugó al lado de leyendas NBA como los Blazers Clyde Drexler, Terry Porter y Jerome Kersey, y contra estrellas legendarias como Jordan, Magic, Bird, Abdul-Jabbar… Y lo hizo porque Fernando Martín también fue una estrella legendaria, un mito, una leyenda. Nuestra leyenda.

Decíamos que Fernando Martín fue un eje decisivo en la histórica Selección Española de los años 80, aquella en la que Epi, Corbalán, López Iturriaga, Fernando Arcega, José Luís Llorente, Romay, Margall, Sibilio y compañía mantenían al país en un vilo, pegados los ciudadanos a los televisores viendo como España se deshacía de rivales teóricamente superiores. Fernando Martín fue un pilar de la Selección entre 1981 y 1986 (no acudió al Eurobasket de Atenas 1987 porque la FIBA prohibía la participación de jugadores NBA sus torneos), en donde España se hizo un hueco entre las potencias mundiales. Logró dos medallas de plata, en los JJOO de Los Ángeles 1984 y el Eurobasket de Nantes 1983.

Es probable que no haya existido en el Real Madrid, con permiso de Luyk, Rullán, Sabonis y Felipe Reyes, o el actual Velickovic, un pívot que dominase el dos contra dos como lo hacía Fernando Martín. Su velocidad, sus piernas musculadas y anchas espaldas (producto de su pasión por la natación y su velocidad de ejecución del semi-gancho y el tiro en suspensión a tres metros, en ocasiones apoyándose en el tablero, hacían de Fernando Martín un jugador dificilísimo de defender. El aficionado guarda en la memoria de su retina aquellas luchas enconadas para ganar la posición, el esfuerzo por ocupar el poste bajo, sabedor Fernando de que, una vez conseguido ese espacio al borde de la zona, la canasta era casi segura.

Podemos recordar algunos grandes partidos en anotación, como los 24 puntos que anotó en la final de la Copa del Rey de 1985 contra el Ron Negrita Joventut de Badalona, siendo de largo el mejor del partido. O los 23 puntos que Fernando Martín anotó en el último partido de las finales de la liga ACB de 1985, de nuevo contra el Ron Negrita Joventut de Badalona liderado por Jordi Villacampa. O, año y medio después de su regreso de la NBA, como Fernando Martín mantuvo el tipo frente a los Boston Celtics, en la final del Open McDonalds celebrado en Madrid en 1988, en el que anotó 14 puntos, frente a los pívots All-Star Robert Parish, que anotó 10, o Kevin McHale, que anotó 15.

Pero, de entre todos los momentos memorables, destaca el tercer partido de las finales de la liga ACB, celebrado en el Pabellón de la Ciudad Deportiva, el 1 de mayo de 1985, en el que el Real Madrid superó a su mayor rival esa temporada, el Ron Negrita Joventut de Badalona, por un claro triunfo por 91-83. Fernando Martín anotó 23 puntos, sólo superado pro el tirador Brian Jackson, que anotó 30. López Iturriaga anotó 22, Wayne Robinson 12 y Corbalán 4; además jugaron Romay y Velasco, que no anotaron. Por parte del Ron Negrita Joventut de Badalona sólo destacó el gran Jordi Villacampa, autor de 19 puntos.

Lo dicho: Fernando Martín fue una leyenda. Nuestra leyenda.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

Comentarios recientes