ACB: Bitacora de la Copa del Rey (I)

No podía asistir a la Copa del Rey desde el primer día por motivos laborales, así que la primera jornada la pude ver parcialmente desde casa a través de Teledeporte y La 2. Logicamente no tiene nada que ver, aunque probablemente vi por televisión los dos partido más emocionante e igualados de toda la Copa. El duelo Power Electronics Valencia - Estudiantes se decidió en el último minuto de partido y el Regal Barcelona - Cajasol nos presentó a un equipo sevillano sin tapujos que en algún momento del encuentro metió el miedo en el cuerpo de los azul-granas.

El viernes llegué a Bilbao a primera hora y tras pasar por el hotel y reunirme con mis amigos (gente de Real Madrid, Estudiantes, Bilbao Basket y Baskonia) nos fuimos hacia el Casco Viejo para degustar algunos de los característicos "pintxos", zuritos y txakolís y ver el ambiente de la Copa. Allí tropezamos con aficionados de todos los participantes en la Copa del Rey e intercambiamos impresiones de todo cuanto había sucedido en la primera jornada, lo que estaría por venir y otras competiciones, pero básicamente de baloncesto.

Según se acercaba la hora de los  partidos de la jornada, tomamos el metro en dirección al BEC, situado en Barakaldo. Dentro del metro y dada la proximidad de la hora con el comienzo del tercer partido de cuartos de final, estaba lleno de gente sobre todo del Caja Laboral que no paraban de gritar cánticos de su equipo... "gure baskonia maitea" (nuestro querido baskonia). Ya en el Bizkaia Arena el partido a nivel de grada estuvo al principio bastante animado con las dos aficiones vascas (las más numerosas) intercambiando cánticos, aunque en la cancha el duelo se decantó rápidamente hacia el lado vitoriano y así ocurrió en las gradas.

En el descanso entre los dos partidos de la jornada una visita al bar del pabellón para recuperar fuerzas estaba animada por una charanga vitoriana con acordeón y pandereta que amenizó la larga espera para pedir algo en la barra. Mientras hablábamos con unas aficionadas del DKV Joventut que preparaban unos carteles para exhibirlos durante el partido. Una vez llegó la hora del partido, nos encaminamos por el largo pasillo que llevaba al pabellón y nos ubicamos en la zona madridista para ver el el último partido de la jornada. El partido fue relativamente cómodo, ya que la estrella de la Penya, Clay Tucker no apareció hasta el último cuarto y timidamente. Marko Jaric y Sergi Llull tenían muy claro cómo había que llevar el partido y ellos solos anotaron 55 puntos de los 90 del Real Madrid. Ambas aficiones animábamos enérgicamente mientras que el resto apoyaban en general al conjunto verdi-negro. Ya teníamos semifinales definidas para el día siguiente.

Volvimos a coger el metro hacia el Casco Viejo de Bilbao para celebrar las victorias de los madridistas y los baskonistas y el resto para olvidar las penas y brindar por el baloncesto.

Continuará...

Comentarios recientes