ACB: Bitacora de la Copa del Rey (II)

Las celebraciones de la noche del viernes fueron largas, así que el sábado amaneció más tarde de lo que Helios suele hacerlo. La tercera jornada de la Copa del Rey empezaba a las 18 horas y para amenizar la espera, dado que en el grupo de amigos nos juntábamos gente de Madrid, Barcelona y Vitoria, nos dimos un homenaje en uno de los restaurantes más emblemáticos de Bilbao, Casa Rufo donde coincidimos con los miembros de la directiva de la Federación Española de Baloncesto, aunque no lo supimos hasta que nos fuimos que nos lo comentó el dueño del local. Recomiendo el restaurante a todo el que vaya a Bilbao. La calidad y el trato excepcional. Perfecto para reencontrarse con viejos amigos al calor de los fogones.

Pasados los cafés y el pertinente patxarán nos encaminamos hacia el BEC. Nuevamente el metro lleno de afición hacia el mismo destino, las semifinales de la Copa del Rey que como primer plato nos ofrecían un Power Electronics Valencia - Regal Barcelona y después un interesantísimo -a priori - Caja Laboral - Real Madrid.

El primer encuentro lo vimos rodeados de la afición del Baskonia. Pudimos observar a la afición Taronja muy entregada animando a su equipo y más ruidosa que la del Barcelona que sólo se les escucho (en concreto a los Dracs) claramente durante un tiempo muerto que gratuitamente decidieron insultar a la Penya, lo que les costó una pitada generalizada de todo el pabellón. Aparte de esto el partido no tuvo mucha historia. El Valencia trató de mantenerse en el partido de la mano de Nielsen y De Colo pero el Barcelona sin mucho juego tuvo el mando del partido en todo momento excepto al inicio del tercer cuarto donde los de Spahija consiguieron ponerse por delante, pero un parcial de 0-10 a favor del Barcelona fue un varapalo demasiado grande y ya siguieron a remolque el resto del partido. Satisfacción en los seguidores azul-granas y los valencianos se resignaron ante el fuerte rival. 64-72 al final.

El descanso entre los dos partidos lo pasamos en el bar frente al BEC, pero la gran afluencia de público hacía difícil pedir consumiciones y el partido que se avecinaba prometía, así que nos encaminamos hacia el BEC y cruzar el largo e interminable pasillo que conducía al pabellón. Nos ubicamos la primera parte en una zona que la visibilidad era muy mala (¡bravo por la organización!) y tras un primer cuarto en el que se preveía un partido muy duro, en el segundo empezó el recital madridista que anotó un parcial de 9-23 en el segundo cuarto. La afición del Baskonia, tras unos instantes dubitativos ante el chaparrón que caía, se rehízo y siguió animado enérgicamente aunque su equipo no consiguió entrar en el partido. En el lado madridista empezábamos a ver claro que el puesto en la final no se nos iba a escapar y animábamos intensamente. En el último cuarto se repitió la historia del segundo para finalizar el partido en un apabullante 50-78. Llull salió coreado ante el recital que dio y las esperanzas de poner fin a la sequía de 17 años sin título se agrandaban a pesar de enfrentarnos al todopoderoso Regal Barça.

Saliendo del pabellón y volviendo en el metro, aficionados vitorianos nos felicitaban por la victoria y comentábamos que todos hubiéramos preferido un partido más igualado por el tema de la emoción. Era el momento de las celebraciones, así que nos fuimos hacia la zona de la calle Pozas, famosa por ser la que reúne a los aficionados del Athletic de Bilbao antes de los partidos en "La Catedral" para degustar "pintxos" y zuritos.

Finalizará...

Comentarios recientes