Vicente Llamas: “West vivía en exclusiva para ganar a los Celtics”

Vicente Llamas: "West vivía en exclusiva para ganar a los Celtics"

Vicente Llamas, autor de "La fiebre amarilla. Historia de Los Angeles Lakers", lleva casi toda su vida siguiendo la NBA. Participa en varios foros especializados y desde 2005 comenta en Onda Madrid toda la actualidad de la NBA.

De primeras una pregunta fácil ¿Una razón para comprarse el libro?

Este es un libro escrito por un autor muy similar a su lector, un aficionado al baloncesto. Los apasionados del baloncesto y la NBA se reencontrarán con sus raíces como seguidores de este deporte, que incluirán con casi toda seguridad a los Lakers  y a muchos de sus jugadores históricos bien como iconos admirados o bien como enemigos acérrimos, ya que hablar de la historia de los Lakers obliga a hacer un recorrido completo por la historia de la NBA. Pero además la narración de la historia de la franquicia de los Lakers tiene interés en sí misma y está llena sorpresas, lecciones históricas y episodios divertidos, de forma que no es una lectura destinada de forma exclusiva a fanáticos del baloncesto, sino que puede ser una buena introducción para aficionados que se inicien en el seguimiento de la NBA, y al tratarse de una organización que parece estar abonada al éxito habrá otro tipo de lectores que quieran conocer algunas de sus interioridades, les interese más o menos el mundo del baloncesto.

De todas las historias que cuentas en el libro, ¿cuál te ha sorprendido más?

En primer lugar es inevitable sorprenderse de que una franquicia que ha ganado tantas veces la competición y que reside en una de las mayores ciudades de Estados Unidos, con el gran mercado que ello significa, haya pasado épocas de apuros deportivos y económicos; estamos tan acostumbrados a asociar a los Lakers con el éxito, el lujo y las estrellas de todos los ámbitos que es incluso sano conocer sus peores épocas y sus orígenes, tan alejados de lo que hoy conocemos de ellos. Pero más particularmente sorprende la casi constante presencia de los Lakers en las finales, cuando la NBA es una competición que, para facilitar la rentabilidad y el seguimiento de todos los equipos, fomenta la igualdad y la alternancia; el mérito de los Lakers es haber estado toda su historia por encima de esos ciclos y haber sido protagonista de la mitad de las finales de la NBA. Es de todos sabido que no es la franquicia con más títulos, aunque sea por una estrecha diferencia de un anillo, pero es el único equipo del que se puede decir que si se conoce su historia, se conoce prácticamente toda la historia de la NBA por haber sido siempre protagonista de ella.

Supongo que se habrán quedado muchas anécdotas en el tintero, cuéntanos alguna brevemente...

Hay tantos personajes peculiares en la historia de los Lakers –y del resto del baloncesto NBA, por supuesto- que las anécdotas, situaciones extrañas, secretos a medio desvelar… se suceden año tras año cuando investigas su historia, algunas de las cuales se tratan en el libro con tacto y sin dar demasiados detalles por rozar la indecencia, pero realmente las más interesantes son las que tienen que ver con el ámbito deportivo. No es fácil encontrar suficiente material como para profundizar en un interesante experimento realizado en 1954 que consistió en subir las canastas a una altura de 3.66m (12 pies); se intentaba minimizar el dominio de los jugadores interiores haciendo que, también para ellos, el aro estuviera alto y dificultar sus canastas… pero la iniciativa no funcionó. Entre otras cosas los mismos pívots se alegraban de la altura del aro porque les garantizaba la captura de todos los rebotes; consideraban con bastante razón que cuando los jugadores de menor talla conseguían algún rebote era por sorprender con su rapidez, y el segundo adicional de tiempo que la altura de la canasta les concedía impediría sorpresa alguna de ese tipo. De hecho en el encuentro de los Lakers en el que se estrenó la idea, sus dos pívots fueron los máximos anotadores del partido.

¿Cual ha sido el mayor reto que se te ha planteado a la hora de escribir el libro?

No es un libro periodístico en el sentido tradicional, no se alimenta de confidencias de un contacto privilegiado, no busca o desvela secretos ni se centra en escándalos y polémicas. El esfuerzo ha sido escribir un libro fácil de leer, lo más completo posible al documentar todas las temporadas con las plantillas y sus estadísticas completas… Mucha información que se publica sobre los Lakers es sobre aspectos periféricos o del ámbito personal de sus protagonistas, más alejada de lo baloncestístico, que es a lo que se ha querido dedicar el libro, con el foco puesto en jugadores y entrenadores sacrificándose en su búsqueda del éxito deportivo. Cuanto más atrás hay que remontarse en el tiempo, menos información disponible hay, incluso con contradicciones que resolver o errores estadísticos que corregir; pero cuanto más recientes son los hechos, con más información irrelevante te encuentras y más difícil es filtrar lo cierto, descartar rumores sin fundamento, y centrarse en lo esencial.

¿Cuál es tu primer recuerdo de LA Lakers?

Es un recuerdo infantil de principios de los años 80 y, de hecho, la raíz de mi afición por la NBA y los propios Lakers. Por mi forma de ser siempre he admirado los éxitos ajenos y los he intentado valorar en su justa medida independientemente de que sus protagonistas sean de mi simpatía o no, de mi país o de otro, y por supuesto tengan la piel del mismo color que yo o no la tengan. Cuando ví por primera vez un partido de una de las finales –no sólo en diferido sino con días de retraso- que enfrentaba a los Lakers del show-time contra los Celtics de Bird, un familiar con el que presenciaba el encuentro intentó imponer su opinión de que teníamos que animar a los Celtics porque sus jugadores eran blancos. Yo aún no tenía ningún favorito sino que simplemente disfrutaba de un espectáculo baloncestístico que me tenía boquiabierto por su rivalidad, rapidez, efectividad… pero en ese mismo momento me hice de los Lakers precisamente porque, además de parecerme extraterrestres jugando el mejor baloncesto que había visto nunca, me oponía radicalmente a tener que animar a sus rivales por la simple razón de que los jugadores de los Lakers fueran negros. Con el tiempo he seguido la NBA y sus equipos con mucho interés pero sin fanatismo, aunque lo especial que es la franquicia de Los Ángeles y aquel recuerdo infantil me hace, sin duda, un seguidor apasionado de los Lakers.

Como en cualquier relación, ¿la distancia hace más difícil mantener viva tu “fiebre amarilla”?

En absoluto, hoy día hay medios para seguir al minuto la actualidad de cualquier evento aunque esté al otro lado del mundo, y en concreto sobre la NBA, por lo atractiva que es y por la enorme fuerza de su marketing, hay tanta información que incluso a veces es excesiva. Lo bueno es ser testigo directo de lo que ocurre y, aunque sea remotamente, hoy día es factible e incluso fácil ver tantos partidos como quieras, resúmenes y jugadas destacadas a poco que pongas interés. Quizá al contrario, la distancia te puede hacer más propenso a caer en el error de idealizar esta organización o dejarte deslumbrar por las apariencias y el marketing… pero en mi opinión eso no es del todo malo y demuestra, precisamente, que la NBA y los Lakers merecen tu admiración.

Vicente Llamas: "West vivía en exclusiva para ganar a los Celtics"Para un incondicional de los Lakers ¿Qué representa una final contra los Celtics? ¿Es la final que más te gusta?

Hemos tenido la gran suerte de ver reeditarse esta final dos veces en los últimos tres años, y con Pau Gasol como protagonista, para colmo. Ha servido para revivir antiguas rivalidades y para despertar el interés por la historia de la NBA, que ha visto muchos de sus mejores momentos con jugadores de amarillo y verde enfrentándose por el triunfo final. Realmente vale la pena rememorar esos episodios porque están llenos de anécdotas interesantes, lecciones deportivas impagables y una épica quizá incomparable respecto a otros deportes u otras épocas. Eso sí, perdería su interés si la misma final se repitiera una vez tras otra como ocurrió en épocas remotas o como pasa en otras competiciones que, precisamente, intentan recuperar el interés del público con métodos como los que hacen que en la NBA cada dos o tres años haya nuevos aspirantes al título que hacen que sea más interesante y atractiva.

¿Qué dupla de jugadores representa mejor la rivalidad Celtics-Lakers, Wilt-Bill o Larry-Magic?

Quizá la mayor rivalidad tenga sólo un nombre propio, el de Jerry West, frente a todo un colectivo bajo el nombre de “Boston Celtics”. West, uno de los más grandes jugadores de la historia de este deporte –tan reconocido como para que su silueta sea el logo de la propia NBA- sólo consiguió un título por culpa de la superioridad de los Celtics en su época. West vivía exclusiva y literalmente para mejorar su baloncesto y ganar así a los Celtics, llegó a odiar visceralmente el color verde y la ciudad de Boston, arruinó su matrimonio con su obsesión por vencerles, temblaba de ansiedad e impaciencia antes de enfrentarse a ellos y caía prácticamente enfermo tras cada derrota contra los Celtics. Se quitó la espina con su título en el 72, pero no fue contra los Celtics, y según él mismo cuenta no durmió tranquilo hasta que, como Director General, consiguió que unos Lakers compuestos por sus fichajes ganaran por fin a los Celtics en unas finales en el 85. Magic y Bird protagonizaron, por su parte, una de las más bellas y ejemplares historias de amistad y rivalidad que se puedan encontrar en el deporte. Enemigos deportivos acérrimos, y sin embargo jugadores limpios y caballeros con sus rivales, cultivaron una amistad que trascendió el deporte, las clases sociales, la raza, la enfermedad… y al mismo tiempo nos brindaron un espectáculo deportivo irrepetible con sus equipos. Wilt Chamberlain tenía su mayor reto dentro, en su propia actitud y en su manera de jugar al baloncesto, y de hecho se comportaba a menudo como si sus rivales fueran tanto los equipos contrarios como sus compañeros y entrenadores. Sin duda el rival a batir en su época eran los Celtics, pero su paso por los Lakers realmente fue demasiado efímero en mi opinión como para estar a la altura de los anteriores.

¿Cuál seria tu quinteto ideal histórico de los LA Lakers?

Habiendo repasado con detalle toda su historia, apenas caben en un quinteto todos los jugadores que consideraría imprescindibles sobre una cancha atemporal como me pedís. Jerry West, Kobe Bryant, Magic Johnson, O’Neal y Kareem serían mi incómoda elección. Imaginad un banquillo con Baylor, Worthy, Gasol, Horry, Divac…

¿Qué jugador histórico te hubiera gustado que jugase en LA Lakers? ¿Y actual?

Sabiendo lo cerca que estuvieron de llegar a Los Ángeles, no puedo dejar de pensar de vez en cuando cómo hubieran encajado Julius Erving o Dominique Wilkins. Y unos años antes también se consideraba fichado directamente de la universidad a Willis Reed, que al final fue a los Knicks y bien podía haber cambiado la historia de una década difícil para la franquicia. De los jugadores actuales, en los momentos en los que parece que a los Lakers les falta una pieza para ganar consistencia y regularidad, yo querría ver a algún verdadero base en el equipo, y como en ese puesto tenemos mucho producto nacional, me hubiera encantado ver allí a Raúl López, José Manuel Calderón o Sergio Rodríguez, o siendo más realistas a Kirk Hinrich, que estaba desaprovechado en Chicago. Otros dos jugadores que yo quería ver bajo la tutela de Jackson finalmente llegaron: Karl Malone y Ron Artest.

Para continuar, un par de preguntas de un gran aficionado de los Boston Celtics, Juan Escudero, que seguro que conoces bien,

¿Algún comentario sobre Jack Kent Cooke y la historia de los globos colgantes?

Ya sabe Juan –un saludo para ti- y los demás seguidores de la historia céltica que en aquella ocasión los Celtics tuvieron en el propietario de los Lakers un inesperado aliado. Impulsivo y descarado, ignoró la opinión y los sentimientos de un cuerpo técnico y unos jugadores que, tras tantas derrotas contra los de Boston, no querían que hubiera ninguna distracción ni atraer a la mala suerte. Poner globos en el techo para dejarlos caer cuando los Lakers ganaran a los Celtics en aquel séptimo partido de la final en casa en 1969 fue una distracción, atrajo la mala suerte… pero sobre todo sobremotivó a unos ofendidos Celtics que arrancaron el título en el Forum. Eso sí… qué partido, qué grandes protagonistas como Wilt Chamberlain, Don Nelson, Jerry West, Bill Russell… qué historias más apasionantes se han vivido entre ambos equipos.

¿Crees que los cuatro elementos más importantes del Show-time de los 80 eran Pat Riley, "Magic" Johnson, James Worthy y "Dancing" Harry?

Indudablemente Riley, Magic y Worthy eran la esencia del show-time, pero no hay que dejar fuera de la lista al aún propietario de los Lakers Jerry Buss, que fue el que tuvo la visión de un equipo espectacular, rápido, divertido, y ganador. Eligió a Magic en el draft de 1979 -cuando sus técnicos preferían a Sidney Moncrief- buscando ese “algo” que al final se bautizó como show-time. A esa fiesta deportiva se unieron en las gradas otros espectáculos espontáneos como Dancing Barry, imitador del Dancing Harry de los Knicks… o el animador número uno de los Lakers, Jack Nicholson.

Sigamos repasando la actualidad de LA Lakers,

Parece ser la última temporada de Phil Jackson en LA Lakers, ¿Qué entrenadores consideras mejor posicionados para sustituir al Maestro Zen?

Qué gran hueco dejará Phil Jackson cuando deje vacía su silla de árbitro de tenis en el banquillo. La reciente y nefasta experiencia durante su amago de retirada hace tres años debería dejar sin dormir a Jerry Buss, Mitch Kupchak y demás ejecutivos de los Lakers. Tengo la sensación de que, siendo irreemplazable, los Lakers buscarán para sustituirle a alguien de la casa que al menos se identifique totalmente con la esencia de la franquicia. La lista no es por tanto muy larga, y probablemente la encabecen Byron Scott, Kurt Rambis y Michael Cooper, o incluso Eddie Jordan… que como jugadores han pasado por ese especialísimo vestuario y que tienen experiencia como titulares en otros banquillos. Pero que nadie dude que, con éxito o sin él, quien coja ese banquillo dirigirá a unos Lakers totalmente diferentes, porque Jackson es inimitable.

Después de comprobar nuevamente sus continuos problemas físicos, ¿Es en verdad Andrew Bynum el pívot del futuro de LA Lakers o deberán empezar a sondear el mercado?

Más que su rodilla, que tarde o temprano se recuperará, quizá pueda preocupar su actitud. Si bien Bynum sorprendió con su entrega y seriedad desde el principio a pesar de su juventud, se ha visto demasiado pronto a un Bynum protestón, con ganas de acaparar protagonismo y aparentemente peor integrado en el equipo que lo que cabría pensar de alguien que termina de convertirse en hombre y en jugador en ese vestuario. Estatura y talento tiene, y seguro que no es un “caso Olowokandi” como jugador talentoso pero conformista que nunca evoluciona en su juego, pero me temo que ni la influencia de Kareem hará de Bynum la superestrella en la que pensaban depositar las esperanzas de futuro de la franquicia.

Pau Gasol mejor jugador la primera semana NBA ¿Crees que Pau Gasol puede empezar a llevar el peso del equipo y Kobe Bryant estar en un segundo plano?

No creo que esa opción quepa en la cabeza de Bryant, pero sí que ha dejado entrar la idea de no acaparar la mitad de los tiros del equipo como le gustaría hacer siempre, sino que ha aprendido a aprovechar su presencia en la cancha de otras formas muy beneficiosas para el equipo, creando juego, provocando desequilibrios, aportando liderazgo, haciendo los tiros clave… y los más listos de la clase se pueden aprovechar de eso tan bien como está demostrando Gasol, arrasando en todos los aspectos del juego.

Para terminar, Miami Heat, Boston Celtics, Orlando Magic... ¿Crees qué LA Lakers repetirá título este año?

Creo que los Lakers han conseguido llegar al umbral de un hecho histórico como optar al three-peat (con permiso de Scott y Riley, autor uno y dueño del término el otro) en unas excelentes condiciones, sin un exceso de veteranía ni una renovación de la plantilla, sino en una continuación natural de la tendencia de los dos años anteriores. Aparte de los históricos Lakers y Celtics de los años 50 y 60, solo los Bulls de Jordan (y Jackson) dos veces y los Lakers de Bryant y O’Neal (y Jackson) lo han conseguido en toda la historia de la NBA, y la hazaña es algo así como certificar de equipo histórico al que lo consiga. Creo que tienen más rivales que nunca, pero los más importantes están en la conferencia contraria lo que permitirá a los Lakers tener una temporada regular algo cómoda, y además entre los otros aspirantes algunos ya bajan y otros aún tienen que terminar de subir, así que los Lakers tienen buenas opciones de conseguir un tercer título.

Gracias por atendernos,

A vosotros por interesaros por el libro. Espero que os guste.

- Equipo de Blog de Basket -

Comentarios recientes