Liga ACB: Quo Vadis?, Real Madrid de Baloncesto (Parte III)

Entrenador, afición y prensa

Quo Vadis? (Novela histórica del autor polaco Henryk Sienkiewicz, escrita entre 1895 y 1896). Una figura clave de la obra es Petronio: patricio romano y consejero cercano de Nerón. Simboliza la cultura clásica del pasado, grandiosa en comparación con la que reina durante el gobierno de Nerón, en constante decadencia. Petronio critica la idea del emperador y pierde. Desde un principio su actitud es un suicidio y así precisamente finaliza, suicidándose entre los brazos de su amada Eunice.


BloqueoColectivo (BlogDeBasket.com – Fragmento de “La reconstrucción del baloncesto del Real Madrid o Al descubierto”. Noviembre 2010).

Con los datos en la mano, la gestión que Messina hizo de una plantilla fabricada por él mismo fue un despropósito de tal magnitud que su dimisión a final de la pasada temporada tenía todo el sentido del mundo… La sensación es que, a todos los niveles, el desgaste del año pasado es equiparable al de 3 temporadas… El equipo de esta temporada, llamado a ser la base de los próximos años, lo diseña Maceiras (salvo Suárez).

En el artículo anterior:
http://www.blogdebasket.com/2011/03/23/liga-acb-quo-vadis-real-madrid-de...

Repasamos punto por punto la era Messina, así como la estructura del Real Madrid y de la Sección de baloncesto.

Ahora afrontamos el análisis de otros tres aspectos fundamentales para el futuro: entrenador, prensa y afición. Lo haré a mi estilo, cual Petronio, fiel a mis ideas y arriesgando. No obstante, compartiendo filosofía con el patricio romano de la obra, espero no compartir su final.

1.- Entrenador

Desde el mismo día que Messina dimite hasta hoy, muchos han sido los nombres que han surgido como posibles entrenadores del Real Madrid para la próxima temporada…
“…Muchos, muchísimos más que muchísimos y muchísimos más que más”. (Hovik)
Tantos, que resulta imposible analizar cada uno de ellos. Por eso, reduciré la lista a tres opciones: el favorito de los dirigentes de la Sección (Pepu), el mejor entrenador posible en base a la relación disponibilidad-trayectoria (Pesic) y el que representaría la apuesta por la continuidad del proyecto actual (Molin).

1.1.- Pepu Hernández

A pesar de sus declaraciones, recogidas en esta entrevista:
http://es.eurosport.yahoo.com/baloncesto/dobles-figuras/article/2297/fut...

Juan Carlos Sánchez: “Si este año tenemos unos resultados deportivos y la gente está contenta, no tengo ningún motivo para que el entrenador no siga. Nos pueden ofrecer muchos entrenadores, pero no vamos a hablar con nadie. Y ojalá en junio no tengamos que hablar con nadie”.

Parece evidente que si la decisión acerca del banquillo dependiera única y exclusivamente del criterio del Director de la Sección, JC Sánchez y del Director Técnico, Alberto Herreros, el elegido sería Pepu con total seguridad.

A pesar de la soberana y dura opinión de la grada blanca, que se expresó de forma clara en contra de esta posibilidad precisamente el día 1 de la era post-Messina ante el Joventut (“Pepu, no te queremos”), no les faltarían argumentos sólidos a sus valedores.
16 años trabajando directamente en la cantera en el Ramiro de Maeztu, apuesta por un estilo de juego alegre, atrevido y vistoso y por una filosofía valiente en la gestión de sus grupos. Un entrenador capaz al mismo tiempo de mantener el compromiso de los líderes veteranos y generar una gran confianza en los jugadores jóvenes que demuestran progresión.

Bien es cierto que su pasado estudiantil y el craso error de haber aceptado dirigir a un Joventut en crisis y venido a menos juegan muy en su contra.

No obstante, en este caso le pediría a la afición madridista que recuerde que fue precisamente Pepu el entrenador que ayudó a la Selección a dar el siguiente paso, el precursor de los Golden Boys, del Ba-lon-ces-to y de la ÑBA, el facilitador de aquel grupo irrepetible que salió Campeón del Mundo en Saitama y que cambió definitivamente el panorama del baloncesto español.

1.2.- Svetislav Pesic

Dueño de un palmarés abrumador (Campeón del Mundo, 2 veces Campeón del Eurobasket, 1 Euroliga, 1 Korac y 1 Eurocup), el entrenador serbo-alemán es posiblemente la mejor opción desde el punto de vista objetivo atendiendo a criterios de disponibilidad-trayectoria.

Pesic ha encontrado en Valencia exactamente lo que necesitaba para relanzar su ya de por si meritoria carrera en los banquillos. La Fonteta apuesta decididamente por su continuidad. Ahora deberán ser el propio Pesic, Juan Roig y Paco Raga quienes jueguen sus cartas… y los dirigentes del Power Electronics Valencia no se caracterizan precisamente por mostrarse espléndidos en los contratos. Ya pasó con Spahija y la historia puede repetirse.

De todas formas, la situación no es fácil para el Real Madrid en el caso de decidirse por Pesic. Primero porque Roig y Raga seducirán al entrenador con un proyecto claro y que ya conoce, un contrato digno, un pabellón que le idolatra y la indudable calidad de vida de Valencia. Segundo, porque Pesic conoce bien de su etapa en el FC Barcelona el efecto sección: pasaría de trabajar en un Club donde todo gira en torno a él y su equipo a otro en el que ni siquiera Messina ha podido hacer valer su extraordinario criterio. Tercero, porque el carácter de Pesic supondría a buen seguro una bomba de relojería en sus relaciones con la prensa y el entorno mediático del Real Madrid.

No obstante, aparte de su trayectoria, a su favor juega el hecho de ser un entrenador capaz de gestionar con igual eficacia grupos rocosos como el Power Valencia de esta temporada o constelaciones estelares como el FC Barcelona del triplete en 2003. Si el Real Madrid decide apostar por Pesic, se verá en la obligación de hacerlo de forma sumamente consistente mediante las condiciones de trabajo que pueda proponerle.

1.3.- Lele Molin

La reflexión sobre Molin permite dos vertientes. La primera, más relativa, tiene que ver con la valoración de su etapa como entrenador del equipo en esta última parte de la temporada. La segunda, de mayor trascendencia, con el análisis de su perfil y la adecuación del mismo a los intereses del futuro de la Sección.

Como entrenador de urgencias, Molin le ha dado al equipo lo que necesitaba. En mitad del clima más convulso que se le recuerda a la Sección en años tras la dimisión de Messina (primera en la historia de la Sección), ha sido capaz de asumir un rol muy complicado, aportando tranquilidad, unión y motivación… aspectos que precisamente le hacían falta no solo al equipo, sino también a la propia Sección de baloncesto del Real Madrid. Deportivamente ha asumido como propios los retos que el equipo tenía por delante con una naturalidad poco habitual en estos casos, sin desechar ninguna opción de triunfo. La victoria en la prórroga ante el ogro blaugrana, la excelsa remontada frente a Baskonia o incluso la ajustada derrota en Zaragoza muestran claramente el alto nivel de compromiso del equipo. Lele también está sabiendo gestionar la plantilla y el grupo, no solo dosificando minutos sino buscando la implicación de jugadores antes proscritos y mejorando el rendimiento de otros venidos a menos con Messina, con Reyes como ejemplo evidente.

Por otro lado, la Sección debe aprovechar los buenos momentos para sacar conclusiones de cara al futuro. Esa debe ser ahora la verdadera prioridad. Las épocas de calma deportiva y social son propicias para la reflexión estratégica. Si no, el regreso del Real Madrid a la Final Four de la Euroliga será tan solo un éxito pasajero. Por eso ahora es clave dar con el perfil adecuado de quien vaya a dirigir desde el banquillo el proyecto de las próximas temporadas.

A este respecto, Molin no es ni un entrenador novato ni un recién llegado. Después de haber trabajado junto a Skansi, Pashutin, Obradovic o Messina y tras dos intensas temporadas en el Real Madrid, Lele conoce perfectamente el Club, la Sección, el equipo y el entorno. Está capacitado para dirigir y gestionar el equipo y domina ampliamente los aspectos técnicos, tácticos y psicológicos del juego. Como cualquier profesional, tiene áreas de mejora, pero su cualificación y potencial como primer entrenador es más que evidente. Su vasto bagaje le avala. También puede aportar valor añadido en dos áreas fundamentales de cara al futuro: el trabajo de cantera y la estructura funcional de la Sección… Mucho más de lo que el hoy Campeón de todos los títulos Xavi Pascual ofrecía cuando tomó las riendas de una magnífica plantilla a la que no clasificó para la Final Four y con la que perdió la Final ACB 2008 con factor cancha a favor.

2.- Prensa

He revisado varias veces el enfoque de este apartado, llegando siempre a la misma conclusión: en el Real Madrid resulta imposible pedirle a la prensa mesura o paciencia… ni siquiera objetividad. Los medios de comunicación no son ONGs, sino que pertenecen a empresas cuyo fin último (y legítimo) es la rentabilidad. Así que este es precisamente el punto donde las posiciones de prensa, afición y Club se distancian de forma más clara. Cierto es que hay algunos puntos de encuentro, generalmente tras las grandes victorias o en épocas de fichajes, pero son escasos. Conviene resituarnos de nuevo, hablamos del Real Madrid. Probablemente el único caso de toda la ACB en el que la prensa no se ve influenciada por los intereses del Club en cuestión. Me explico. La prensa de Vitoria, Barcelona, Valencia o Málaga, por poner varios ejemplos, también son medios empresariales que buscan el beneficio económico (y este es el denominador común), pero es evidente que sus informaciones en situaciones de crisis deportiva o institucional, en asuntos de jugadores (fichajes, renovaciones, disciplina,…) o incluso de entrenadores, prácticamente siempre se sitúan del lado de los respectivos clubes locales. En muchos casos (y lo digo porque, por obra y gracia de Internet, leo bastante prensa de diferentes lugares) incluso parecen medios institucionales, una prolongación de los Departamentos de Prensa de los clubes. Sería interesante saber cuál hubiera sido el devenir de Messina en Vitoria, cómo hubieran podido desarrollar su trabajo Maceiras o JC Sánchez en Badalona o si Papadopoulos hubiera estado sometido continuamente bajo el microscopio mediático en Bilbao. Esto hace que Madrid pueda terminar convirtiéndose en un lugar Realmente incómodo para directivos, entrenadores y jugadores. Conste que no estoy planteando en ningún caso que la manipulación sibilina de los medios sea la opción adecuada (aunque sí muy extendida), sino tratando de poner en evidencia que el Real Madrid de baloncesto no compite en igualdad de condiciones en la Liga mediática.

3.- Afición

La afición del Real Madrid ha dado una nueva lección de madurez, respeto y cariño por la Sección de baloncesto. Al igual que lo han manifestado en repetidas ocasiones algunas de las leyendas del equipo, siempre he defendido la idea de que la afición es quien en realidad representa la historia y los valores de la Sección.

Por el Club pasan presidentes, directivos, entrenadores y jugadores. Mientras, la afición se va convirtiendo en una familia que acumula vivencias, sentimientos y opiniones. Una familia que jamás envejece, sino que se va regenerando a través de un proceso natural. Una familia dotada de una extraordinaria capacidad pedagógica, pues hasta los más jóvenes conocen prácticamente al detalle las gestas de Ferrándiz, Luyk, Emiliano, Lolo Sainz, Corbalán, Fernando Martín, Petrovic, Obradovic, Sabonis o Herreros. Una familia que reclama desde hace años un mayor respeto desde la presidencia del Club hacia la Sección.

En uno de los momentos más delicados del baloncesto del Real Madrid a nivel social e institucional, la afición ha sabido mantenerse serena, reflexiva y sobre todo fiel a su escudo. Su apoyo incondicional al equipo ha resultado clave para enderezar una temporada que gran parte del entorno daba por terminada antes de tiempo. Una afición sobradamente capaz de aportar, incluso por encima de divergencias (como el asunto de la Caja Mágica). Una afición a la que el Club debería tener más en cuenta (como tiene a la de fútbol) y que merece una mayor participación en la vida del Real Madrid, por el bien de todos.

Comentarios recientes