Final Mundial 2006: España 70 - Grecia 47

Final Mundial 2006: España 70 - Grecia 47
Final Mundial 2006: España 70 - Grecia 47

Hoy es un día especial para los amantes del baloncesto, sobre todo los españoles. Ya que hoy se cumplen 5 años del mayor éxito logrado por la selección española de baloncesto en toda su historia. Hoy se cumplen 5 años de la consecución del mundial del 2006, en Japón.

Coincidiendo con este 5º aniversario del título, he querido hacer la crónica –a modo de homenaje- de un partido inolvidable, un partido que a los españoles jamás se nos irá de la memoria, un partido que seguro nos hizo llorar a muchos, y del que hoy se cumplen 5 años. Un partido en el que las emociones que vivimos aquel día no se pueden describir con palabras. En definitiva, un partido que cada vez que lo veo se me pone el pelo de punta, y con el que no puedo evitar emocionarme. Estamos hablando del hito más importante y más glorioso de la historia del baloncesto español.

El día en el que el baloncesto español tocó el cielo, el día en que, por fin, alcanzamos la gloria y dejamos atrás tantas desgracias sufridas desde la medalla de plata, conseguida en los JJ.OO. de Los Ángeles en 1984, contra los EE.UU. Estoy hablando de la final del mundial del 2006 de Japón, jugada entre España y Grecia.

Recuerdo que antes de empezar el partido estaba preso de los nervios, y reconozco que apenas pude dormir. Estábamos ante la oportunidad de hacer algo muy grande, ya que nunca nos habíamos visto en una situación similar. Pero al acabar la final, empecé a llorar como un niño pequeño, porque por fin veía a la selección de baloncesto ganar un título, un mundial nada más y nada menos. Y ganando de la manera que se hizo, que no fue otra que dando una auténtica lección de baloncesto en todo el campeonato, poniendo la guinda en la final.

Después de haber vivido desgracias como el “angolazo” de los JJ.OO. de Barcelona 92, o el “chinazo” del mundial de Canadá de 1994, por fin podía gritar bien alto que aquel 3 de Septiembre de 2006, vi a la selección española de baloncesto ganar un mundial, y en cierto modo, acabar con los fantasmas del pasado. Fue un día inolvidable para España entera, y sobre todo, para los que nos gusta tanto el baloncesto.

La final se presentó con España ligeramente favorita al título. España había llegado a la final tras ganar a Argentina en un partido de auténtico infarto, en semifinales, por 75-74, con un Pau Gasol imperial y un Sergio Rodríguez de auténtico sobresaliente. Un partido, que desde el comienzo, fue muy complicado para los nuestros, y en el que la selección se tuvo que bajar al barro para ganarlo. Además, ese partido trajo una fatal noticia para la selección. Pau Gasol, que hasta ese momento estaba siendo el mejor jugador del torneo -de largo-, se lesionó de gravedad en el pie, siendo baja para disputar la final. Como bien dijo el gran Juan Domingo De La Cruz antes de comenzar la final “Nos faltan 21 puntos y 10 rebotes por partido con la lesión de Pau, casi nada”.

Por su parte, Grecia llegaba a la final después de haber dado la campanada, y haber reventado el mundial, tras ganar a los EE.UU. en semifinales por 101-95, en lo que fue un auténtico despropósito por parte del equipo americano, sobre todo por parte de Lebron James, Dwyane Wade y su entrenador, Mike Krzyzewski. Grecia, entrenada por el grandísimo Panagiotis Giannakis, dio una auténtica lección de juego, sacando partido al 100% de sus virtudes. Papaloukas, Spanoulis y Schortsanitis fueron auténticas pesadillas para el equipo americano, y la defensa zonal 2-3 que planteó Grecia desde el comienzo fue una losa para el equipo entrenado por Mike Krzyzewski, con unos problemas mayúsculos para atacarla, sobre todo a partir del minuto 5 del segundo cuarto. Como dato cabe destacar los más de 100 puntos anotados por la selección griega, una selección acostumbrada a anotar pocos puntos en sus partidos, pero a la que ese día le entró todo.

Nos metemos ya de lleno en la final. Desde el calentamiento ya se vio al equipo español concentradísimo y metidísimo en el partido, sabiendo perfectamente que estaban ante la oportunidad de su vida. Cabe destacar el detalle de la selección con Pau Gasol. Todo el equipo con una camiseta con la frase “Pau también juega”.

España y Grecia comenzaban el partido con estos quintetos iniciales. Por parte de la selección española, entrenada por José Vicente “Pepu” Hernández, comenzaban: José Manuel Calderón, Juan Carlos Navarro, Carlos Jiménez, Jorge Garbajosa y Felipe Reyes. España salía con el mismo quinteto inicial con el que había salido durante todo el mundial, con la única novedad de la entrada de Felipe Reyes, en lugar del lesionado Pau Gasol.

Por parte de la selección griega, entrenada por Panagiotis Giannakis, comenzaban: Dimitris Diamantidis, Nikos Hatzivrettas, Michalis Kakiouzis, Antonis Fotsis y Lazaros Papadopoulos. Grecia, por el contrario, dejaba a Papaloukas, Spanoulis y Schortsanitis, que eran sus 3 grandes amenazas, en el banquillo de inicio, al igual que hizo en la semifinal contra EE.UU.

El partido comienza con España enchufadísima, sobre todo en defensa, con una defensa zonal 2-3 -¿les suena de algo?-, haciendo muy bien los 2 contra 1, llegando fenomenal a las ayudas, y propiciando tiros forzados y pérdidas del equipo griego, que no acababan de dar con la tecla para atacar la defensa española. No es hasta el minuto 1:40 cuando llega la primera canasta del partido. Felipe Reyes hace un bloqueo y continuación fantástico sobre Hatzivrettas, y aprovecha la asistencia de Navarro para machacar la canasta griega, y poner el 2-0 en el marcador. Durante los primeros 7 minutos de partido, se mantuvo la igualdad en el marcador, con los equipos alternándose en las ventajas. Felipe Reyes con 6 puntos, y Kakiouzis con 5, eran los que veían el aro con más facilidad.

España seguía muy agresiva en defensa, con una presión fantástica cuando Grecia cruzaba el medio campo, e inmediatamente colocando esa zona 2-3 que tanto se le estaba atragantando a los helenos. Esa presión propició 2 pérdidas de balón consecutivas del equipo griego, pero que España no supo aprovechar en ataque. A partir del minuto 7 de partido, coincidiendo con la entrada a pista de Marc Gasol por Felipe Reyes, que cometió su 2ª falta personal, España puso la directa. Dos triples seguidos de Calderón y de Navarro ponían el 16-9 en el marcador a falta de 2:09 para acabar el primer cuarto. España seguía con un nivel defensivo espectacular, propiciando errores en el equipo griego. Giannakis metió en pista a Spanoulis, Schortsanitis y Papaloukas para intentar acortar la ventaja española, viendo los problemas que tenía su equipo en ataque. Pepu para contrarrestar, sacó a Cabezas y Berni, sobre todo para intentar “secar” a Papaloukas y Spanoulis. No fue hasta 1 minuto y medio después de la última canasta (en el 9:30) cuando se volvió a anotar. Un tiro libre de Papaloukas, respondido por un canastón imperial de Navarro en jugada individual, y esta a su vez, respondida por una de Schortsanitis a pase a Papaloukas, ponían el 18-12 con el que se llegaba al final del primer cuarto.

El segundo cuarto fue el cuarto donde España rompió el partido. Ya en la primera jugada, Navarro corta por debajo, y aprovechando el bloqueo de Marc Gasol sobre Spanoulis, recibe libre de marca para anotar el 20-12. España estaba realizando la defensa del campeonato sin ninguna duda, con un Marc Gasol imperial sobre Schortsanitis. Los problemas en ataque de la selección griega eran muy grandes, ya que no conseguían situaciones cómodas en ellos.

Mientras, el equipo español veía el aro con una facilidad pasmosa, y con solo 3 minutos jugados del segundo cuarto, España dominaba de 16 puntos (28-12) gracias a dos triples de Garbajosa, y una canasta espectacular de Navarro en jugada individual.

No fue hasta el minuto 4, cuando Grecia anotaba su primera canasta en el cuarto, gracias a un triple de Papaloukas, que rebajaba la ventaja de España a 12 (28-16). Pero hasta ahí se acercó Grecia. España estaba en estado de gracia, la defensa seguía siendo de auténtico clinic, con un Berni que tenía desesperdado a Papaloukas. Mientras en ataque se seguía anotando con facilidad, y con un triple de Garbajosa, y dos canastas de Carlos Jiménez, España se escapaba, poniéndose 19 puntos arriba (35-16) a falta de 3:05 para el final del segundo cuarto.

Viendo el vendaval español, Giannakis pidió tiempo muerto para parar el partido. El tiempo pareció venir bien a Grecia, que en sus dos primeros ataques rebajó la ventaja española a 15 puntos. Pero fue un espejismo, ya que Grecia en los 3 minutos que restaban de cuarto solo anotó una canasta, mientras que España seguía enchufadísima, y con un triple sobre la bocina de Berni, se iba al descanso 20 puntos arriba (43-23).

El tercer cuarto es el cuarto con menos anotación del partido. Desde el comienzo se vio a Grecia algo mas metida en el partido. En la primera jugada del mismo, Diamantidis en magnífica jugada personal, anota en penetración la primera canasta del cuarto. Además, en defensa estaban siendo mas agresivos, ya que su defensa al hombre propició que los tres primeros ataques españoles fueran una pérdida de balón y dos triples fallados. No fue hasta el minuto 2:20 cuando España consiguió su primera canasta en este cuarto. Calderón divide maravillosamente la zona griega, y anota en bandeja, aunque la canasta fue para Marc Gasol en el rebote, ya que Kakiouzis taponó la bandeja de Calderón cuando ya había tocado tablero.

España seguía con la defensa zonal 2-3 que tan buen resultado la había dado en la 1ª parte, y tan buen resultado la estaba dando en el comienzo de la 2ª, con un Carlos Jiménez colosal en el aspecto reboteador. En ataque España estaba teniendo más problemas de los que tuvo en la primera parte, aunque afortunadamente para ellos, Grecia también lo estaba, y España conseguía mantener la diferencia a su favor.

A falta de 3:55 para el final del cuarto, España mantenía los 20 puntos de ventaja (50-30) gracias a un triple de Navarro. Pepu en ese momento dio entrada en el partido a Sergio Rodríguez, para intentar revolucionar el ataque español, viendo las dificultades que estaba teniendo su equipo para atacar el aro griego en este cuarto, pero de ahí hasta el final del mismo, los fallos en ambos aros fueron continuos. Ambas selecciones solo anotaron 4 puntos en esos 3:55 minutos restantes, llegándose al final del tercer cuarto con España dominando el partido 20 puntos arriba (54-34) gracias a un triple de Garbajosa, que junto a Navarro, estaba siendo el más destacado en el equipo español.

El cuarto y último cuarto del partido comienza con España fallando sus primeros ataques -la defensa griega había mejorado con respecto a la que realizó en la primera parte-, pero en defensa España seguía fenomenalmente bien, con Carlos Jiménez sobresaliendo sobre el resto.

Navarro y Garbajosa estaban aniquilando a Grecia, sobre todo desde más allá del 6’25. Dos triples de ambos colocaban a España 24 puntos arriba a falta de 7:35 para finalizar el partido (60-36). De ahí al final del partido la diferencia en el marcador se mantuvo. Grecia estaba completamente bloqueada en ataque, mientras España se empezaba a gustar, llegándose a colocar 27 puntos arriba (63-36) a falta de 4:55 para el final del partido. Hasta que llegó, España “se dejó llevar” por el marcador. Giannakis, viendo que el partido estaba sentenciado, metió en pista a Vassilopoulos, que hasta entonces no había jugado. Los últimos minutos de partido, con 69-43 en el marcador, Pepu aprovechó para meter en pista a Mumbrú, que hasta entonces no había jugado en la final.

Esos minutos ya fueron completamente intrascendentes, ya que el partido estaba completamente decidido. El banquillo español estaba preso de las emociones y las lágrimas por el título que estaban a punto de conseguir,  y de ahí al final del partido, España solo anotó un tiro libre, obra de Berni Rodríguez, que colocaba el 70-47 definitivo.

Con el final del partido estalló la fiesta en la pista, y en todo el país. España había dejado atrás una maldición y un gafe que duraba muchísimos años. Esta generación de jugadores, los “juniors de oro” que en 1999 fueron campeones del mundo en Lisboa, habían escrito la página más gloriosa del baloncesto español. Por fin podíamos gritar bien alto que éramos campeones del mundo, y que el sueño se había hecho realidad cuando vimos a Pau Gasol levantar la Copa Naismith, y escuchamos el himno nacional que nos acreditaba como los mejores del mundo.

Tengo que reconocer que no he podido evitar emocionarme al escribir esta crónica, y cada vez que veo ese partido, no puedo evitar emocionarme. Normal, ¿no? Desde ese momento éramos los mejores.

ESPAÑA 70: Calderón (7), Navarro (20), Jiménez (4), Garbajosa (20), Felipe Reyes (10), Berni Rodríguez (6), Marc Gasol (2), Cabezas (1), Sergio Rodríguez (0), Rudy Fernández (0), Mumbrú (0)

GRECIA 47: Diamantidis (4), Hatzivrettas (0), Kakiouzis (17), Fotsis (7), Papadopoulos (2), Papaloukas (10), Spanoulis (4), Schortsianitis (2), Tsartsaris (0), Dikoudis (1), Vassilopoulos (0)

Highlights España 70 - Grecia 47


Más imágenes del partiendo en : http://descargasbasket.blogspot.com/2010/09/espana-campeona-de-mundo-tras-derrotar.html

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

Comentarios recientes