De la decepción… A la esperanza?

La temporada del Caja Laboral, como cada año, está dando mucho de qué hablar; el poco acierto de los fichajes americanos (ni Dorsey ni Reggie Williams han rendido al nivel que esperábamos de ellos), las continuas lesiones, como la dolorosa lesión sufrida por el fichaje estrella Maceij Lampe nada mas fichar por el club, la lesión muscular de Heurtel, la rodilla de Milko Bjelica o la más reciente de Pau Ribas están alterando los planes y la puesta en escena del equipo.

La negativa a volver de Tiago Splitter ha sido otro de los mazazos de esta temporada. Que el hijo prodigo no quisiera volver a casa y eligiera Valencia como destino hizo mucho daño a la mayoría de aficionados; este tema ha generado una polémica que no beneficia en nada a un club como el Baskonia.

El traslado temporal al Iradier Arena parecía que iba a ser la mejor opción para disputar los partidos como locales: pabellón céntrico, establecimientos hosteleros cercanos donde pasar un rato antes y después del partido… Todo parecía ideal para que el equipo en casa no conociera la derrota, sin embargo, a día de hoy, el Baskonia no ha dado la talla como local. Ha perdido contra rivales que parecían asequibles como el Assignia Manresa o el Valencia Basket y el juego está dejando mucho que desear, con total dependencia del acierto del tiro de 6,75.

Dependemos mucho del acierto de nuestros tiradores exteriores, cuando entran las canastas ganamos a cualquiera, el problema está en que, cuando los tiros no quieren entrar no hay quien se eche el equipo a la espalda y asuma la responsabilidad por lo que partidos en teoría fáciles, acaban con derrota.

Por otro lado, la temprana eliminación europea (primera vez en la historia que el Baskonia queda fuera del Top16), ante el eterno rival y equipo vecino, el Gescrap Bilbao Basket, dañó la moral de la afición. Ver como los “hermanos pequeños” te pasan por encima no es plato de buen gusto.

De todas formas debemos ser positivos y centrarnos en lo realmente importante: los títulos. No todo en Vitoria está siendo malo, el equipo defiende como nunca antes lo había hecho encajando sólo 67,5 puntos de media por partido.

Brad Oleson está siendo el jugador con mejor porcentaje desde la línea de triple de la liga regular con un 49,21 % de acierto, Mirza Teletovic es el cuarto máximo anotador con 16,4 puntos por partido y segundo en rebotes con 8,28 por partido.

Además, Nemanja Bjelica, poco a poco está cogiendo más confianza, ya se atreve a mirar el aro, parece que empieza a contagiarse del carácter Baskonia al igual que Milko, que cada día aporta un poco más, y Pablo Prigioni, que ha conseguido cambiar los silbidos por aplausos gracias a su entrega y carácter dentro de la cancha.

La afición está deseando ver debutar a Maciej Lampe (que empezará a entrenar hoy 1 de febrero con el equipo) y ver cómo resuelve el pick and roll con Pablo Prigioni. Tengo la impresión de que si este jugador se recupera en condiciones, podremos ver un cambio brusco en el juego colectivo del equipo ya que se podría jugar más en el poste bajo con lo que conseguiríamos cerrar la defensa y acribillar a los rivales desde la línea de 6,75 con Oleson, Ribas o Mirza.

Por último, estoy convencido que la vuelta al Fernando Buesa Arena el próximo 5 de febrero, supondrá una inyección de moral a todos los que formamos parte del baskonia. Este campo dónde hemos vivido tantos sueños e ilusiones, victorias y derrotas, nos hará recuperar la confianza en nuestro juego.

La Copa del Rey de Barcelona está a la vuelta de la esquina y espero que el equipo demuestre lo que realmente vale y enseñe una vez más el Carácter Baskonia. La afición, una vez más, no fallará. Más de 1500 aficionados apoyaremos al equipo para conseguir llevarnos la Copa.

A POR ELLOS!

- Mikel Arejolaleiba (@petemikel) -

Comentarios recientes