Las dos caras del Baskonia

A pesar de llevar toda mi vida viendo baloncesto, esta ha sido la primera Copa del Rey que he podido disfrutar de principio a fin. De este año no podía pasar sin vivir el ambiente copero en directo, sencillamente, brutal.

La colocación en el Palau Sant Jordi no era la idónea para ver los partidos (detrás de la canasta, hacia la esquina), pero, una vez más, quedó claro que lo mejor para disfrutar del basket, es rodearte de gente que lo vive y siente como tú. No teníamos queja, estábamos entre baskonistas. La fiesta era constante.

El primer partido nos tocó contra nuestros vecinos donostiarras. El Guipuzkoa Basket buscaba dar la sorpresa y, a pesar de lo interesante del choque, se notaba que era el primer partido de la Copa, ya que en el pabellón se veían muchos huecos libres. La alegría la poníamos las dos aficiones vascas animando sin cesar a los nuestros.

En este partido se vieron las dos caras del Baskonia. La cara mala transcurrió durante la primera parte. Parecía que los jugadores no querían ganar, no luchaban, no atacaban el rebote, no se tiraban al suelo a por el balón… daban la sensación de pasotismo total. Con esta imagen, se fueron, lógicamente, perdiendo de 10 al descanso. Lo comentaba con mis acompañantes: “Este Baskonia no me gusta un pelo…”.

Sin embargo, tras el paso por los vestuarios, volvió el Baskonia de siempre, el que todos los aficionados queremos ver, el que lucha, se entrega y se deja los… para sacar los partidos adelante.

Parece que la bronca en el vestuario de Dusko Ivanovic tuvo su efecto, porque el parcial del tercer cuarto fue demoledor: 27-11 para los vitorianos. El Caja Laboral se creció a base de buena defensa, encontrando el tiro adecuado cada vez, y con buenos porcentajes de acierto. Volvía el “Carácter Baskonia” comandado por un brillante Pablo Prigioni, que acabó el partido con 30 de valoración, 15 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 4 robos (todos ellos en el tercer cuarto) y por la entrega de Milko Bjelica con 22 puntos, y 4 rebotes.

El Lagun Aro lo intentó hasta el final, pero Prigioni marcaba el ritmo del partido y el Baskonia no cedió en los últimos instantes. Desde aquí, me gustaría felicitar al GBC, porque poco a poco está creciendo como club. También a su afición, que dio un ejemplo de compromiso y entrega con los suyos, a pesar de ser el fútbol el deporte rey en esa ciudad.

El sábado, ya en semifinales de la Copa del Rey, de camino al Palau Sant Jordi ya se escuchaba a la afición baskonista acompañada de la Charanga. Un grupo de músicos increíbles que consiguen mover a la afición y crear un ambiente de lujo. Desde aquí agradecer y felicitar a este grupo de personas que hacen del baloncesto una fiesta.

En el partido volvimos a ver a un Baskonia luchador que plantó cara a uno de los mejores equipos de Europa. Sin embargo, pequeños detalles y el acierto del Barça en los momentos claves del encuentro, hizo que la victoria se decantase del lado culé.

A pesar de la derrota, los baskonistas continuamos animando, incluso, durante la segunda semifinal, dando una lección de apoyo al equipo total.

La charanga se hizo dueña del pabellón y no se conformó con “liarla” en la grada. La gente se volcó con ellos. Los seguidores vitorianos acabamos por los pasillos del Palau al ritmo que marcaban los músicos con algún que otro catalán camuflado por el medio. Volvió a quedar claro que, en la Copa del Rey, la afición baskonista no tiene rival.

Sin embargo, no me gustó el detalle de los barcelonistas que, nada más acabar su partido, se fueron del campo. Tan siquiera, celebraron el pase a la final de los suyos.

Nosotros nos fuimos tristes por la derrota, pero con buenas sensaciones de cara a lo que resta de temporada.

Pero, siempre existe un pero, este fin de semana tocaba volver a la Liga Endesa frente al Blancos de Rueda Valladolid (último clasificado) en el Nuevo Buesa Arena y otra vez se volvió a ver la peor imagen del Caja Laboral.

Se consiguió la victoria “in extremis” con canasta de Brad Oleson, no obstante, el juego volvió a dejar mucho que desear.

Y ahora, yo me pregunto, ¿Cuál es la verdadera cara de este Baskonia? ¿Ha acabado ya la época de Dusko Ivanovic en este club?

- Mikel Arejolaleiba (@petemikel) -

Comentarios recientes