Nacidos para sufrir

El Obradoiro no entiende de relajación, de meses tranquilos, no entiende lo que es vivir sin preocupaciones ni agobios. En Santiago, estamos orgullosos con el juego de nuestro equipo y confiamos en nuestros jugadores a muerte, pero tenemos que reconocer que estamos híper nerviosos ante la llegada del momento clave de la temporada.

El mes de febrero ha dejado muy buen sabor de boca a la familia obradoirista. Las victorias ante equipos grandes como Unicaja, Baskonia y Alicante y el buen juego mostrado ante el Real Madrid han hecho soñar a la afición santiaguesa con esa ansiada salvación.

En Málaga, los pupilos de Moncho Fernández dominaron el juego de principio a fin, únicamente al final del partido el Unicaja tuvo opciones, pero el Obra, esta vez, supo mantenerse hasta el final y, liderados por un brillante Alberto Corbacho, se llevaron la victoria.

Con la llegada del Caja Laboral, Sar se vistió de gala. La afición llevó al equipo en volandas durante los 40 minutos. Al final el cuadro baskonista logró forzar la prórroga pero volvió a aparecer Corbacho, esta vez no para meter el triple, sino para taponar el intento de 3 de Brad Oleson que supondría la victoria en el último segundo del Caja Laboral.

La semana pasada el Blue Sens Monbus visitaba la siempre complicada cancha del Lucentum Alicante. Una vez más los santiagueses demostraron que son capaces de ganar a cualquiera. No se hacen pequeños ante los equipos de la parte alta de la clasificación. El Obra jugó sin miedo, jugó bonito y, con un final no apto para cardíacos, se llevó una victoria a Santiago para confirmar el buen estado de forma del equipo.

Sin embargo, tras las derrotas ante el Madrid y el Assignia Manresa parece que en la capital gallega ha vuelto a saltar la alarma. Ya no vale celebrar las victorias cosechadas anteriormente ni arrepentirse por los fallos cometidos en las derrotas.

Este domingo llega a Santiago el Ucam Murcia, que viene enchufado después de haber ganado al Gran Canaria por una diferencia de 16 puntos. El Obradoiro arropado por su afición incondicional intentará darle una alegría a los suyos. Estoy segura de que el “Miudiño” sonará mejor que nunca y que, las 6000 gargantas del Multiusos tendrán un papel fundamental durante el encuentro.

Esperemos que por fin aparezca Ebi Ere, tan esperado y deseado por los obradoiristas. El Obra necesita a todos sus jugadores al 100%, necesita a Tuky y a Corbacho enchufados, a Palacio dando buenos pases, a Lasme reboteando y a Hopkins matándose en la zona.

El Ucam Murcia no viene de paseo y va a intentar aguarle la fiesta a los locales. El domingo no valen excusas, se lucha por seguir en la Liga Endesa y los equipos saldrán con el cuchillo entre los dientes. Se prevé un partidazo lleno de emoción y nerviosismo. Está claro que el ganador dará un paso muy importante de cara a la salvación.

Prohibido perdérselo.

- Erea Hierro (@ereahierro) -

Comentarios recientes