La guardia pretoriana de Xavi Pascual

Significativa final ACB, el FC Barcelona de la mano de Xavi pascual, se ha tenido que apoyar en sus tres bastiones, Navarro, Lorbek y Mickeal, para poder superar a un Real Madrid más correoso de lo que en un principio se pensaba. Ya lo dijo Xavi Pascual tras el cuarto partido, "han sido las peores 48 iras de mi vida". La reinvención fue posible gracias a su guardia pretoriana, y a la fe de estos en las ordernes de su 'jefe'.

Navarro es el líder en la pista, el desatascador, el hombre al que darle la 'patata caliente' en los momentos más delicados. Capitán del equipo, y que representa la tradición azulgrana de los Epi, Solozabal... y que siempre está cuando se le necesita. A pesar de arrastrar molestias, que le han impedido dar el 100% en está final, ha asumido el papel que le corresponde a la perfección.

Lorbek el ejecutor silencioso, nunca acapara grandes titulares, pero es el jugador que da equilibrio al equipo, pudiendo jugar tanto de espaldas al aro, como de frente. Posiblemente no tenga unas cualidades físicas extraordinarias, pero tiene un 'IQ' por encima de la media, lo que hace que eleve exponencialmente su rendimiento en la cancha.

Mickael es el físico y la fuerza mental, el pegamento del equipo, y muy posiblemente el único jugador que a pesar del 1-2, el equipo azulgrana perdió por 26 puntos el tercer partido, más creía en la posibilidades de ganar y en la 'reinvención' del equipo y así se lo hiciera ver a su entrenador, que le tiene como el más fiel de sus gladiadores. Un gladiador que puede que haya realizado un último servicio a la causa, que ha valido un título más.

Tres jugadores y tres maneras ver el baloncesto para llegar a un mismo fin, GANAR, y que juntos le han dado muchas alegrías al FC Barcelona, aunque parece que el final está cerca y que la revolución ya asoma en el horizonte.

Comentarios recientes