Bynum y sus rodillas de cristal

Bynum y sus rodillas de cristal
Bynum y sus rodillas de cristal

Andrew Bynum es la gran esperanza de Philadelphia 76ers de cara a que la franquicia siga creciendo. Junto a Spencer Hawes, debe formar una pareja interior temible. Bynum llego en el megatraspaso de Dwight Howard de este verano, en el cual se verían involucrados Andre Iguodala y nuestro protagonista, como secundarios de lujo.

El nuevo pívot de Philadelphia 76ers, tiene un largo historial de lesiones, las cuales no le han permitido rendir al 100% en la cancha, lo que no nos ha permitido ver el verdadero techo de Bynum en la NBA. Aunque la pasada temporada en los Lakers dejan entrever a donde puede llegar, 18.7 ppp y 11.8 rpp, numero al alcance de unos pocos.

Talento tiene, de hecho los Lakers le renovaron a finales del 2008, por cuatro años más, a cambio de poco mas de 57 millones de dólares, y cuya última temporada, la 2012/2013, ronda los 16 millones.

Pero lo verdaderamente interesante de Bynum, que le ha lastrado en su rendimiento en la cancha, es su largo historial de lesiones en las rodillas. Lo que solo le ha permitido jugar una temporada los 82 partidos, la que fue su segunda temporada en la NBA, la 2006/2007.

La fama de Bynum como jugador de rodillas de cristal es bien conocida en toda la NBA, y en todas las temporadas ha tenido algún problema físico relacionado con las misma, menos la 2006/2007, de la que ya hemos hablado anteriormente.

Ahora ha aterrizado en Philadelphia y el club ha comunicado que estará tres semanas de baja, ya que Bynum irá a Alemania para someterse a un proceso experimental de plasma en sus maltrechas rodillas, y se espera que este para los primeros partidos de temporada.

Bynum tiene todas las condiciones de marcar una época en la NBA, ha entrenado todos estos años al lado del gran Kareem Abdul-Jabbar, y plantarle cara al mismísimo Dwight Howard, su recambio en los Lakers, en cuanto a la supremacía de mejor pívot de la competición. Pero deberá demostrar muchas cosas, una madurez que a día de hoy no se conoce, seguramente debido a su juventud, 24 años, una regularidad mayor en su rendimiento y que las lesiones le respeten mínimamente.

Comentarios recientes