La Euroliga destroza las competiciones nacionales

Jugar 2 partidos en menos de 48 horas a 8.000 kilómetros de distancia es una locura.

Felipe Reyes en el último partido ante el Khimki (Photo ACB)
Felipe Reyes en el último partido ante el Khimki (Photo ACB)

Entre Moscú y Tenerife hay más de 8.000 kilómetros. No, no se trata de empezar este post con un clase de geografía, es más bien una información importante para entender la reflexión del artículo. El pasado viernes por la noche, el Real Madrid disputó un intenso encuentro de Euroliga contra el Khimki BC en Rusia. El partido finalizó ya entrada la noche, por lo que los blancos tuvieron que coger un vuelo hacia las Islas Canarias, una vez finalizado el partido, para descansar un rato en Tenerife y madrugar al día siguiente. A las doce, hora en las islas, debían de disputar su encuentro contra el CB Canarias. Una locura que se tradujo en que los blancos a punto estuvieron de sucumbir ante un equipo, a priori, inferior.

Esto que le ha pasado este fin de semana al Real Madrid, le pasará también en algún momento de la competición al FC Barcelona, Caja Laboral y Unicaja de Málaga. Jugar los viernes noche una competición tan importante como la Euroliga y en menos de 48 horas volver a España para disputar un encuentro de la ACB es desvirtuar la competición local.

Se le falta al respeto a la ACB porque los equipos de Euroliga llegarán a un momento en el que tengan que elegir, entre dar descanso a algunas de sus estrellas o que estas acaben sobrecargadas y con lesiones. La gran perjudicada es la ACB, que no conseguirá una competición espectacular y, por ende, sacar rédito televisivo a sus partidos.

Por otro lado, los jugadores no van a rendir al nivel adecuado, redundando directamente en el espectáculo. O acaso es normal que tras 8.000 kilómetros, un duro partido y dos cambios horarios el cuerpo de los jugadores estén recuperados en 24 horas… No estamos hablando de atletas NBA, los jugadores europeos llevan otro tipo de preparación.

En los burladeros se empiezan a escuchar voces críticas con la Euroliga. Casi atemorizados, los clubes desgraciadamente no se atreven a alzar la voz en público contra algo que consideran atroz. No hay derecho a ese calendario, pero tengo que decir que sí, porque si me quejo me pasará lo mismo que le sucede a Valencia Basket, con un enfrentamiento con Jordi Bertomeu por las restrictivas normas de la competición. O incluso como al FC Barcelona, quien tiene miedo a perder su licencia por no tener un pabellón acorde con la normativa y ha de tragar con lo que se le presente.

Veremos que sucede cuando pase algo grave o estos equipos no puedan dar el nivel en las dos competiciones. La gran perjudicada, como siempre, la Liga Endesa ACB.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes