La enésima resurrección de Juan Carlos Navarro

Con Juan Carlos Navarro a buen nivel el Regal Barça es otro equipo.

Un lider para su equipo (ACB Photo)
Un lider para su equipo (ACB Photo)

La ‘Bomba’ Juan Carlos Navarro es el jugador más determinante que hay ahora mismo en el baloncesto FIBA. Hay muchos otros jugadores importantes, pero, con tanto peso específico como él, con tanta clase en la pista y que signifique tanto para un equipo, que cumpla ese pérfil sólo está el jugador del FC Barcelona. Lleva prácticamente un año arrastrando diversos problemas médicos que le han impedido estar al más alto nivel, pero, tras cinco jornadas en la Liga Endesa, cual Ave Fénix, ha resucitado y su equipo lo ha notado.

No olvidemos que el Regal Barça tiene en su plantilla a un grupo de jugadores entre los que se encuentran algunos de los mejores del baloncesto FIBA, pero, estas primeras jornadas, era un equipo triste. Erazem Lorbek no acababa de funcionar, el equipo buscaba más defender que dar espectáculo y las victorias no llegaban con la alegría que se espera del potencial de una plantilla como la catalana. Faltaba el gurú. La explosión de la Bomba. Tan necesaria, tan útil, tan vital para su equipo.

Ante la baja de Pete Mickeal este fin de semana, Xavi Pascual necesitaba más puntos en la línea exterior. Xavi Rabaseda era uno de los que tenía que responder, pero también Juanqui. Una necesidad en su equipo y él se encargo de coger el liderazgo. Sí, anotó 21 puntos, con porcentajes casi inmaculados desde todos los lados de la pista, pero, lo más importante, mandó y lideró.

La brújula del Regal Barça es Juan Carlos Navarro. Con dos bases de máximo nivel como Victor Sada y Marcelinho Huertas en la pista, el catalán obsequió a sus compañeros con 8 asistencias. Dando juego cuando él atraía a las defensas del rival, siendo Juan Carlos Navarro.

Porque Juanqui no es sólo el mejor alero de la Liga Endesa, con el permiso de Rudy Fernández, es el alma mater de su equipo. Con él en forma todo funciona a la perfección. De otro modo no se entiende el cambio de un FC Barcelona aburrido en las primeras jornadas a un equipo más agresivo, alegre, divertido.

Esto es sólo el principio. Si Juan Carlos Navarro aguanta el ritmo hasta final de temporada, si las lesiones no le impiden jugar entre 20 y 30 minutos por partido, si sus compañeros mínimamente responden, habrá que tener ojo con este equipo. El Ave Fénix ha vuelto para regalarnos su baloncesto. La Bomba está dispuesta a explotar cada fin de semana.

Comentarios recientes