La temporada recibe a los Miami Heat con anillo y mamporros

Garnett no quiso dar la mano a su ex compañero Ray Allen, Rondo si que dió algún mamporro a los Heat.

LeBron ya tiene su anillo
LeBron ya tiene su anillo

La cuestión era que había algo que entregar a los Miami Heat y vaya si recibieron. En primer lugar el anillo de campeón de la NBA que condecora la magnífica temporada realizada por Chris Bosch, Dwayne Wade, LeBron James y sus chicos. En segundo lugar, unos cuantos golpes que los Boston Celtics de Kevin Garnett decidieron repartir como caramelos de Halloween, había que marcar al campeón doblemente.

Haciendo un poco de crónica rosa, las caras de los jugadores de los Miami Heat eran de un orgullo supremo al salir a la pista y recibir del comisionado su felicitación y el anillo de campeón. Probablemente alguno de ellos creció un par de centímetros de altura, lo que le vino muy bien para el roster del equipo.

Chris Bosch salía con esa sonrisa nerviosa. La misma de un niño travieso que sabe que ha hecho algo mal, pero que nadie se ha dado cuenta de ello. Mirada al frente, satisfacción y recogida del título.

Dwayne Wade fue un poco más Wade. Seriedad. No sonrisas. Gesto de chulería, agradecimiento a la grada en forma de beso y camino a recibir su tesoro. Sólo rompió ese rictus cuando dio la mano a David Stern y recibió su anillo a continuación. Por fin rió el muchacho.

Por último, en este repaso más propio del Tomate, LeBron James. Gesto de chulería, lo pedía grada, pasó firme y decidido hacía David Stern. Apretón de manos y confidencia al MVP de las finales. ¿Qué le diría Stern? Lo que está claro es que le sacó una sonrisa.

Pero durante los 48 minutos de partido sonrisas hubo pocas. No se llegaron a las lágrimas pero si que a un par de mamporros. Unos picados Boston Celtics dieron la bienvenida al campeón al estilo NBA. Tan rebotados que ni saludaron a su ex compañero Ray Allen. El ex celtic fue a saludar a los que fueran sus compañeros, encontrándose con Kevin Garnett quien le ignoró con la mirada.

En el juego tampoco reinó la limpieza de los de Boston. Entre otras cosas porque los Heat dominaron durante todo el partido. Pese a los calambres de LeBron, Wade y un banquillo más poblado, salieron al rescate.

Pero no acabarían aquí las tortas. La parte negativa la ofreció Rondo al cometer una falta técnica y otra flagrante contra Wade cuando ya concluía el partido. Eran caramelitos de Halloween, diría alguno. Lo cierto es que el regalo se lo llevaron los Celtics a su casa, perdiendo por 120-107.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes