La segunda unidad de los Wolves da la cara

Los Timberwolves lideran su división aún con las bajas importantes de Kevin Love y Ricky Rubio.

Marc Gasol defiende a Nikola Pekovic
Marc Gasol defiende a Nikola Pekovic

Una semana es poco tiempo para poder empezar a sacar conclusiones de cómo va a ser la campaña para muchos equipos de la NBA pero en la fría Minneapolis se respira un aire de optimismo. Sobre todo después de una pretemporada en la que partían sin dupla de estrellas, la formada por Kevin Love y Ricky Rubio. El catalán recuperándose de su dura lesión y el norteamericano que tras romperse la mano se pierde algo más de 20 partidos, un duro contratiempo aplacado por la segunda unidad de los Wolves, que mantienen al equipo como líder de su división. Un inicio inesperado.

Pero maticemos lo de inesperado. Está claro que contar con tu pareja de jugadores de moda fuera de las canchas es un palo muy duro. Kevin Love es el alma mater de este equipo, el jugador franquicia, el cuatro dominador y Ricky Rubio es la magia, la fantasia del rookie. Sin embargo en la franquicia hay más cosas y se ha trabajado con previsión para confeccionar una plantilla interesante.

Analicemos primero a los jugadores que están supliendo a Ricky Rubio. Al del Masnou no lo están cubriendo dos cualquieras. En primer lugar, Luke Ridnour es el director de operaciones. El base titular del equipo se encarga de dar criterio al juego, serenidad y lucha en la pista. Se trata de un jugador veterano en la NBA que aporta su conocimiento del juego y que se resuelve bien en el apartado anotador, aunque esa no es su tarea. De momento son 11ppp, superando la media de su carrera que está en 9ppp.

El otro base es José Barea. El puertorriqueño le da un poco de ritmo loco al juego cuando este lo necesita. El encargado de dar minutos de descanso a Ridnour sin desentonar en la pista. No se trata de un base anotador pero si que está subiendo sus guarismos con respecto a sus medias con 9ppp y 4app.

Sustituyendo a Kevin Love es donde más acertada ha estado la franquicia de Minneapolis. Los Wolves cuentan con un seguro de vida que ya está de vuelta en la NBA y de que forma, Andrei Kirilenko. El ruso ha comenzado a jugar con un “como deciamos ayer”, después de su año en el CSKA de Moscú. Está siendo el líder anotador del equipo realizando grandes exhibiciones como la protagonizada ante los Brooklyn Nets, equipo por el que estuvo a punto de fichar al principio de temporada. Contra los neoyorquinos firmó 16 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias, para su carta de vuelta a esta liga.

Pero, si alguien está sorprendiendo en este inicio de campeonato ese es el pívot montenegrino Nikola Pekovic. En su segundo año en la competición se está multiplicando para que su equipo no note las bajas de jugadores tan importantes en su rotación. La falta un poco más de dureza en defensa, pero lo está compensando en ataque. Por él y sus 2,11 empiezan a pasar algunas de las jugadas de pizarra de los Wolves, 14ppp 5rpp son sus números.

A todo esto la profundidad en el banquillo se completa con jugadores de rotación que están respondiendo, como el otro ruso y rookie del equipo, Alexey Shved, Brandon Roy o Derrick Williams. Muy buena pinta tiene este inicio de campeonato de los Minnesota Timberwolves y mejor todavía cuando se enganchen Ricky Rubio y Kevin Love.

Comentarios recientes