Andrew Bynum, crónica de una decepción anunciada

El pívot se vuelve a lesionar y podría perderse toda la temporada

Andrew Bynum todavía no ha debutado con los Philadelphia 76ers
Andrew Bynum todavía no ha debutado con los Philadelphia 76ers

El polémico center Andrew Bynum no está teniendo el inicio esperado por él y por todos los aficionados de Philadelphia 76ers. Después de llegar de Los Ángeles Lakers lesionado, el jugador ya casi recuperado, se ha vuelto lesionar de una forma un tanto surrealista y que cabreará -y mucho- a la parroquia del Wells Fargo Center. Podría perderse la temporada y sabiendo que el verano que viene formará parte de los Free Agents, ¿se equivocó Philadelphia aceptando el trade, en el que perdía a su máxima estrella Andre Iguodala? ¿Renovarán a Bynum o lo dejarán marchar? Todo depende de la mentalidad del jugador.

Andrew Bynum llegaba a la ciudad del amor fraternal con el cartel de nueva estrella, incluso siendo comparado con Moses Malone y Wilt Chamberlain. Inmerso en uno de los traspasos más espectaculares e influyentes de la historia, Bynum llegó a Philadelphia, Dwight Howard partió a Los Ángeles para enfundarse la elástica de oro y púrpura, y Andre Iguodala, el favorito de la afición de los Sixers, se marchaba a Denver para jugar con los Nuggets. Este traspaso fue fuertemente cuestionado y criticado, pero en Philly estaban contentos, habían conseguido de nuevo el espíritu de Dr.J.

Esta comparación viene ligada a la consecución de los tres títulos que posee la franquicia de Pennsylvania, ganados en 1955, 1967 y 1983. En el segundo título, el equipo estuvo basado en el legendario, pionero y poseedor de 72 récords, Wilt Chamberlain. El máximo anotador en un partido con 100 puntos le dio el aire que necesitaba a la franquicia de Philly y dominó la competición de una manera atronadora. En cuanto a 1983, no era Wilt, pero sí Moses Malone, acompañado de Dr.J Julius Erving. Con ambas bestias del baloncesto de los 80, los Sixers volvieron a alzarse con el anillo de campeón pasando por encima a los Lakers de Magic Johnson y Kareem Abdul-Jabbar.

En la NBA se tiende a comparar constantemente, y por ello, el fichaje de Andrew Bynum ilusionó de tal manera a la afición, creyendo incluso que se convertirían en contenders de manera inmediata. Pero parece que no será así, ya que el aroma de la dececpión ya se palpa en Philadelphia. Y lo peor de todo, que parece que al jugador le da igual y es una lástima porque talento tiene y de sobra.

El portal Slam Magazine Online publicó en la jornada de ayer que la nueva lesión de Bynum podría llevarle a perderse el resto de la temporada. Finalizando el proceso de rehabilitación de la rodilla operada, el jugador -poco espabilado- se lesionó la otra rodilla jugando a los bolos. Esta lesión tan dantesca y circense sólo hace que aumentar la merecida fama de pasota y poco profesional.

Un antiguo compañero de Bynum, quien no ha querido revelar su nombre, afirmó en Slam Magazine unas declaraciones muy jugosas y que dejan en mal lugar -todavía más- al jugador de Nueva Jersey. ''No sé si la historia de bolos que se ha contado es cierta, pero lo que sí sé y puedo decir es que nunca antes me había encontrado con un jugador en la NBA a quien le gustase menos el baloncesto''.

A cada momento que aumenta el tamaño del pelo del jugador, disminuyen sus ganas por jugar al baloncesto. No tiene compromiso, no tiene voluntad ni quiere tenerla. El jugador tiene talento pero no tiene la fuerza mental que tienen los ganadores, aunque algunos de ellos tengan menos calidad. Bynum es un auténtico center, de los que dominan épocas, pero no quiere demostrarlo. Y esto, sólo lo puede cambiar él.

De momento y salvo a sorpresa mayúscula, los Sixers se han equivocado. Se han desprendido de su máximo exponente en los últimos años, para fichar a un jugador que se lesiona jugando a los bolos estando en pleno proceso de rehabilitación de otra lesión. Además, el jugador está en su último año de contrato, por lo que si finalmente se pierde el resto de la temporada, tiene prácticamente imposible seguir en Philadelphia. Ahora, aún está a tiempo de cambiar su mala dinámica y relanzar su carrera, sino lo hace, en unos años lo veremos de suplente en cualquiera de los peores equipos de la competición, pensando por qué no se entregó más.

Comentarios recientes