Pau Gasol y sus pantalones

Pau Gasol necesita volver a sus orígenes si quiere permanecer en LA.

Pau Gasol debe mejorar para continuar en los Lakers
Pau Gasol debe mejorar para continuar en los Lakers

Además de buen jugador las dos etiquetas que siempre se le cuelgan a Pau Gasol son las de jugador blando (Pau Gasoft) y de almacén de excusas. Merecidas o no, es la primera vez que su mejor amigo en la NBA, Kobe Bryant le pega un tirón de orejas. Veamos bien el porque.

El primer análisis es evidente. Pau Gasol ha bajado en exceso sus números en la competición. Este año está promediando 12,6 puntos y 8,8 rebotes en 34 minutos, siendo sus medias de 18,5 y 9,2 en 35 minutos, consiguiendo peores registros que su año de rookie en el que hizo 17,6 y 8,9. El algodón no engaña, no son sólo sensaciones las que indican que Pau está bajando su rendimiento.

Vayamos un poco más allá en las cifras. Podíamos llegar a pensar que su número de tiros ha disminuido con respecto a otros años por la acumulación de estrellas en la plantilla. Pues bien, atendiendo a los números eso tampoco es así. Pau Gasol lleva una proyección hasta final de temporada de 998 lanzamientos, una media muy similar a las de sus campañas donde lo ha jugado todo, en la que se movía por cifras cercanas a los 1.000. Ahora bien, su nivel de tiro ha bajado también. Ha pasado de ser un jugador seguro con un 52% a bajar al 42%. Esto si que tiene un razonamiento claro, ha empezado a jugar más lejos del aro, lo que le ha perjudicado en sus tiros.

Con los números en la mano, ¿tiene Pau Gasol motivos para quejarse? Pues, lo cierto es que el catalán no está en su mejor momento y no ha sabido, por primera vez desde que está en la NBA adaptarse a las circunstancias. Desde que está en la liga este puede ser el único momento en el que sus detractores puedan tener razón en lo de Gasoft.

Qué Pau Gasol cambie es algo que sólo depende de sus objetivos. Está claro que Mike D’Antoni no va a cambiar de parecer y salvo lesión de Dwight Howard no va a volver a jugar por dentro. Es un hecho. Gasol se debe de readaptar y rescatar facetas de su juego que había olvidado. Recordemos que en la prehistoria Pau Gasol era un jugador al que le gustaba ser exterior, eso sí, en aquel entonces era un chaval de 18 años que medía 2,15 y pesaba 80 kilos. Veloz cual gacela jugaba muy cómodo en la posición de alero. Los años y los kilos, estos transformados en músculo, le impiden hacer movimientos que antes podía hacer con los ojos cerrados, ahora tiene que rescatarlos.

Le toca a Pau Gasol, como bien explica Kobe Bryant con su “Pau tiene que ponerse los pantalones por los pies. Dejarse de chiquilladas. No puede quedarse lamentándose ni quejándose por ello”, ponerse a la faena y tomar una decisión muy importante en su carrera. Esta decisión tiene que ver con si quiere seguir en la NBA como pívot dominante y por lo tanto fuera de Los Ángeles Lakers o bien su intención es adaptarse a la situación, a un juego que él ya ha practicado y volver a callar la boca a sus detractores con su espíritu de superación.

Dos caminos tiene Pau Gasol para volver a ser ese jugador admirado en la NBA. Quiza el de Sant Boi espera la sanadora recuperación de Steve Nash, que pueda dar un poco de frescura a su juego. Una segunda opción para seguir esforzándose y tomar una decisión sobre su futuro. Afortunadamente, los años de buen servicio en la NBA le granjean múltiples opciones para fichar.

Comentarios recientes