Tyson Chandler, el discípulo de Angela Merkel

Austeridad y eficiencia son las claves de este pívot, que tiene a tiro un récord histórico de la NBA

Tyson Chandler
Tyson Chandler

Si la canciller alemana Angela Merkel conociera a Tyson Chandler, a buen seguro que quedaría prendada del center de los New York Knicks. Incluso no se descartaría que le ofreciera un cargo dentro de su equipo de gobierno. Y es que Chandler reúne todas esas cualidades que Merkel viene pregonando a lo largo y ancho de Europa como remedios para salir de la crisis: austeridad y eficiencia. Sin alardes, él es el líder destacado de la liga en cuanto a porcentaje de tiros de campo. Nadie en toda la NBA es más eficiente que él.

Tras realizar anoche una nueva exhibición en otra victoria de los Knicks en el Madison Square Garden (103-102 ante Cleveland) anotando 9 de sus 10 intentos de canasta, Chandler ha elevado su porcentaje de acierto hasta el 72,1%. Una auténtica barbaridad. Suele ser habitual que los centers superen, incluso holgadamente, la barrera del 50% de aciertos, pero solo una vez en la historia un jugador ha sido capaz de terminar la liga por encima del 70% y fue un tal Wilt Chamberlain en la 1972-73. ¿Les suena?.

Evidentemente, hay diferencias. Chamberlain era un anotador descomunal, algo que añade valor a sus porcentajes (no es lo mismo promediar un 70% anotando 20 puntos por partido que anotando 10). No obstante, la temporada en la que consiguió el récord con un 72'7% anotó poco más de 10 puntos por encuentro y en el global de su carrera se quedó en un 54%.

Que sea Chandler el que esté poniendo en jaque este récord que este año cumple 40 años no debería sorprender. Desde la temporada 2005-06 (su último año en Chicago antes de ser traspasado a Dallas) en ninguna ha bajado del 56% de acierto, consiguiendo más de un 60% en cuatro de ellas. Así, Tyson Chandler está situado ahora mismo como el segundo jugador de la historia de la NBA con mejor porcentaje a lo largo de toda su carrera con un 58'3% solo por detrás de Artis Gilmore (59'9%).

Sin grandes alardes, le basta con en el rebote ofensivo y el pick and roll como únicos alimentos de una dieta muy austera. Es difícil recordar a Chandler recibiendo un aclarado en el poste para jugársela. Es un auténtico superviviente, un Robinson Crusoe de la zona. En una temporada en la que los Knicks son el equipo que más triples anota de la liga, él solito es capaz de encontrar sus tiros entre tanto juego de perímetro.

Y este año los está encontrando más que nunca, pues además de estar ante su mejor temporada en porcentajes, Chandler está anotando más que en su vida. Promedia 13'1 puntos por noche frente a los 8'9 sumados a lo largo de su carrera. Algo a lo que ha contribuido también su mejora desde la línea de tiros libres. Chandler ha acabado dos temporadas con mejor porcentaje de tiros de campo que de personal, pero fruto de un buen trabajo a lo largo de los años, ha pasado de rondar el 50% de acierto desde el 4'70 a rondar un digno 70%. Un paso más de un jugador que quiere entrar en la historia de la liga. Que tome nota Merkel.

Comentarios recientes