Jeremy Lin hace del Madison el patio de su casa

El base de origen asiático sumó 22 puntos y 8 asistencias en su regreso al Madison Square Garden

Jeremy Lin regresó al Madison Square Garden
Jeremy Lin regresó al Madison Square Garden

Como si hubiese jugado allí desde bien pequeño y lo siguiese haciendo todos los días. Esa es la sensación que Jeremy Lin volvió a dejar anoche en los aficionados del Madison Square Garden. El base regresaba a New York por primera vez desde su salida rumbo a Houston este verano y lideró los Rockets en su victoria por 96-109 frente a los Knicks con 22 puntos y 8 asistencias. Su equipo venció y él ganó su duelo particular con Raymond Felton, su sustituto, aunque en el global de la temporada es el 'Knickerbocker' el que está ganando la partida.

La historia de Lin es bien conocida, pues su caso fue una de esas maravillosas rarezas que, de vez en cuando, deja el mundo del deporte. Tras un año y medio de auténtica comparsa en la NBA, a mediados de la temporada pasada Lin saltó a la fama al verse obligado a ser el base titular de New York Knicks por una plaga de lesiones y liderar a un equipo que por aquel entonces iba a la deriva con un récord indigno de un equipo de play-off. Su historia ocupó las portadas más ilustres durante semanas y fue, en definitiva, la gran sensación de la campaña en la NBA.

Pero acababa contrato. Y ahí surgió la duda. ¿Ofrecer un caché de estrella a un jugador que sólo lo ha demostrado en una cuarta parte de los partidos que ha jugado en la NBA?. Los Knicks no lo tenían claro, pero sí los Rockets. Los jugadores y el cuerpo técnico de New York se posicionaron a favor de igualar la oferta de 25 millones de dólares por tres años que ofrecía Houston, pero la dirección del equipo de la Gran Manzana no estaba por la labor. Dejaron marchar al ojito derecho del Madison y a cambio ficharon a Raymond Felton, Jason Kidd y Pablo Prigioni. Un ex de la casa y dos veteranos con galones, aunque el último de ellos sea rookie.

Ese fue el final de una relación sentimental Lin-New York que podía no haber acabado bien, pero el desarrollo de los acontecimientos ha hecho que la normalidad fuese la nota predominante ayer en su vuelta al Madison Square Garden. Los Knicks son actualmente el mejor equipo de la Conferencia Este (pese a la derrota de anoche por 96-109) y en gran parte es gracias al trabajo de sus tres nuevos bases. Kidd y Felton, además, juegan una gran cantidad de minutos y son los escuderos perfectos para un Carmelo Anthony (que ayer no pudo jugar) en el mejor momento de su carrera. No hay motivos ni para echar de menos a Lin ni para reprocharle su marcha. El base de origen asiático escogió su mejor oferta y nunca ha levantado la voz en contra de nadie. Eso sí, cada vez que tocaba el balón anoche la grada del Madison le abucheaba, aunque daba la sensación que era más por temor o miedo a lo que les pudiese liar que por enemistad verdadera.

Lin se impuso en el Madison, pero si hacemos balance de la temporada está un poco por detrás de Raymond Felton. Estadísticamente, el base de los Knicks promedia más puntos y más asistencias que el de los Rockets, que no está viviendo precisamente su campaña soñada. Al lado de James Harden, todavía no ha encontrado su sitio, aunque poco a poco ambos se van combinando mejor y su equipo lo agradece. La mejor prueba, la victoria de ayer, la primera que un equipo visitante logra en el Madison Square Garden esta temporada.

Tras el partido, unos y otros hablaron en rueda de prensa y se desearon lo mejor de aquí en adelante. En definitiva, pura normalidad en una de los regresos con más morbo de la temporada en la NBA. Ahora queda ver hasta dónde pueden llegar uno y otro equipo, pues calidad y talento tienen de sobra para estar peleando hasta bien entrada la postemporada.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

Comentarios recientes