En Minnesota sí creen que los blancos la saben meter

Por segundo partido consecutivo los Timberwolves formaron un quinteto titular sin jugadores de raza negra

Cuando se cumplen precisamente 20 años del estreno de la famosa película 'Los blancos no la saben meter' en Minnesota apuestan por todo lo contrario. Ayer, por segundo partido consecutivo los Timberwolves alinearon un quinteto titular sin jugadores de raza negra, en una Liga donde el 80 por ciento sí lo son. El técnico Rick Adelman formó de inicio con Luke Ridnour, Alexey Shved, Andrei Kirilenko, Kevin Love y Nikola Pekovic. Aunque ayer la franquicia del lobo perdió 103-92 ante los vigentes campeones, Miami Heat, el hecho de tener esta temporada una plantilla prácticamente en su totalidad formada por jugadores blancos no le está siendo un hándicap a la hora de competir con el resto de 29 equipos de la NBA, ya que de momento el balance es positivo con 12 victorias y 11 derrotas.

Un quinteto titular formado por jugadores blancos en la NBA es casi tan difícil de ver como a Leo Messi sin meter un gol. De hecho los Minnesota Timberwolves son el único equipo de la liga norteamericana que esta temporada no ha alineado a ningún jugador de raza negra en el cinco inicial, hasta tal punto que incluso lo ha hecho en tres ocasiones. La última vez que un equipo de la NBA lo hizo fue hace más de nueve años, el 3 de diciembre de 2003, cuando los Utah Jazz se enfrentaron a los Houston Rockets con un quinteto titular formado por el español Raül López, Sasha Pavlovic, Matt Harpring, Greg Ostertag y Andrei Kirilenko. El alero ruso puede presumir de haber jugado en ambos equipos en una competición donde los blancos son la minoría.

Pero en Minnesota ocurre todo lo contrario, ya que además de los citados Ridnour, Shved, Love, Pekovic y Kirilenko, el entrenador Rick Adelman (también caucásico) echó mano ayer de otros tres jugadores blancos (Lou Amundson, Greg Stiemsma y José Juan Barea) para enfrentarse a los Miami Heat de LeBron James, Dwyane Wade, Chris Bosh y compañía, y eso que por decisión técnica dejó en el banquillo al español Ricky Rubio. El base de El Masnou, que ya ha jugado dos partidos desde su reaparición tras recuperarse de la grave lesión de rodilla, sigue con su plan previsto, que incluía no jugar dos encuentros en dos días consecutivos (los llamados back-to-back), tras participar el lunes contra Orlando Magic.

De los 15 jugadores que tiene en plantilla Minnesota Timberwolves, diez son blancos, ya que uno de los fichajes de este pasado verano, el alero Chase Budinger, está lesionado para varios meses. Los afroamericanos que tienen los Wolves en nómina son Derrick Williams, Brandon Roy, Malcolm Lee, Josh Howard y Dante Cunningham, jugadores no dominantes en una NBA que está bajo el imperio de los Kobe Bryant, Kevin Durant, Carmelo Anthony y demás.

En una liga donde el 'Black Power' extiende su manto temporada tras temporada, el caso de los Minnesota Timberwolves es prácticamente único en la competición. Ningún equipo se acerca a la cifra de jugadores blancos de los Wolves y muy pocos podrían formar un quinteto totalmente blanco si quisieran. Una de las franquicias que tradicionalmente le sigue a la zaga en cuanto al número de jugadores caucásicos son los Toronto Raptors. El equipo canadiense tiene hasta seis blancos en la plantilla (José Calderón, Landry Fields, Aaron Gray, Linas Kleiza, Andrea Bargnani y Jonas Valanciunas) pero hasta la fecha, sobre todo, debido a las lesiones, no ha tenido la opción de plagiar el caso único de Minnesota. De momento Rick Adelman ha apostado en tres de sus 23 partidos por alinear a un quinteto sin jugadores de raza negra y habrá que llevar la cuenta de ahora en adelante del número de veces que lo volverá a hacer, con el regreso de Ricky Rubio y el buen rendimiento que le está dando el ruso Alexey Shved.

Comentarios recientes