La aparición del nuevo salvador

Steve Nash podría regresar este fin de semana ante los Warriors, aunque la opción más probable es que vuelva el día de Navidad ante los Knicks.

Steve Nash, ya recuperado de su lesión de peroné
Steve Nash, ya recuperado de su lesión de peroné

El regreso de Steve Nash a las canchas de la NBA podría suceder este fin de semana donde Los Ángeles Lakers se enfrentan a la revelación de la temporada, Golden State Warriors. Aunque se esté especulando con su vuelta, el propio jugador ha afirmado que la opción más realista es la de volver el día de Navidad ante los Knicks. La afición y el propio equipo angelino están deseando la vuelta del mítico base, quien ha sido catalogado como el nuevo 'salvador' del equipo. Hay muchas esperanzas puestas en Nash ya que con él, el juego del equipo estará mucho más definido y marcado.

Aunque se espera su vuelta para el día de Navidad donde la NBA ha preparado una jornada especial con los mejores partidos (Knicks-Lakers y Thunder-Heat), Steve Nash podría jugar el próximo partido del equipo en el que se enfrentará a Golden State Warriors en la cancha de estos en la madrugada del sábado al domingo, si los entrenamientos de hoy de mañana marchan con total normalidad.

''No hay plan establecido para mi lesión. Solo quiero ir día a día y mañana ya veré como me siento. Si soy capaz de entrenar al ritmo de mis compañeros podría jugar el sábado, pero la opción más realista es volver el día de Navidad ante los New York Knicks'', dijo el propio Steve Nash.

"No hay plan. Sólo quiero pasar hoy en día, ver cómo me siento por la mañana", dijo Nash. "Si soy capaz de practicar (viernes), ver cómo me siento sábado, ya veremos cómo va. Pero creo que la Navidad es probablemente la más realista".

El sistema de 'Run&Gun' de Mike D'Antoni basado en pases rápidos y tiros desde cualquier distancia, por fin tendrá a un director que orqueste con su mágica batuta todo el juego del equipo angelino. Esta buena noticia se suma a la vuelta del power forward español Pau Gasol, quien regresó a la rotación del entrenador el pasado encuentro ante los Charlotte Bobcats.

La fluidez y el sentido que le puede aportar Nash al juego de los Lakers es la gran baza ilusionante para una afición que está viendo como su equipo no despega. Este roster repleto de estrellas del baloncesto está diseñado para conseguir los mayores retos al alcance de los jugadores de la NBA. A principio de temporada eran grandes favoritos, ahora, a 21 de diciembre coincidiendo con el fin del mundo maya, tendrán que recuperar ese cartel de 'contender'.

El ex jugador de Phoenix Suns y Dallas Mavericks sufrió una lesión en el peroné izquierdo el pasado 1 de noviembre ante los Portland Trail Blazers. Desde aquel día, se intentó su vuelta en varias ocasiones, pero la dificultad de la lesión y el riesgo que ella suponía, alargó el tiempo de recuperación hasta este fin de semana. En total, Steve Nash se ha perdido 23 partidos esta temporada, no siendo partícipe pero sí espectador del desastre del equipo angelino en este inicio de campaña.

Hace algunas semanas, Mike D'Antoni comentó en una rueda de prensa que el juego que quería implantar a los Lakers no se verá en su máximo esplendor hasta que Steve Nash no volviera a las canchas del circuito baloncestístico. Con Steve Blake también lesionado, la dirección del equipo era relegada para Chris Duhon y Darius Morris. Ambos jugadores no han cumplido con las expectativas haciendo de los Lakers un equipo sin capitán ni hoja de ruta.

La esperanza que les queda a los Lakers está basada en la histórica relación profesional de Steve Nash y el propio Mike D'Antoni. El entrenador nacido en West Virginia coincidió con el base en la llamada 'Era Nash' en Phoenix Suns. D'Antoni fue entrenador de la franquicia de Arizona desde el año 2002 hasta el 2008. En este periodo los Suns consiguieron el crédito suficiente para ser considerados como un rival difícil y por qué no, candidatos al título. D'Antoni tuvo el privilegio de ver como un jugador de su plantilla (Steve Nash) era premiado con el MVP de la Regular Season dos años consecutivos (2005 y 2006).

Nash es la alargación de D'Antoni en la pista. Se conocen, se entienden y se compenetran y es por ello que en la ciudad de Hollywood están deseosos de ver de nuevo este mágico dúo, aunque sí, esta vez con unos cuantos años más encima. Además, el tiempo de 'descanso' que ha tenido el jugador durante estos meses coincidiendo con su lesión de peroné, puede convertirse en una gran baza para los Lakers que llegarían a los Playoffs con uno de los mejores bases del torneo en perfectas condiciones y más fresco que otros guards. En los dos partidos que disputó con el equipo a principio de temporada, Nash promedió 4.5 puntos, 4 asistencias y 3 rebotes en 25 minutos.

Comentarios recientes