Los Clippers quieren ser el primer equipo de Los Ángeles

El 'hermano pobre' de la ciudad angelina sigue batiendo récords históricos de la franquicia

El baloncesto en Los Ángeles siempre ha estado teñido de púrpura y oro. Los títulos y la historia de los Lakers han tenido relegados a los Clippers a un discreto (y durante años hasta ridículo) segundo plano. Pero el hermano pequeño parece estar dando el estirón, ya no quiere que el mayor le siga mirando por encima del hombro nunca más. Así, anoche los Clippers vencían a Sacramento (97-85) y sumaban su 12ª victoria consecutiva. Es la primera vez en la historia que esta franquicia encadena una racha victoriosa tan extensa, la cual les ha llevado a un récord de 20-6.

Llevan invictos desde el 26 de noviembre cuando perdieron ante los Hornets de Nueva Orleans y acaban de igualar la mejor racha de la temporada, la cual comparten con uno de los grandes candidatos al título final, Oklahoma City Thunder. Los Clippers basan su fortaleza en dos pilares básicos. El primero de ellos es el binomio Paul-Griffin. Una pareja de All Stars que otorgan al equipo la solidez necesaria, pese a que sus números no estén brillando en demasía. De hecho, ninguno de ellos consigue llegar a promediar un doble-doble, ya que Chris Paul se queda en 16 puntos y 9,4 asistencias y Blake Griffin en 18,2 tantos y 8'8 rebotes.

Es evidente que se podría esperar más, estadísticamente hablando, de dos jugadores dominantes en sus puestos, pero aquí entra el segundo pilar sobre el que descansan estos exitosos Clippers: el equipo. Probablemente los angelinos cuenten con la mejor y más profunda rotación de la liga junto a la de los San Antonio Spurs. Hombres como Jamal Crawford, Matt Barnes, Eric Bledsoe o Lamar Odom componen una segunda unidad de lujo, siempre alerta por si se necesita de ellos.

Especialmente interesante es el resurgir que se ha venido intuyendo en los últimos partidos de un Odom que si consigue acercarse al nivel que mostró en Lakers podría dar otra dimensión a esta plantilla. Además, a este banquillo hay que añadirle dos hombres que están lesionados de larga duración pero que todavía pueden ayudar y mucho al equipo si logran recuperarse exitosamente. Dos veteranos de la talla de Chauncey Billups y Grant Hill. El primero no tiene fecha de vuelta establecida y al segundo se le espera hacia mediados de enero. Eso sí, anoche el turno fue para las dos rutilantes estrellas. Ellos dos solitos se bastaron para acabar con unos Kings que en ningún momento estuvieron en partido. CP3 se fue hasta los 24 puntos (con cinco triples), 13 asistencias, cinco rebotes y cinco robos de balón, mientras que Blake Griffin firmó 21 tantos, 13 rebotes, dos asistencias, dos robos y dos tapones.

Por ahora, a punto de cumplir los dos meses de competición, los Clippers están segundos de la conferencia Oeste solo por detrás de Oklahoma y por delante de equipos como Memphis, San Antonio y cómo no, los vecinos Lakers, que con su paupérrimo 12-14 empiezan a ver como cada vez la distancia es más grande con ese hermano pequeño al que tantas veces han aplastado. Tal vez este sea el año en el que los Clippers se conviertan en el primer equipo de Los Ángeles.

Comentarios recientes