El efecto Nash respalda a D'Antoni

La paz regresa a los Lakers con el base canadiense

Dos partidos ha necesitado Steve Nash tras su lesión para tranquilizar los ánimos en Los Ángeles y respaldar la idea de juego que intenta implantar Mike D'Antoni en los Lakers. Todavía no se pueden lanzar las campanas al vuelo pero en Hollywood vuelve a reinar la paz y el veterano base canadiense ha tenido mucho que ver en ello. Dos victorias en dos partidos complicados han dado alas a un proyecto que hace muy poco estaba en entredicho, aunque los nuevos Lakers, ya con todos los jugadores sanos, aún tiene que pasar la prueba del algodón durante las próximas semanas con un calendario muy exigente.

24 partidos sin Steve Nash han sido toda una odisea para Los Angeles Lakers, pero el que fuera dos veces MVP de la NBA ha demostrado en sólo dos partidos que lo de jugar al baloncesto no se le ha olvidado, ni mucho menos. En un sistema donde reinaba la anarquía, con Kobe Bryant, Dwight Howard y Pau Gasol prácticamente haciendo cada uno de las suyas en la cancha, con permiso de Metta World Peace, el base canadiense ha reinstaurado el orden que hacía falta en el sistema del entrenador Mike D'Antoni. El triunfo en la prórroga ante unos renacidos Golden State Warriors y la última victoria en el Día de Navidad ante uno de los equipos de moda, los New York Knicks, han servido para respaldar un proyecto que hacía aguas por todos los lados, pero en el que quizás sólo hacía falta una cabeza pensante. Y esa es la de Steve Nash.

Por primera vez desde el pasado 30 de noviembre Los Angeles Lakers vuelven a estar con un 50% en el balance victorias/derrotas (14-14). Cinco triunfos seguidos (los últimos dos con Nash en la pista) han hecho posible una reacción que tardaba en llegar y que ha puesto a más de uno en un aprieto. Las victorias ante Washington, Philadelphia y Charlotte no dieron brillo al equipo, pero las dos últimas ante Warriors y Knicks ya han significado algo más. El detonante ha sido la figura del base canadiense. Su efecto se ha notado desde su regreso, ya que contra los Warriors los Lakers firmaron el récord de asistencias de toda la temporada, con 31, mientras que ante los Knicks se quedaron en 22. Unas cifras por encima de la media que presentan los Lakers a estas alturas, con 20,9, o lo que es lo mismo, el décimo peor equipo de toda la NBA en esta estadística. La ausencia de Steve Nash durante 24 partidos fue una de las razones para que los Lakers fueran tan poco solidarios, pero tras su reaparición la cosa pinta diferente.

Los números de Steve Nash en sus dos encuentros son un halo de esperanza para todos. 12 puntos y 9 asistencias en Oakland y 16 puntos y 11 asistencias en el Staples. Su visión de juego se ha contagiado al resto del equipo y pese a que Kobe Bryant lleva nueve partidos consecutivos anotando más de 30 puntos, parece ser que es la única licencia que existe dentro de la plantilla. La estrella de los Lakers ha sido el primero en elogiar a Nash tras su regreso hasta el punto que afirma que mejora su juego.

"Es como si Michael Jordan tuviera a John Stockton, un jugador que facilita la manera de hacer las cosas. Nunca he tenido esto a lo largo de mi carrera. He jugado al lado de otros grandes bases como Derek Fisher o Ron Harper pero nunca lo había hecho con un base que tenga la capacidad de manipular a la defensa a su antojo y que ordene las posiciones de cada uno en la pista. Es genial"

Mientras parece que la sintonía Nash-Bryant funciona a la perfección, el próximo reto para el base canadiense será el de involucrar a Dwight Howard y a Pau Gasol a partes iguales. La pareja interior de los Lakers parece que no se lleva muy bien dentro de la pista. Los dos se estorban, ocupan los mismo espacios en ataque, pero el que se está sacrificando más por el equipo es sin duda el pívot español. Ante los Knicks, en los últimos minutos fue capaz de defender a Steve Novak o a Jason Kidd, y por fin tuvo la recompensa en ataque con un mate que sentenció el triunfo.

Esta noche ante unos irregulares Denver Nuggets, los de Mike D'Antoni tienen una nueva oportunidad para seguir mejorando en su juego. Más les vale porque se avecinan partidos muy complicados echando un vistazo al calendario, ya que después de visitar las montañas rocosas y con dos trámites en casa ante Portland y Philadelphia, los Lakers se las verán con los Clippers, Rockets, Spurs y Thunder, entre otros. ¿Hasta cuándo durará el efecto Nash?.

Comentarios recientes