En la NBA no pasan los años... para algunos

Varios jugadores mayores de 35 años están viviendo su segunda juventud

Otro año más en la NBA, pero parece que para algunos jugadores de la mejor liga de baloncesto del mundo no pasan los años, como son los casos de Tim Duncan, Kevin Garnett, Steve Nash. Desde blogdebasket.com destacamos a continuación a los que en 2013 seguirán viviendo una segunda juventud pese a que ya hayan superado los 35 años. Algunos de ellos siguen con el mismo estatus desde que aterrizaron en la liga allá en la década de los 90, otros han sido relegados al banquillo, pero siempre que saltan a la pista responden.

TIM DUNCAN

El caso del pívot de los San Antonio Spurs es sin duda el más destacado de esta presente campaña. Pese a sus 36 años Tim Duncan sigue ejerciendo de auténtico All Star y no parece que lleve 16 temporadas al más alto nivel. Toda su carrera ha estado ligada a la franquicia del Álamo y aún es el líder de un equipo que este año volverá a ser uno de los favoritos para el anillo de campeón. Tim Duncan apenas necesitó dos años en la NBA para liderar a los San Antonio Spurs al título en 1999, pero desde entonces acumula otros tres. Dos veces MVP de la liga y en tres ocasiones MVP de Las Finales, el 13 veces All Star todavía tiene cuerda para rato. Esta temporada está desplegando su mejor juego de los últimos años y los Spurs se permiten soñar con otra gesta. Sus números no mienten. Con 17,7 puntos por partido está promediando más que en sus dos últimas temporadas. Su media de rebotes, con 9,7 por encuentro, es casi la misma que hace tres años y eso que tan solo está en pista 30 minutos por noche. A destacar, sobre todo, su media de tapones de este año (2,5) una cifra que no alcanza desde la campaña 2004/05, y también su porcentaje desde la línea de tiros libres (80,9%) que es la más alta de toda su carrera. Sin duda unas estadísticas que firmaría cualquier novato de la NBA en su mismo puesto, pero son números que sólo están al alcance de unos pocos.

KEVIN GARNETT

The Big Ticket tiene la misma edad que Tim Duncan (36) pero debutó mucho antes, en 1995, cuando saltó directamente desde el instituto a la NBA. En 12 temporadas con los Minnesota Timberwolves 'sólo' consiguió un MVP en 2004, el mismo año en el que superó una primera ronda de play-off con la franquicia de Mineápolis. En 2007 decidió cambiar de aires. Kevin Garnett fue traspasado a los Boston Celtics, donde se unió con Paul Pierce y Ray Allen, para formar el denominado Big Three y al final de aquella temporada, en 2008, conquistó por fin en anhelado anillo. Sin Ray Allen en Boston parece que los Celtics son menos candidatos que otros años, pero ya se sabe que la veteranía de esta plantilla da su mejor versión en play-off. De momento los números de KG no han pegado un bajón acorde con su edad, ya que hay que tener en cuenta su media de minutos sobre la cancha ha ido en descenso con el paso de los años. Eso sí a la hora de la verdad Kevin Garnett siempre aparece.

STEVE NASH

El veterano base canadiense sigue siendo uno de los mejores jugadores en su puesto pese a sus 38 años. Seleccionado en el draft de la NBA en 1996 por los Phoenix Suns y tras jugar varias temporadas en los Dallas Mavericks, Nash ofreció su mejor versión a su regreso a Arizona, donde conseguiría dos premios de MVP de la Liga, aunque nunca pasó a la final de la NBA de las tres ocasiones que disputó la final de la Conferencia Oeste. Con ocho presencias en el All Star, el pasado verano se mudó del desierto a Hollywood, donde ahora ha vuelto a coincidir con el entrenador Mike D'Antoni. Eso sí, desde hace años el estado físico del jugador siempre ha sido un lastre, sobre todo por sus problemas de espalda. No obstante esta temporada una lesión en la rodilla le ha impedido rendir a un gran nivel con Los Angeles Lakers, aunque desde que regresó con el equipo a finales del pasado mes de diciembre siempre ha dado esa chispa de velocidad que necesita una plantilla que aún no se ha acostumbrado al sistema de Mike D'Antoni. Respecto a sus números Steve Nash está promediando más puntos y más asistencias que en sus primeras cuatro temporadas en la NBA, aunque aún está lejos de las estadísticas que le convirtieron en su día en el mejor jugador de la Liga.

JASON KIDD

No está en su segunda juventud, pero casi. Jason Kidd cumplirá 40 años el próximo mes de marzo, pero está demostrando que aún le queda gasolina para rato. Con casi doce mil asistencias en su carrera NBA, tan sólo está por detrás en esta estadística del legendario John Stockton, con 15.806. Eso sí en su currículum vitae sí que aparece el anillo de campeón que conquistó en 2011 con los Dallas Mavericks, tras fracasar en las dos finales que disputó con los New Jersey Nets a principios del Siglo XXI. Ahora, como nuevo jugador de los New York Knicks, el veterano base vuelve a soñar con el título, aunque su importancia en el juego no siga siendo la misma que hace dos años. Con 8,7 puntos por partido Jason Kidd aún tiene sorpresas en su tarro de las esencias y tras una carrera en la que nunca destacó en los tiros de tres puntos, esta campaña ronda el 43%, el segundo mejor porcentaje de toda su vida tras el 46% que promedió en la temporada 2007/08.

RAY ALLEN, ANDRE MILLER, JERRY STACKHOUSE, RASHEED WALLACE

Todo equipo que quiere aspirar al título sueña con tener en su plantilla a veteranos que no sólo aporten experiencia en el vestuario, sino que también ayuden en la pista, aunque en algunos casos se conviertan con el paso de los años en especialistas, ya sea del triple, en anotación o en defensa. En este grupo de veteranos que superan los 35 años podemos destacar a jugadores de la talla de Ray Allen (Miami Heat), Andre Miller (Denver Nuggets), Jerry Stackhouse (Brooklyn Nets) y Rasheed Wallace (New York Knicks). Los dos primeros sean quizás los que más peso tienen aún dentro de su actual equipo. Con 37 y 36 años, respectivamente, Allen y Miller, siguen aportando cosas que muchos jóvenes son incapaces de hacer y eso a día de hoy vale su peso en oro, de ahí que no se conformen sólo con cobrar el mínimo salarial para jugadores de su edad. Respecto a Stackhouse y Wallace, ambos con 38 años, sí que juegan por amor al arte y mientras aguanten las piernas y haya equipos dispuestos a soltar más de un millón de dólares por sus servicios, ellos estarán en todas las batallas, ya que a lo largo de sus carreras pocas se han perdido.

Comentarios recientes