El 'Trash Talking' y el rey Kevin Garnett

El center de los Celtics le dijo a Carmelo Anthony que ''su mujer sabe a cereales con miel''

Kevin Garnett utilizando el método del Trash Talking
Kevin Garnett utilizando el método del Trash Talking

El Trash Talking ha vuelto a aparecer en escena en la NBA tras la última discusión entre Kevin Garnett y Carmelo Anthony, en el partido que enfrentó a los Knicks contra los Celtics en el Madison Square Garden el pasado lunes. Este impopular y antideportivo método utilizado por algunos jugadores de la competición, no beneficia en absoluto a la liga y a su ‘Fair Play’, y es por ello que continúa recibiendo críticas de la inmensa mayoría de los deportistas que se dedican al baloncesto.

El Trash Talk (traducido al castellano como ‘’hablar basura’’) consiste en intimidar y desquiciar al rival a través de frases ingeniosas y de mal gusto, pero sin llegar nunca al insulto directo. Es decir, este método se explica como un arte de distracción sobre el rival para lograr un mal rendimiento o también que el propio contrincante inicie una trifulca en la que posteriormente sea expulsado.

Dicha herramienta queda reflejada a la perfección en la figura de Kevin Garnett. El mítico center de los Boston Celtics es el rey del Trash Talk –nombrado por la revista Sports Illustrated-, el cual utiliza en la gran mayoría de partidos con la finalidad de sacar de quicio al rival o incluso a algún árbitro.

El último caso de KG en esta materia ocurrió el pasado lunes en el partido que enfrentaba a los ''Orgullosos Verdes'' contra los New York Knicks en el legendario Madison Square Garden. Durante todo el encuentro, Garnett se dedicó a provocar a Carmelo Anthony con una serie de improperios ingeniosos que, posteriormente desembocarían en una pequeña riña entre ambos jugadores a la salida del estadio. Melo esperó a Garnett para tener algo más que palabras.

Tras este acontecimiento, la estrella de la franquicia neoyorquina fue sancionada con un partido por conducta inapropiada. Mientras tanto, Garnett salió de rositas, como viene ocurriendo desde hace bastante tiempo por su ‘importancia’ en la liga. Según ha desvelado un medio estadounidense, Garnett le dijo a Anthony que ''su mujer sabe a cereales con miel'', cosa que excitó al alero estadounidense.

Pero este no es ni el primero ni el último caso en los que el pívot de los Celtics está involucrado. Hace varios años Garnett fue multado sin opción de recurrir por insultar y utilizar este método de una forma desmedida con Charlie Villanueva. El jugador de los Detroit Pistons sufre una enfermedad llamada Alopecia Areata, la cual le impide tener pelo en todo su cuerpo. Antes del diagnóstico de dicha enfermedad, se creía que el jugador pudiera tener cáncer, lo que aprovechó Garnett para insultarle diciéndole que ''era cancerígeno''.

El objetivo de un buen ''Trash Talker'' - veterano y conocedor de la psicología humana- es poner en su sitio a otros jugadores vacilones, incluyendo a los rookies y por supuesto, divertirse con tal misión. Dicha consigna fue enseñada a Garnett por grandes maestros de este arte, como lo son Charles Barkley o Gary Payton.

En pleno auge del Trash Talk, apareció Gary Payton y su fina prosa para utilizar tal polémico método. ''The Glove'' ha tenido disputas con muchos jugadores de la NBA, incluso con el mitológico Michael Jordan. Payton afirmó tras jugar un partido que él ''también podía comprar los Ferraris que quisiese''. Jordan, también iniciado en el arte del ''Lenguaje Basura'', le contestó diciéndole que puede comprarse Ferraris, pero que a él se los regalan.

Hablando de ''Air'' Jordan, el alero de los invencibles Chicago Bulls de los años 90 también se mostraba en forma en el Tras Talk. La anécdota más curiosa de Jordan en este campo tiene que ver con LaBradford Smith. Por aquella época Smith jugaba en los Bullets, pero su fama residía en haberle anotado 36 puntos a Jordan en un partido. Es por ello que ‘’Air’’ se inventó que Smith le había provocado y además prometió superar los 36 puntos en el próximo partido en que se enfrentasen. Llegó dicho encuentro y en el segundo cuarto Jordan ya había igualado esa marca. Unos años después, reconoció que Smith jamás le insultó y que todo era para mejorar su rendimiento.

En cuanto al ''Gordo'' Barkley, el ex jugador de los Phoenix Suns también era auténtico profesional de la provocación ingeniosa. Experto en usar el Trash Talk, tanto dentro de la pista como fuera de ella. Su caso más conocido tiene como fecha los Playoffs de 1994. Los Suns de Barkley iban ganado 3-0 la serie ante los Houston Rockets, por lo que se daba por sentado el pase de la franquicia de Arizona a la final de la Conferencia Oeste. Justo en ese momento, Barkley, haciendo valer su conocida prepotencia abanderada por su peculiar sentido del humor, afirmó que se había afeitado para estar más guapo para cuando los Suns se clasificasen en el cuarto partido de la serie. Los Suns perdieron dicho encuentro y los tres siguientes. Pasaron los Rockets de Hakeem Olajuwon, que más tarde se proclamaron campeones de la NBA.

Pero el Trash Talk no sólo se ha usado para increpar a rivales, sino también a los propios compañeros. Es el caso del ‘duo Sacapuntas’, Shaquille O’Neal y Kobe Bryant. Ambos llevaron a los Lakers a lo más alto aunque su relación, tanto dentro como fuera de la cancha, era francamente inexistente. Las indirectas –directas- se convirtieron en algo cuotidiano en la vida en Los Ángeles. ‘’Si pedir una extensión de un contrato de 30 millones de dólares cuando dos futuros integrantes del Hall of Fame juegan en tu equipo de forma gratuita es ser un líder, entonces sí, Shaq es un líder’’, comentaba Kobe Bryant. Mientras, Shaq afirmaba que: ''Yo no soy Luc Longley ni Dikembe Mutombo, no puedo correr 13 minutos sin tocar el balón. Este equipo debe jugar hacia dentro, así funcionaron las cosas el año pasado y quien quiera cambiarlas es solo por puro egoísmo’’. Otros jugadores como Rasheed Wallace, Larry Bird o Reggie Miller también utilizaron este método de provocación en su época como jugadores de la NBA.

En definitiva, el Trash Talking es parte del juego desde que el baloncesto es baloncesto. Muchos están de acuerdo con él y otros lo consideran deleznable e impropio de un deportista de élite. Añade espectáculo –Show-, pero le resta caché y respeto a la competición. En la gran mayoría de deportes de contacto existe tal método, pero cuando se sobrepasan unos ciertos límites, estos se convierten en un simple plató de un reality show.

Comentarios recientes