La culpa es de Yoko Ono

El FC Barcelona sigue echando balones fuera

La culpa es de Yoko Ono
La culpa es de Yoko Ono

Durante décadas Yoko Ono ha tenido que vivir con la cruz de ser la responsable de separar a los Beatles. Ha sido la gran villana de la historia de este fantástico grupo de música. Culpar a Yoko era la sencillo, no admitir por ninguno de ellos su parte de culpa. Actualmente, está sucediendo lo mismo con la situación del FC Barcelona. Parece que el equipo ha tocado fondo, tras perder por 22 ante el Asefa Estudiantes.

El FC Barcelona está sufriendo una temporada totalmente irregular, al menos en cuanto a la liga ACB. La apuesta de inicio de temporada, con un banquillo joven y con mucha progresión, esta dando paso a las filias y fobias de Xavi Pascual. Alex Abrines, Xavi Rabaseda, y en menor medida Marko Todorovic, están sufriendo en primera persona el miedo y la inseguridad de un Xavi Pascual, que empieza a verse en el punto de mira de la afición.

El equipo está totalmente desquiciado. No está sabiendo reaccionar a los continuos golpes que está sufriendo en la competición domestica y eso se nota en el otro juego. Donde las continuas quejas hacia los árbitros, cuando las cosas no salen, están siendo más habituales que en otras temporadas.

Tampoco ayuda al equipo, el bache de juego que están sufriendo Pete Mickeal y Erazem Lorbek, sin comentar de la depresión de juego que tiene Marcelinho Huertas. Que desde su llegada al FC Barcelona, sigue sin sacar el jugador que lleva dentro y que vimos en Baskonia. Muy posiblemente por culpa del propio jugador, que no termina de quitarse las cadenas, y de Xavi Pascual que no se lo permite.

Pete Mickeal no ha vuelto a ser el mismo desde la lesión que sufrió hace dos años. Además de que un jugador que ha basado parte de su juego en el físico, los años no van pasando en balde, y la cuesta abajo es evidente. Siendo la última final ACB, muy posiblemente, el penúltimo gran servicio al club.

Erazem Lorbek no está sabiendo jugar al lado de otro pívot que necesita mucho balón en ataque para generarse sus propias canastas, y que le quita espacio en la zona en ataque. La química con Ante Tomic no llega, a pesar de llevar ya cuatro meses de competición. La millonaria renovación del pasado verano, de momento no está dando los dividendos que se esperaba en el club.

La baja forma de estos jugadores clave, hace que la dependencia que tiene el equipo de Juan Carlos Navarro se haga más evidente. Es preocupante. Sin él, el equipo se encuentra desaparecido y sin rumbo en la pista. Hecho que debería ser revisado por el club. Sin otra amenaza exterior fiable, el equipo no encuentra las soluciones necesarias para equilibrar su juego.

Es evidente, que el FC Barcelona tiene problemas, algunos derivados de la confección de la plantilla, y otros que el propio técnico ha ido generando con el paso del tiempo. Es hora de hacer autocritica y dejar de culpar a Yoko Ono.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes