Los Lakers amplían a tres su racha de victorias

Kobe Bryant representa la transformación de los nuevos Lakers

Kobe Bryant / lainformacion.com
Kobe Bryant / lainformacion.com

Kobe Bryant sigue con su rol de "facilitador" y con 11 asistencias lideró a unos Lakers que lograban la tercera victoria consecutiva ante los Hornets de la mano del propio Kobe, Steve Nash y Dwight Howard, victoria que por obligatoria no era menos necesaria, el artista invitado fue Earl Clark que está rayando a gran nivel en un momento de presión para el equipo angelino. El equipo emprende ahora una gira de siete partidos lejos de Los Angeles que va a marcar sus posibilidades reales de play off.

El nuevo rol de Kobe parece que empieza a dar resultados a la franquicia de Los Angeles, y parece que al fin los Lakers empiezan a tener claro cual es el camino, mucho se ha escrito estos días sobre la supuesta autogestión del vestuario angelino en la forma de jugar pero lo que parece claro es que los papeles de aquí a final de temporada parecen estar repartidos y que cada uno sabe que les quedan 37 partidos para lograr un objetivo que no es otro que meter al equipo en play off.

Los palos dados a D'Antoni desde todos los lados parece que no le han afectado demasiado, y quizás han hecho que sus jugadores empiecen a ver claro que no era sólo un problema del entrenador, sino que ellos también debían poner de su parte. No olvidemos que D'Antoni es actualmente y desde 2006 el encargado de gestionar, la "USA Basketball Offense" por lo que se le presupone que algo debe saber de todo esto.

La nueva versión de los Lakers que empezó a fraguarse tras la derrota ante los Heat, parece que pasa por la transformación de Kobe como playmaker de unos Lakers que sacan muchas ventajas de esta situación, ya que los equipos como declaró Steve Nash, dudan entre cerrarse sobre Kobe, con lo que sus compañeros pueden jugar más libres y se encuentran situaciones más cómodas en ataque, convirtiéndose así en el mejor asistente del equipo como en los tres últimos partidos o por su parte si los equipos deciden defenderle sin ayudas, Kobe castiga en el uno contra uno como hizo en los últimos minutos en el partido que disputaron contra Oklahoma, donde anotó los puntos decisivos de los Lakers.

Kobe ha encontrado aliados en su juego, así en los últimos tres partidos se ha disparado hasta las 39 asistencias y el equipo crece a su alrededor. Las piezas empiezan a encajar y el rápido movimiento de balón que tiene el ataque da sus frutos, quizás falte encontrar cierta regularidad en el juego interior, donde Howard y Gasol no acaban de romper con dos partidos consecutivos haciendo buenas cifras, pero de momento se van combinando en sus actuaciones. La aparición de Earl Clark empieza a confirmarse como una buena noticia para el equipo ya que además de darle al equipo capacidad de penetración en bote que no tienen ni Gasol ni Howard, aporta gran intensidad defensiva con su rápido movimiento de pies, como demostró en la defensa a Kevin Durant en el partido contra Oklahoma.

Pero no todo parece estar claro en tierra de los Lakers, el papel de Gasol quien ha confesado en su entorno que no acepta su condición de suplente es una tema de eterno debate en Los Angeles durante toda la temporada, en la victoria ante los Hornets aportó 7 puntos 7 rebotes y 7 asistencias, pero los rumores sobre su salida no se apagarán hasta el cierre del mercado, y pese a sus recientes declaraciones en las que decía que no era el momento de hablar de un traspaso, este rumor no parece que vaya acabar.

Otro problema serio de los Lakers es la defensa, cuestión esta que lleva arrastrando durante toda la temporada, pero los 64 puntos que encajó contra los Hornets en la segunda parte, son una cifra más que preocupante para un equipo que debe crecer desde la defensa si aspira a remontar posiciones en el Oeste y meterse en play off. Parece que Steve Blake se reincorpora a la dinámica del equipo y ante los Hornets ya disputó de algunos minutos, jugador importante, quizás no tanto ante el nuevo rol de Kobe, pero que seguro que entrara en la rotación de Mike D'Antoni ante la poca confianza que le tiene a hombres como Jodie Meeks.

El reto es claro para los Lakers, haya o no autogestión en el equipo, parece que el líder espiritual de este cambio no es otro que Steve Nash mientras que Kobe está ejerciendo este papel de líder en la cancha, un Nash que se enfrentará ante "sus" Suns en el primero de los siete partidos de la gira del equipo que acabará paradójicamente en Miami ante los Heat, sin duda todas las posibilidades de play off quedarán bastante claras después de esta gira. Veremos qué depara el futuro al equipo.

Comentarios recientes