La plantilla del Barcelona aún es toda una incógnita

Joan Creus, secretario técnico del Barcelona
Joan Creus, secretario técnico del Barcelona

Ayer se confirmó que Gustavo Ayón no jugará en el F.C. Barcelona la próxima temporada, sin embargo, sigue sin despejarse la duda de si la plantilla azulgrana está cerrada o el club persigue aún nuevas incorporaciones. Tampoco está claro que rol podrían tener determinados jugadores como Marko Todorovic o Alex Abrines en caso de que estas se produzcan. Dependiendo del tipo de plantilla al que se aspire surgen múltiples posibilidades, algunas de las cuales se analizan aquí.


En un verano en el que los posibles fichajes azulgranas han acaparado decenas de informaciones en las distintas páginas especializadas en baloncesto resulta muy difícil hacerse una idea del equipo que pretende formar la secretaría técnica dirigida por Joan Creus. Se sabe que ha habido negociaciones por Spanoulis y Bjelica y que se tenían los derechos de Gustavo Ayón, pero también se ha relacionado con el club de la ciudad condal a Bogdanovic, Moss, Bobby Brown, Goudelock, McCalebb o Xavi Rey entre otros.

La dificultad radica en la imposibilidad de distinguir los meros rumores de los auténticos movimientos al objeto de llevar a cabo un fichaje. Dicho de otro modo, en caso de que un club se interese por la situación contractual de un determinado jugador, esto no indica si va a ser un objetivo realmente, si prioritario o secundario ni si a corto o largo plazo. Lo cual no tiene porqué privarnos de hacer un pequeño análisis en función de los efectivos con contrato y de los posibles modelos de plantilla.

La única certeza es que el Barcelona ya dispone de 12 jugadores que podrían formar parte del primer equipo el año que viene, y que, dada la distribución por puestos, podría no hacer más fichajes. Cuenta con al menos dos hombres para cada posición, en la mayoría de los casos con experiencia y complementarios: Marcelinho Huertas y Víctor Sada serían los bases, Juan Carlos Navarro y Brad Oleson los escoltas, Kostas Papanikolaou y Xavi Rabaseda los aleros, Bostjan Nachbar y Erazem Lorbek los ala-pívots y Ante Tomic y Joey Dorsey los pívots.


A los 10 citados, que formarían el núcleo duro, habría que sumar dos jóvenes talentos, con mucha proyección y que añaden polivalencia, Alex Abrines, que se desenvuelve tanto de escolta como de alero, y Marko Todorovic que habitualmente ejerce de ala-pívot pero permitiría desplazar esporádicamente a Lorbek a la posición de 5 o a Nachbar a la de 3 alto.

Para paliar una eventual baja se podría contar con alguna de las perlas que crecen en el filial entre las que se encuentran el alero Mario Hezonja, el escolta Markus Eriksson, el base Josep Pérez o el recientemente fichado ala-pívot Emir Sulejmanovic. Por contra, si en lugar de una son varias las bajas, tal y como sucedió el año pasado, los azulgranas podrían despedirse prematuramente de la lucha por los títulos y eso es algo que la entidad no puede permitirse.

Sin ni siquiera entrar a valorar si una plantilla semejante acumula el potencial necesario para poder luchar por todos los títulos, solo teniendo en cuenta el rosario de lesiones que ha padecido Juan Carlos Navarro y que el estado de Lorbek, tras toda una temporada con problemas en las rodillas y su reciente artroscopia, puede no ser óptimo, no parece probable que no haya más incorporaciones. Esta suposición cobra aún más fuerza si se tiene en cuenta que en los últimos años el Barcelona siempre ha confeccionado plantillas con 13 o 14 efectivos aunque haya tenido que descartar sistemáticamente a uno de ellos para la ACB.

Uno de los perfiles que se ha repetido con más insistencia en las noticias vinculadas al Barcelona y que aún no se ha cubierto es el de un base-escolta o un base anotador. Esta figura paliaría una posible recaída de Navarro a la vez que ofrecería una alternativa más ofensiva para el director de juego al coste de reducir el espacio para Álex Abrines. No son pocas las voces que claman que el mallorquín debería marcharse cedido al objeto de que acumule minutos y no se frene su progresión.

No obstante, también se puede argumentar que en una temporada en la que se alcanzarán fácilmente los 60 partidos, y se podrían superar los 80, debería ser sencillo encontrar minutos para él, más aún si se considera que Huertas, Oleson y Navarro ya han cumplido la treintena y en algún momento podrían necesitar descanso sin mediar ninguna lesión. El mayor obstáculo para esto es el límite de inscripciones de jugadores en una misma temporada que la normativa ACB impone. Las ventajas de disponer de más de 12 jugadores se reducen mucho si uno de ellos tiene que ser habitualmente relegado a jugar sólo la Euroliga.

El año pasado esta restricción pudo eludirse inscribiendo a Abrines como jugador del filial. La normativa ACB permite que en caso de baja por lesión se convoque a un jugador de las categorías inferiores del club en sustitución del lesionado. Sin límites. De esta forma, Abrines entró en el equipo con frecuencia en sustitución del renqueante Navarro, pero aprovechando su condición de cupo formativo habría podido entrar por cualquier jugador. Si se aplicase esta misma medida este año tan sólo dependería de la voluntad de Xavi Pascual que Álex disfrutase de muchos minutos.

Lo ideal sería que jugase al menos unos 25 partidos ACB y otros 5 o 10 en Euroliga, sumando así aproximadamente los mismos que estando cedido. No parece imposible. Si exceptuamos los partidos contra Madrid, Baskonia, Málaga y Valencia, que serán a priori las plantillas más completas, aún quedarían 26 partidos ACB, y en la primera fase de la Euroliga siempre hay 1 o 2 rivales menores contra los cuales podría ser alineado. Eso sí, en caso de que Pascual no esté dispuesto a asumir ese tipo de rotaciones es mucho mejor la cesión.

A la vista de todo esto no debe descartarse la incorporación de un jugador que pueda ayudar en la dirección de juego, pero el que ha estado a punto de llegar según todos los indicios ha sido Ayón. ¿Habría significado su llegada la salida de otro de los interiores del Barcelona? No necesariamente. Aunque la temporada pasada también se cuestionó el rol de Marko Todorovic en el equipo dados los escasos minutos de que dispuso a lo largo de la misma, lo cierto es que durante los playoffs, ante las bajas y los problemas físicos de varios de sus compañeros, pudo demostrar que tiene calidad más que suficiente para el Barcelona. De hecho fue el único que consiguió frenar un poco al huracán Felipe Reyes que arrasó la zona barcelonista.



Descartada la cesión, otra solución a ese hipotético escenario podría haber sido restringir la participación de alguno de los pívots a la Euroliga, aprovechando la altura de Papanikolaou para equilibrar el equipo por dentro en caso de necesidad en la ACB. Como se ha comentado con anterioridad tal medida reduce enormemente las ventajas de una plantilla larga y por añadidura provoca frustración en el jugador descartado que no puede participar en todas las competiciones.

Pero aún habría habido otra solución mejor. Pasaba por inscribir a Todorovic con ficha del filial y dejar a Abrines fijo para cumplir con los cupos formativos. Toda la argumentación aplicada al mallorquín y el juego exterior podría aplicarse al montenegrino y el juego interior. Como el escolta, Todorovic también es cupo formativo y podría sustituir a cualquiera de sus compañeros y también por dentro cuenta el Barcelona con jugadores veteranos, como Nachbar, o que vienen de lesiones, como Lorbek, a lo que habría que añadir el esfuerzo extra que supone para los hombres altos un calendario tan exigente. Por todo ello, tampoco se puede negar la posibilidad de que aún llegue un refuerzo para la pintura.

Por si todo lo anterior fuera poco aún cabe otro escenario, que lleguen tanto un base como un pívot y el Barcelona decida contar con 14 jugadores. ¿Puede hacerse esto y aprovechar plenamente las ventajas de contar con 14 sorteando las restricciones de la ACB? Si, es difícil que se dé pero es posible. Bastaría con inscribir tanto a Abrines como a Todorovic con ficha del filial y para completar los cupos formativos uno de los dos fichajes tendría que tener esa condición. ¿Tal vez de ahí que el Barcelona se interesase por Xavi Rey cuando Ayón aún estaba ligado a los Bucks?

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

Comentarios recientes