El Eurobasket comienza a pasar factura

Aún faltan varias semanas para que dé comienzo y ya ha estado a punto de cobrarse sus primeras bajas. Ioannis Bourousis y Marko Todorovic han sufrido sendas lesiones en la preparación del próximo Eurobasket. En principio ninguna de ellas reviste gravedad y ambos jugadores deberían estar recuperados y a disposición de sus respectivos seleccionadores para el inicio del campeonato pero este tipo de incidentes reabre el debate sobre el calendario a que están sometidos los deportistas profesionales y el riesgo que asumen los clubes al cederlos a sus selecciones.

Ioannis Bourousis, el fichaje estrella del Real Madrid este verano ha dado el susto al lesionarse en los entrenamientos de la selección griega. En principio el pívot no sufre más que una fisura en una costilla que le mantendrá trabajando al margen del grupo los próximos días, pero los responsables médicos del club blanco se han interesado en el estado del jugador. Si la evolución es la que se espera la participación del talentoso interior en el Eurobasket no corre peligro.

Antes incluso de llegar a la concentración de su selección, Montenegro, se ha lesionado Marko Todorovic el joven ala-pívot del Barcelona. Marko tuvo que operarse en cuanto acabó la temporada pasada por una lesión en uno de sus dedos, pero en declaraciones a un diario de su país el jugador ha asegurado que la rehabilitación va por los cauces previstos y el nuevo problema se ha generado en la zona abdominal. Como en el caso de Bourousis se espera que Marko esté disponible en los próximos días.

Pocos eventos ilusionan tanto a la mayoría de los jugadores como poder defender los colores de su país en los campeonatos de selecciones. Para los clubes en cambio ceder a sus jugadores supone a partes iguales una buena noticia y un motivo de preocupación. De un lado, el hecho de que sean convocados redunda en prestigio para el club y los revaloriza, de otro una lesión inoportuna puede dar al traste con la planificación de buena parte de una temporada y supone un desgaste adicional que puede pesar cuando lleguen los momentos de mayor exigencia del año.

El calendario de la mayoría de deportes está totalmente saturado y el baloncesto no es una excepción. El tiempo para descansar y recuperar simplemente no existe. Hace apenas algo más de un mes que acabaron las grandes ligas europeas y muchos de los jugadores ya han vuelto al ritmo de competición para preparar el Eurobasket de Eslovenia que comenzará el 4 de septiembre. Un Eurobasket marcado por las ausencias. Todas las selecciones presentan importantes bajas muchas de las cuales se deben a lesiones provocadas por la falta de descanso. Ese es el caso de Pau Gasol, Juan Carlos Navarro o Serge Ibaka.

El tema no es nuevo, pero por más que se debate no aparecen las soluciones. Ni los responsables de las competiciones de clubes, ya sean nacionales o internacionales, ni los de las competiciones de selecciones parecen dispuestos a reducir su correspondiente carga de partidos y beneficios, y los grandes perjudicados son los jugadores y los clubes que pagan sus salarios.

Mientras prevalezcan las leyes del mercado a las que dicta el sentido común el problema permanecerá irresoluble.

Comentarios recientes