Suárez y Rabaseda, vidas paralelas

Carlos Suárez defendido por Rabaseda
Carlos Suárez defendido por Rabaseda

Carlos Suárez ha salido del Real Madrid tras tres años en los que no ha alcanzado el rendimiento esperado. En el eterno rival encontramos otro alero, Xavi Rabaseda, cuyo rendimiento también se cuestiona constantemente y que está a punto de iniciar su tercera temporada de azulgrana, la última de su actual contrato. Las carreras de ambos en el mundo del baloncesto presentan muchas similitudes y paralelismos.

Carlos Suárez y Xavi Rabaseda han desarrollado carreras con muchos puntos en común. El más evidente es que, aunque su forma de jugar es muy diferente, ambos ocupan la posición de alero sobre la pista. Ambos son españoles, y por tanto cupos formativos, y ganaron varias medallas con las categorías inferiores de la selección siendo piezas claves en aquellos logros. Lógicamente a ambos se les consideraba firmes promesas para una posición que parecía quedarse un poco huérfana tras la retirada del gran Carlos Jiménez, pero hasta ahora, ninguno de los dos ha conseguido hacerse un hueco en la absoluta y tan sólo han acudido a las concentraciones como invitados.

Hasta la salida de Carlos del Madrid ambos estaban en uno de los dos clubes con mayor capacidad a nivel económico y, por tanto, tenían un nivel de exigencia y una competencia brutal en su puesto. Ambos llegaron a Madrid y Barcelona respectivamente tras una excelente campaña en equipos más modestos. Suárez, procedente del Estudiantes, por medio de un carísimo traspaso. Rabaseda repescado de la cesión que le había enviado a Fuenlabrada a foguearse en la categoría. También en ambos casos se ha acusado a sus entrenadores de no confiar en ellos y no ser capaces de extraer el rendimiento que supuestamente pueden dar.

A diferencia de Rabaseda, la mejor temporada de Carlos Suárez con el Madrid fue la primera de Blanco. A partir de la llegada de Pablo Laso al banquillo de la capital su protagonismo ha ido reduciéndose paulatinamente hasta llegar a su mínima expresión en los últimos playoffs lo que ha llevado al club a tomar la decisión de rescindir su contrato este verano. En el caso del catalán, en su segunda temporada ha visto incrementados sus minutos en pista lo que le ha permitido mejorar su aportación en rebote, asistencias, tapones y valoración, pero no así en anotación, firmando un paupérrimo 17% en triples en liga regular, y también han aumentado sus pérdidas de balón. Es evidente que afronta una temporada clave en el Barcelona y en su carrera donde igual puede consolidarse o convertirse en descarte.

Resulta paradójico que en dos rivales tan enconados como Madrid y Barcelona encontremos jugadores y situaciones que presenten tantas similitudes. Haría bien Rabaseda en fijarse en la campaña de Suárez en Unicaja, sobre todo si vuelve a verse relegado al ostracismo por parte de Pascual, porque podría estar viendo una imagen de su propio futuro.

Comentarios recientes