La NCAA desembarca en la liga Endesa

Dwayne Davis saltando para dejar una bandeja
Dwayne Davis saltando para dejar una bandeja

En estos tiempos de escasez económica los clubes están viéndose obligados a buscar refuerzos en cualquier mercado disponible y a arriesgarse en las contrataciones. En este contexto los jugadores universitarios norteamericanos se están convirtiendo en una buena opción. A pesar de carecer de experiencia profesional, su formación técnica y sus cualidades físicas, por lo general excelentes, les convierten en alternativas viables para completar las plantillas. Una apuesta arriesgada pero que suele dar un rendimiento excelente cuando sale bien.

La crisis está obligando a la mayoría de los clubes ACB a aguzar el ingenio. El dinero ya no fluye de las administraciones públicas como antes y resulta difícil encontrar patrocinadores entre las empresas privadas por lo que, a excepción de Madrid y Barcelona sustentados por los ingresos del fútbol, todos buscan modelos que les permitan subsistir hasta la llegada de tiempos mejores. Un requisito ineludible para la supervivencia es reducir los costes de la plantilla sin perder demasiada competitividad y en esa tarea dos de los clubes de la liga han decidido optar por ofrecer su primer contrato profesional a jugadores recién salidos de la NCAA, la liga universitaria norteamericana.

El primer equipo ACB que pescó en la NCAA este año fue el Blusens Monbus con las contrataciones de Muscala y Scott y ahora es el UCAM Murcia quien ha incorporado a Dwayne Davis y a Ehimen Orupke. Para estos equipos la jugada no es nueva, ya el año pasado hicieron una apuesta similar fichando a Robbie Hummel y William Buford los gallegos y a Matt Gatens y Joe Ragland los murcianos. En ambos casos el resultado debió convencerles pues han decidido repetir este año.

Y su decisión está avalada por los números. De los cuatro jugadores universitarios que el año pasado vivieron su primera experiencia profesional en la liga Endesa el que menos destacó fue Buford, mientras que tanto Hummel con 10,2 puntos y 3,9 rebotes como Ragland con 11,2 puntos, 2,2 rebotes y 2,4 asistencias por partido hicieron una gran campaña. Curiosamente ninguno de ellos seguirá otro año en Santiago o Murcia pero su hueco ya ha sido cubierto con las contrataciones citadas. Como ya te contamos en Blog de Basket tanto Mike Muscala como Durand Scott parecen jugadores con mucho potencial, y los fichajes de UCAM no son menos interesantes.

Dwayne Davis, el primer universitario de los contratados por UCAM es un jugador de 1,96 con mucha calidad y una adolescencia difícil por la temprana muerte de su madre. Aunque su posición natural es de escolta también se desenvuelve con soltura tanto de base como de alero y destaca por su capacidad ofensiva. En su último año en la universidad Southern Mississippi promedió 16 puntos, con unos notables porcentajes 53,2% en tiros de 2 y 41,3% en tiros de 3, a los que agregó 4,5 rebotes y 2,6 asistencias por partido.

Su futuro compañero y por ahora última incorporación de UCAM, Ehimen Orupke, es un pívot de 24 años y origen nigeriano procedente de Wichita State. Atlético y con 2’13 m de altura se trata, según palabras del propio Óscar Quintana entrenador del equipo murciano, de un jugador que dará mucha consistencia defensiva, taponador y reboteador. En ataque en cambio parece bastante limitado a tenor de sus números la pasada temporada, 2,6 puntos, 4,4 rebotes y 1,6 tapones, cuestión en la que habrá de trabajar para ser más útil a su equipo.

En definitiva, la NCAA se ha convertido en una buena solución para estos dos clubes que no disponen de grandes presupuestos ni una cantera capaz de nutrirles de jugadores ACB. Se trata de una apuesta arriesgada, como cualquiera que se haga por jóvenes valores, pero que en caso de salir bien es extraordinariamente rentable pues permite disponer de hombres de calidad a un coste no muy alto. Resulta por tanto sorprendente que no haya más apuestas de este tipo en otros clubes de la máxima competición de baloncesto de nuestro país.

Comentarios recientes