España derrota a Polonia en un primer partido típico

Castellón acogió con un ambiente fantástico a la selección española de baloncesto, pero la fiesta en las gradas no se trasladó a la pista. Ante Polonia se ha visto a una España voluntariosa a la vez que muy desajustada e imprecisa, algo por otro lado normal en su primer partido de preparación. A pesar de ello pudieron apreciarse algunos detalles de lo que pretende Juan Antonio Orenga, una propuesta de juego rápido, atractiva pero que tendrá que trabajar mucho más. También quedó claro quiénes han decidido dar un paso adelante para evitar que nos acordemos de los ausentes.

La selección comenzó el encuentro con las ideas muy claras pero muy imprecisa. Juan Antonio Orenga quiere que sus hombres desarrollen un alto ritmo de juego, intentando desbordar al rival con la intensidad defensiva para robar balones y lograr canastas fáciles al contraataque o en transición. Los jugadores trataron de poner en práctica esa filosofía cayendo con frecuencia en la precipitación lo que derivó en un rosario de pérdidas durante varias fases del partido. En un determinado momento del primer cuarto los engranajes se ajustaron y el juego fluido nos hizo cobrar una renta cercana a los diez puntos pero Polonia apoyada en Lampe remontó y la igualdad fue la tónica del resto del choque. En los últimos minutos algunos de los nuestros decidieron sacar la calidad y nos llevamos el partido.

A nivel táctico se pudieron ver algunas cosas. España utilizó distintas defensas buscando confundir el ataque rival aunque la zona dejó demasiado espacio a los tiradores polacos. El seleccionador jugó casi toda la primera mitad con dos bases en pista, actuando muchos minutos juntos Ricky y Calderón con este último ejerciendo labores de escolta. Esta opción dio magníficos frutos pues rayó a gran nivel en el lanzamiento el de Villanueva de la Serena, erigiéndose máximo anotador del partido con excelentes porcentajes. Los otros baluartes del equipo fueron Marc Gasol que aportó 14 puntos y 6 rebotes, Rudy Fernández con 11 puntos y un par de acciones de mucho mérito en el último cuarto y un excelente Sergio Rodríguez que a una sobresaliente dirección añadió 11 puntos con algunas penetraciones muy incisivas y espectaculares. Los dos madridistas firmaron además uno de sus clásicos alley-oops para deleite de la afición castellonense.

En cuanto al resto del equipo los veteranos hicieron un partido correcto. Mumbrú lideró el apartado de los rebotes con 7 y Ricky hizo lo propio con las asistencias también con 7. Sergio Llul dejó una buena defensa y un par de acciones en las que derrochó su acostumbrada potencia física y San Emeterio otro par en las que tiró de oficio. Víctor Claver, que jugó todo el partido de ala-pívot, fue al que se vio más perdido, incapaz de cerrar el rebote y aún así mostró algún detalle.

Los debutantes en cambio dejaron un sabor de boca agridulce. Xavi Rey cumplió en defensa pero nada más y a Germán se le vio desubicado y Orenga apenas le concedió 3 minutos. Si tuvo una buena aportación Pablo Aguilar que tras un partido gris apareció en el último cuarto para anotar 5 puntos cruciales.

Respecto a los invitados el único que pudo aportar algo fue Nacho Martín que sumó 2 rebotes en sus escasos 3 minutos, Rabaseda hizo una falta en 2 y Alberto Corbacho jugó 28 segundos al final del tercer cuarto, un debut rozando el ridículo, no por culpa de los jugadores sino de la rotación que de los mismos hizo el seleccionador.

En cuanto a Polonia mucho tendrá que aportar Gortat para que esta selección pueda optar a algo. Lampe firmó un buen partido en general, con 13 puntos y 8 rebotes logrados en su mayoría en los primeros cuartos, pero emborronó su actuación con un pésimo último cuarto en el que cometió muchos errores. Junto a él sostuvieron a la selección polaca los ex-ACB Michal Ignerski, 12 puntos y 5 rebotes, y Thomas Kelati, 8 puntos, incluido un gran triple en el último minuto, y 7 asistencias y el intenso Krzysztof Szubarga con alguna acción de mérito.

En definitiva este primer partido de la selección de Juan Antonio Orenga ha servido al aficionado para comprobar el patrón de juego que quiere imponerse y para que los jugadores vayan acumulando minutos de juego, nada más. Queda mucho camino por recorrer en esta gira 2013.

Comentarios recientes