Jeremy Lin: Sin rastro de 'Linsanity'

El base de los Houston Rockets atraviesa por sus peores momentos desde que aterrizó en la NBA

Jeremy Lin quiere cambiar. Aquella sorprendente estrella emergente, que maravilló a toda una Gran Manzana de New York vistiendo la camiseta de los Knicks, se apagó. 'Linsanity' ya no existe, ahora se llama Jeremy Lin a secas. Vive sus peores momentos desde su llegada a la NBA, y por ello, la temporada 2013-2014 será de vital importancia para la escritura de la historia personal del jugador de los Houston Rockets.

Foto: Rockets.com

La palabra 'Linsanity' ha dejado de escucharse en la NBA. Jeremy Lin, base de los Houston Rockets, ha perdido aquella magia que le convirtió en el actor principal de una película de superación, en la que un jugador del montón, consiguió poner en pie al soberano del Madison Square Garden. La sensación de Lin, que mejoró los registros de Michael Jordan, Kareem Abdul-Jabbar y Magic Johnson en sus primeros partidos, se quedó fría, sin ese duende adictivo.

No renovó con los New York Knicks. Mike Woodson no le aseguraba un puesto en el equipo que le permitiese seguir creciendo en la NBA, como soñaba de pequeño. Por ello, como cualquier free agent, estudió todas las ofertas que se presentaron sobre su mesa, decantándose por la de los Houston Rockets. Una aventura espacial, en la que Lin estaba destinado a ser el capitán de la nave.

Como cantaba M-Clan; ''Llamando a la tierra, esperando contestación''. Lin esperó ser un líder que jamás llegó a ser. La sinuosa y adictiva barba de James Harden tomó el verdadero control de la nave de los Rockets, quienes se encomendaron a sus nuevas estrellas, jóvenes y con una enorme proyección, para sobrevolar el ''espacio azul eléctrico'' de la NBA.

En su última conferencia, de índole religioso-cristiano, Lin utilizó como diván a los más de 20.000 asistentes, que escucharon las peticiones del jugador de origen chino y nacido en Los Ángeles. “Estaba obsesionado por convertirme en un gran jugador de baloncesto. Tratando de ser ‘Linsanity‘ otra vez, siendo ese fenómeno que tomó la NBA”, comentó.

“Los entrenadores estaban perdiendo la fe en mi. Los aficionados se burlaban de mi. Se supone que tenía que ser libre y feliz, pero lo que pasó fue lo contrario. No tenía alegría y no me sentía libre”, añadió Lin. “Estaba listo para animar toda la ciudad de Houston. Se supone que debía salvar el baloncesto en la ciudad”, despotricó Jeremy Lin.

El hipotético salvador de los Rockets, el mesías de una franquicia histórica dormida, con ganas de ser algo diferente, se quedó en un mero espectador. La fama ha deslizado un gran jarro de agua fría por todo el cuerpo de Lin, que ha visto como su carrera pasa de valer millones, con contratos multimillonarios, a ser la de un simple jugador secundario.

Foto: Bleacher Report

En los Playoffs, Kevin McHale redujo en 12 minutos la participación de Lin en la serie ante Oklahoma City Thunder. La aparición de un electrizante Patrick Beverley hundió un poco más en el fango al brillante estudiante de la Universidad de Harvard, que tan sólo pudo promediar 4 puntos, 2 rebotes y 2 asistencias en la post-temporada.

Esta temporada, con Dwight Howard en el equipo, su principal misión es nutrir de balones y oportunidades a un Superman, que por fin portará la capa roja, y no púrpura o azul. Los Rockets seguirán siendo ejemplificados en la barba de James Harden, pero Lin, adaptando un perfil defensivo, quiere demostrar que es la persona adecuada para cambiar el baloncesto tejano.

“Lo único que aprendí que la fama puede estar vacía y que el éxito puede ser mundano. Sin embargo, el deseo del éxito nunca desapareció. Si la voz que escuchas no es la de Dios, entonces te sientes vacío, la confusión y la miseria que sentí cuando escuchaba la voz de Linsanity“, añadió Jeremy Lin en la conferencia cristiana en la ciudad de Taipei.

Ojalá Jeremy Lin encuentre contestación y que no acabe nunca esta misión. 'Linsanity' no va a volver, aquello fue algo único e indescriptible. Un mago impregnado con las virtudes más impresionantes de los mejores jugadores de la historia, como bien podría ser el argumento de una película de ciencia-ficción. No queremos volver a esa sensación, queremos ver al verdadero Jeremy Lin.

DEBATE: ¿MEJORARÁ EL RENDIMIENTO DE JEREMY LIN LA PRÓXIMA TEMPORADA? ¿VOLVERÁ A SER 'LINSANITY?

Comentarios recientes