La selección se mantiene imbatida

La selección hace piña tras el partido
La selección hace piña tras el partido

Con un partido muy serio y una gran defensa la selección española de baloncesto ha vuelto a derrotar a la de Macedonia por 77-55, esta vez sin pasar apuros en ningún momento. Los once jugadores que han defendido los colores de España han conseguido anotar. Tan solo ha faltado Rudy a quien el seleccionador ha decidido no alinear por precaución después de que un golpe en el primer partido contra los macedonios le produjese algunas molestias en las cervicales.

No puede ser mejor el balance de resultados de la preparación del Eurobasket, 4 partidos y 4 victorias, pero, más allá de los marcadores finales, lo importante es que el equipo mejore y se conjunte y que los jugadores cojan el tono físico y el ritmo de juego. Y eso es algo que se está consiguiendo.

España inició el choque con Ricky, Llul, Mumbrú, Claver y Gasol. A diferencia de los tres partidos anteriores, esta vez no pudo salir en tromba, Macedonia estaba prevenida de los comienzos fulgurantes de nuestro combinado y se empleó a fondo para evitar que pudiese coger ventaja. Sin embargo, Orenga había preparado una pequeña trampa, la ausencia del Chacho en el quinteto inicial respondía a un plan preconcebido.

En el partido anterior la selección se atascó cuando los titulares se fueron al banquillo y para el partido de ayer el seleccionador se guardó la baza de un hombre en un estado de forma espectacular para dirigir a los suplentes. En el segundo cuarto, con el canario, bien acompañado por Calderón, dirigiendo las operaciones la segunda unidad de la selección superó a la segunda unidad macedonia y se empezó a abrir hueco. Un hueco que no hizo más que ampliarse a lo largo del resto del choque.

Algunos datos son esclarecedores de la actuación de nuestra selección esta noche. La defensa fue excelente durante todo el encuentro. Macedonia no consiguió anotar más que 55 puntos en los 40 minutos de acción, si bien es cierto que Ales Pipan, su seleccionador, tuvo sentado en el banquillo a su mejor hombre, McCalebb, durante 20 minutos, una situación que a buen seguro no se repetirá en los partidos de verdad salvo lesión del jugador. Especialmente duro para ellos fue el segundo cuarto en el que tan solo convirtieron 8 puntos permitiendo a España escaparse.

Otro dato impactante es el de la valoración. España superó a Macedonia en casi todos los apartados del juego, porcentajes de tiro, rebotes, asistencias, recuperaciones y eso tuvo su reflejo en el cómputo total donde alcanzó los 103 puntos por tan solo 36 del rival.

Pero lo mejor de todo es que esta selección cada día incorpora a un nuevo jugador a la lista de los que suman. Si en el primer duelo con los balcánicos veíamos buenos minutos de Víctor Claver ayer fueron otros dos interiores los que dieron un paso al frente. El primero fue Xavi Rey. El pívot de Gran Canaria es nuestro segundo jugador más alto y sería fundamental que cogiera ritmo para que Marc Gasol pueda tener minutos de descanso durante los partidos. Ayer demostró que no solo es un buen defensor sino que también tiene algunos recursos en ataque logrando 6 puntos a los que añadió 7 rebotes. El segundo en apuntarse fue Germán Gabriel que no participó en el primer partido. No ha necesitado mucho tiempo este veterano debutante para dejar su tarjeta de presentación. Un triple, una canasta tras un buen movimiento de pies y otra tras un buen pase. 7 puntos en 4 minutos.

La victoria de ayer fue coral. Todos los jugadores de España que saltaron al parqué sumaron algún punto, todos aportaron. El que más destacó fue de nuevo Marc Gasol que sumó 11 puntos, 10 rebotes, 6 faltas recibidas y 3 asistencias para 25 de valoración. El otro jugador español que alcanzó el doble dígito en anotación fue Ricky Rubio que también logró 11 a los que sumó 4 asistencias y 6 faltas recibidas. Por último hay que descubrirse ante un nuevo partidazo de Sergio Rodríguez que además de dirigir a la perfección se fue hasta los 17 de valoración con 8 puntos y 5 asistencias.

Macedonia ha sido un rival muy digno y con mucho oficio que ha obligado a la selección de Juan Antonio Orenga a ir un paso más allá en la preparación. Por eso puede decirse, desde el punto de vista de la preparación de España, que ha cumplido su función pero, aunque la mejora ha sido evidente, el combinado balcánico tiene una rotación limitada por lo que los choques ante Francia, el próximo rival, se antojan fundamentales para calibrar las auténticas opciones de nuestro equipo.

Comentarios recientes