NBA: La tierra oculta de la droga

La revista TMZ ha destapado una trama que confirma que las drogas están a la orden del día en la NBA

La droga no sólo se puede encontrar en las calles marginales del Bronx o en el lujo adictivo de neón de Las Vegas, sino que en la NBA, este tipo de sustancias estimulantes, deprimentes, narcóticas y alucinógenas también están a la orden del día, aunque algunos intenten taparlo. El caso de Lamar Odom ha levantado una trama delictiva que ya ha comenzado su tarea de ensuciar el buen nombre del baloncesto estadounidense.

El fino polvo blanco de la droga ha vuelto a ser destapado, esta vez por la revista TMZ. Tras la 'desaparición misteriosa' de Lamar Odom, que posteriormente reconoció ser adicto a las drogas, la revista sensacionalista ha publicado un incendiario artículo, en el que asegura que el consumo de drogas en la NBA se dispara a cifras increíblemente demoledoras.

Foto: TMZ

Que Lamar Odom no es el único jugador de la NBA que consume drogas es de perogrullo, pero según las cifras que maneja TMZ, el número de deportistas que lo hacen es realmente preocupante. A pesar de que cada fuente afirma conocer una cantidad distinta, éstas alarman por igual en una sociedad en la que se persigue, o por lo menos se intenta, el consumo de estupefacientes.

La marihuana es la droga, en este caso blanda, más asidua entre los jugadores de la NBA. Como un gran número de jóvenes, los deportistas más tempranos de la liga fuman este tipo droga, argumentando que un 'canuto' de vez en cuando no viene mal a nadie, ni incluso a un deportista de élite. El cannabis predomina en el deporte, no posee la gravedad de las drogas duras, pero su consumo debe estar -y lo está- castigado con severos castigos, tanto económicos como deportivos.

Según una de las fuentes que maneja TMZ, el olor a marihuana es totalmente corriente en los pasillos y habitaciones de hotel en los que se hospedan las plantillas de las franquicias de la NBA. La diversión antes de los partidos lleva a estos jugadores a consumir otro tipo de drogas, más suaves como el jarabe de la tos o codeína, con el objetivo de pasar un buen rato, sin tener que lamentarlo después.

El consumo de este tipo de droga se ha disparado durante los últimos años, siendo una de las principales causas de las sanciones en la gran mayoría de los deportes. Futbolistas, tenistas, pilotos, nadadores y más profesionales, que decidieron no privarse de este manjar oculto y prohibido, que está penado en gran parte del globo terráqueo. En la NBA, jugadores como Michael Beasley y Chris Andersen lideran una gran lista de consumidores, que intentaron oponerse a la inclusión de la marihuana en la lista de sustancias prohibidas que implantó David Stern hace varias temporadas. Derek Harper, ex jugador de los Orlando Magic, aseguró que el consumo de marihuana podría estar en torno a un 70% en la NBA.

Pero el principal problema no reside en el consumo de cannabis, sino de drogas duras, las cuales podrían haber inducido a Lamar Odom -caso más reciente- en un agujero negro sin salida. Según apunta otra fuente a TMZ, estas drogas duras, cocaína y éxtasis principalmente, son consumidas por el 30% de los jugadores de la NBA. Esta escandalosa y supuesta cifra pone de manifiesto un deficiente control sanitario sobre estos jugadores, que disfrutan de sustancias explícitamente prohibidas por el reglamento 'antidroga' de la NBA.

Cocáina y éxtasis son sustancias conocidas en el mundo de la NBA, pero que parecían aparcadas desde hace un gran puñado de años. Pues, tras estos nuevos datos, se intuye que el consumo de este tipo de drogas ha vuelto a dispararse. David Thompson, Kareem Abdul-Jabbar, George Gervin, Shawn Kemp o Michael Ray Richardson son algunos de los casos más llamativos de consumo de cocaína.

Foto: ESPN

En cambio, TMZ también consultó a otros informadores pertenecientes al hemiciclo de la liga, quienes negaron rotundamente la amplia cifra que se comenta en estos momentos. Dichas fuentes aseguran que el consumo de drogas duras podría rondar el 10-15% en la NBA, pero que nunca se consume durante la temporada regular y Playoffs por miedo a ser descubiertos, cosa que contradice la otra versión. La aparición de las redes sociales, como Twitter, Facebook o Instagram han detenido este tipo de exhibiciones públicas de jugadores, que tienen pánico a ser fotografiados con algo en la boca o en la nariz que no debería estar ahí.

El principal problema a esta polémica reside en la atrasada forma de analizar la forma física de los jugadores. La NBA tiene previsto cuatro controles antidoping para cada jugador de la NBA, pero de forma aleatoria, por lo que puede darse el caso de que el último test se produce en el mes de enero, con lo que el jugador ya no sería examinado hasta el inicio de la siguiente campaña. Pero este tipo de drogas duras no sólo se consumen en la NBA, sino que también se hace en el resto de los principales deportes de Estados Unidos. TMZ ha realizado una lista con los casos más conocidos: Kevin Stevens (NFL), Jennifer Capriati (Tenis), Darryl Strawberry (MLB), Matt Every (Golf), J'Marcus Webb (NFL), Martina Hingis (Tenis), Nick Fairley (NFL), Demarcus Dobbs (NFL), Cliff Harris (NFL), Lance Armstrong (Cyclism), Jamal Lewis (NFL), Alex Cole (MLB), Eugene Morris (NFL), Bob Probert (NHL), Lenny Dykstra (MLB), Byron Morris (NFL), Barry Bonds (MLB), Sam Hurd (NFL) y Christian Hosoi (Pro Skater).

La normativa antidroga de la NBA, contada por Antoni Daimiel en su blog, es la siguiente: 'En 1983 se prohibió y persiguió en la NBA el consumo de drogas socialmente penalizadas (llamadas por ellos como drogas de abuso) como anfetaminas, cocaína, LSD y opiáceos como heroína, codeína y morfina. En el convenio colectivo vigente, firmado [...] en 1999, se incorporaron al programa la marihuana, esteroides como el clembuterol y diuréticos varios. Un año después [...] otros esteroides como la nandrolona, el estanozolol y la testosterona. En 2004 la efedrina, la hormona del crecimiento y sustancias derivadas o similares... Un positivo de esteroides, diuréticos, efedrina, etc… acarrea diez partidos de suspensión y la obligación de cumplir con un programa de información y rehabilitación [...] Un segundo positivo, la suspensión de 25 partidos, el tercero provoca un año de suspensión y un cuarto tropiezo la descalificación definitiva'.

"Es como el día de Navidad. Podemos tomar lo que queramos'', asegura una fuente. El caso de Lamar Odom ha despertado un recelo en la afición de la NBA, que se avergüenza de todo este tipo de informaciones que salen publicadas en la prensa. La droga no puede ser perseguida y a la vez obviada, por lo que, de confirmarse estos presuntos datos, la normativa 'antidroga' debe cambiar, porque si en algo tenía razón Eric Clapton en su tema 'Cocaine', es que ésta no miente.

DEBATE: ¿QUÉ OPINAS SOBRE EL CONSUMO DE DROGAS EN LA NBA? ¿DEBERÍA CAMBIAR LA NORMATIVA 'ANTIDROGA' EXISTENTE? ¿QUÉ PENAS PONDRÍAS TÚ A LOS JUGADORES QUE CONSUMIESEN ESTE TIPO DE DROGAS? ¿LEGALIZARÍAS LA MARIHUANA EN LA NBA?

LA APUESTA del día

Comentarios recientes