Los jugadores de la Selección: Pívots

No es posible hacer olvidar o compensar la ausencia de tres jugadores como Pau Gasol, Serge Ibaka y Felipe Reyes. El juego interior que nos ha llevado a tantos éxitos prácticamente desmontado de un plumazo y aún hemos de dar gracias porque Marc Gasol podría haber faltado también por unas molestias en un hombro. Con él, y teniendo en cuenta que el resto de equipos tampoco estarán completos, la selección tiene una opción de pelear por las medallas, siempre que sus compañeros en la pintura estén a la altura. Ayer ya comentamos las dificultades que está teniendo Orenga para encontrarle compañero. Hoy analizaremos el juego de Marc y el de aquellos que pueden suplirle en el campo.

Vamos a empezar por un jugador cuyo nombre podía haber aparecido en el análisis de quién debía acompañar a Marc en la pintura, Germán Gabriel. Este antiguo integrante de los juniors de oro es lo que se ha dado en llamar un cuatro y medio al poder desenvolverse tanto de ala-pívot como de pívot. A pesar de su edad es prácticamente un debutante en la selección y no tiene mucha experiencia en este tipo de campeonatos en categoría senior. No obstante no debe pensarse que esta escasa presencia en el equipo nacional se debe a una falta de calidad sino a una explosión de su talento muy tardía.

La cantidad y variedad de los recursos en ataque de Germán es enorme, tiro de media y larga distancia, movimientos al poste bajo, posibilidad de echar el balón al suelo y buscar el aro, sin embargo su defensa se resiente de una condición física mermada por las lesiones, la edad y su escasa capacidad atlética. Posiblemente este sea el motivo por el que ha sido el jugador menos utilizado durante los partidos de preparación llegando a no jugar algunos de ellos. A pesar de ello cada vez que ha saltado a la pista ha dejado muestras de su calidad produciendo en ataque y puede ser una buena opción saliendo desde el banquillo para acompañar a Marc, o incluso sustituyéndole, si su presencia en la cancha va acompañada de un sistema defensivo que no le obligue a un despliegue físico que no puede dar.

Nuestro siguiente protagonista es Xavi Rey. Su rol en el equipo es muy claro, es el encargado de dar descanso a Marc Gasol. Así las cosas es de esperar que disfrute de mayor número de minutos al principio de la competición y su presencia en pista, salvo gran mejora de su rendimiento en los partidos, se vaya reduciendo conforme aumente la exigencia de los choques. Sin embargo, siendo secundaria, mal haríamos en infravalorar la función de Rey. Cuantos más minutos pueda ahorrar al mediano de los Gasol mayores serán nuestras opciones de medalla, pues no hay que olvidar que en la victoria ante Francia en Montpellier Marc permaneció 34 minutos en pista y este tipo de sobreesfuerzos no se pueden repetir muchos partidos seguidos.

El barcelonés cuenta entre sus principales cualidades con una buena defensa, especialmente de hombres no muy móviles, sin importar su altura o fuerza, y capacidad de sumar en el rebote. Su bagaje en ataque, en cambio, es muy escaso y se reduce a sumar puntos a través de bloqueo y continuación o culminando contraataques. Quizá la velocidad con la que recorre la pista haya sido la mayor y mejor sorpresa de la preparación. Es capaz de llegar al aro de ataque antes que muchos de sus compañeros y esa cualidad se adapta a la perfección al juego que pretende Juan Antonio Orenga. Hasta ahora no ha tirado de media distancia ni mostrado movimientos al poste bajo, acciones en las que tampoco se prodiga en su club pero a las que recurre en ocasiones, y hay que llevarle la bola hasta posiciones donde puede finalizar. Lo que si se ha apreciado durante la preparación ha sido un aumento de su confianza y de la determinación con que va hacia el aro, resultando que normalmente solo es posible pararle en falta.

Hemos dejado para el final a Marc Gasol. Todo el juego interior de la selección girará en torno suyo. Quizá haya otros jugadores fundamentales dentro del equipo pero él se antoja imprescindible, insustituible. De él dependerá todo.

Sus cualidades son extraordinarias. Su físico es el de un cinco puro, alto y fuerte, y ha desarrollado gran cantidad de recursos al poste, pero por sus capacidades técnicas, lanzamiento de media y larga distancia y posibilidad de echar el balón al suelo para buscar la canasta, podría jugar sin problemas de cuatro. Además comparte con su hermano una magnífica visión de juego que le permite doblar la bola a compañeros mejor situados. Desde la línea de personal suele pasar hacia su compañero en el juego interior y desde el poste, cuando su defensor recibe ayudas, busca al exterior que se encuentre libre en la línea de tres. En defensa basta con decir que este año ha sido nombrado mejor defensor de la NBA.

Probablemente Marc es de los miembros de la selección que menos se adapte al juego rápido y de transición que busca el seleccionador, dado que no es muy rápido corriendo la pista, pero también ha sabido ser útil dentro de esta filosofía siendo quien lanza muchos contraataques con pases largos tras rebote. Además, muchas selecciones tendrán como norma no permitir que España corra y Marc será quien marque las diferencias en el juego estático. Un auténtico martillo pilón con el que derribar cualquier muralla defensiva.

Finalizamos aquí nuestro repaso de los jugadores de la selección española. Mañana comenzará el campeonato y será el momento de ver quien confirma lo que ha apuntado en los partidos de preparación, quien da un paso adelante o quien se ve superado por la presión. Es de esperar que Juan Antonio Orenga habrá aprovechado estos días para intentar pulir alguno de los defectos que han destapado los partidos de preparación, pero, al final, serán los jugadores los que decidan. Nos aguarda un campeonato apasionante. Disfrutémoslo.

Comentarios recientes