Nacionalizaciones: una práctica cada vez más utilizada

El talento estadounidense es exportado a cada uno de los torneos que organiza FIBA en el mundo

Bo McCalebb/facebook.com
Bo McCalebb/facebook.com

Que en Estados Unidos se encuentra la cuna del baloncesto, no es nada nuevo, pero sorprende ver la cantidad de estadounidenses que juran para otros países y así pertenecer a ambas nacionalidades. Esto es algo que está en aumento, como podemos ver en las diferentes competiciones FIBA, en las que hay un total a 66 americanos que representan a 37 países diferentes. La realidad de todo este asunto es que la mayoría de esos nacionalizados ni siquiera viven ni conocen la cultura de esos países a los que representan, pero la calidad que añaden a sus selecciones es inmensa y, sabedores de ello, vemos como existen cada vez más 'nacionalizaciones exprés', sobre todo en países del Este de Europa. Si desviamos la mirada hacia nuestra selección, concretamente, disponemos del montenegrino Mirotic, además del congoleño Ibaka para disputar alguna competición si fuese necesario, pero estos dos jugadores, a diferencia de muchos otros, llevan en nuestro país desde muy jóvenes.

Ricky Hickman

FOTO: facebook.com

El portal 'Hoopshype' ha publicado una lista con los jugadores estadounidenses que participan con otros países en las diferentes competiciones FIBA. La cifra de jugadores americanos que representan a un país diferente al suyo asciende a 66, siendo 37 los países que se benefician de esta práctica, lo cual no para de aumentar. Los motivos son varios, pues evidentemente, si un jugador no ha vivido ni estado en un país, no puede tener un sentimiento por dicha tierra.

De esta forma, queda demostrado el grandioso e infinito talento que existe al otro lado del charco, en donde no tienen cabida jugadores que en Europa se convierten en auténticas estrellas, sin las que las selecciones a las que representan en verano no llegarían al sitio que ocupan actualmente.

Centrándonos en nuestra selección, encontramos dos históricos estadounidenses que están entre los 30 jugadores que más veces han vestido nuestra camiseta. El primero de ellos es el quinto que en más ocasiones ha sido llamado para jugar con el combinado español, se trata de Wayne Brabender, nacido en Minnesota y con la friolera de 190 partidos con los colores de nuestra selección a sus espaldas. El segundo de los americanos es Clifford Luyk, que era el 18 de la lista antes de empezar el Eurobasket con 150 partidos, pero que ha bajado en el ránking debido a la subida de Rudy Fernández y José Manuel Calderón, además Pau gasol le sigue con 147. Ambos estuvieron en el Real Madrid en la década de los 60, 70 e, incluso, Brabender estuvo en los 80. Otros jugadores que se nacionalizaron y se hicieron importantes en España son, sin salir del continente americano, el dominicano "Chicho" Sibilio, que consiguió una medalla de plata en el Eurobasket de 1983 y el "lagarto" De La Cruz, argentino que obtuvo esa medalla del 83, más otra de plata en los Juegos Olímpicos del año siguiente. Estos dos últimos triunfaron en el FC Barcelona ambos, aunque también coincidieron en el Taugrés.

Actualmente, el torneo FIBA que más se beneficia de los nacionalizados es el FIBA Americas, que cuenta con 23 jugadores de origen estadounidense, repartidos entre las selecciones de Canadá, República Dominicana, Brasil, Jamaica, Mexico, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela. Sin embargo, el combinado nacional que más se beneficia de este asunto es Nigeria, que aporta más jugadores del estado de Georgia que de su propio país, pues de los 10 americanos que tiene, 4 son de dicha zona.

Si miramos el Eurobasket, estos jugadores americanos dotan de mucha calidad, y este año es necesario, a las selecciones que los convocan y al torneo en general, ya que podemos ver jugadores de la talla de Bo McCalebb, Tyrese Rice, Thomas Kelati o Pooh Jeter.

Entre los motivos que llevan a un jugador, en este caso estadounidense, a nacionalizarse con otro país, el principal son las ventajas que recibe el americano para jugar en Europa, pues dejaría de contar como jugador extracomunitario de los que solo se pueden tener 2 en el equipo.

Ahora bien, ¿es oro todo lo que reluce?. La aportación de estos jugadores es determinante y aumentan la calidad del juego, pero no representan el trabajo de cantera de ese país, ni su habilidad para sacar jugadores que puedan destacar. En resumidas cuentas, estarían enmascarando un defecto de su baloncesto, "solucionando" ese problema en los despachos, en vez de en la pista y, por tanto, haciendo momentanea la solución a una carencia que está ahí.

Con los datos que nos ofrece 'Hoopshype' queda más claro que la calidad del baloncesto americano es espectacular. Jugadores que a lo mejor tuvieron que emigrar a otra zona para encontrar una mejor forma de emplear su talento baloncestístico, son los que luego triunfan, sin poder tener éxito allí. Por ello, vemos federaciones, como la rusa, que enseguida tratan de nacionalizar y llevar a la selección a jugadores como fue el caso de JR Holden, conocedores de que con este tipo de jugadores sobre la pista, se pueden decidir partidos. Quién sabe si volveremos a ver a algún americano siendo MVP de un Eurobasket, como ya fuera el caso de Wayne Brabender con la selección española en 1973, de momento, tengamos la esperanza de que cada federación se preocupe en sus jugadores y no en los que surgen de USA.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes