Contratos con incentivos en la NBA

En la liga se plantean empezar a aplicarlos por casos como el de Michael Beasley

En la NBA están planteándose los pros y los contras de introducir contratos con incentivos para los jugadores. Se trataría de evitar que en casos como el de Michael Beasley, cortado por sus problemas extradeportivos, el jugador se lleve una gran cantidad de dinero por su despido. Encima de tener que aguantar y verse casi obligados a no seguir contando con Beasley, el jugador se ha llevado la cantidad de $7.000.000, porque así lo decía el contrato garantizado que tenía Beasley. Es una difícil decisión por lo que acarrea en el juego de los norteamericanos, viendo como jugadores no toman las mejores decisiones por cobrar la cifra que pone en el contrato.

Gilbert Arenas lesión

Algo no funciona en la gestión de las plantillas de la NBA, cuando un jugador solo causa problemas y una franquicia que se ve en la obligación de cortarle, tenga que abonarle lo que le queda de contrato. No tiene lógica, además de que no le ha dado un rendimiento a esa franquicia deportivamente hablando, tiene que rascarse el bolsillo para no tener que soportar a un "personaje" en el vestuario.

Toda esta reflexión se acentúa en el caso de Michael Beasley, que puede suponer un antes y un después en la forma en la que se contratan jugadores en la mejor liga del mundo, ya que no ha rendido en la pista como debiera y, además, ha ensuciado la imagen de los Suns con sus problemas de drogas y arrestos, y como "premio", Beasley es $7.000.000 más rico que antes, por hacerlo mal.

Un contrato con incentivos quiere decir que al jugador se le pongan unas condiciones que tendrán que ver con su rendimiento y, en función de si consigue satisfacer las expectativas que estaban marcadas o no lo consigue, recibirá una cantidad u otra de dinero.

Este plan está bien, pero habría que pensar en lo que cada jugador estaría dispuesto a hacer para cobrarlo, ya que, por ejemplo, si un jugador tiene como objetivo llegar a una cifra de puntos, obviamente se tirará hasta las zapatillas para poder lograrlo. Por lo tanto, debería estar muy cuidado el tema de las decisiones que toman los jugadores de la NBA en situaciones de partido, pues podrían estar perjudicando a la franquicia a la que pertenecen y a sus resultados en la liga.

Por otra parte, este rendimiento no se podría ver de ninguna forma si un jugador está lesionado, pero sería injusto no pagar a un lesionado porque no puede realizar su trabajo, cuando el contrato está ahí. Aquí destaca el caso de Gilbert Arenas, que tendrá un sueldo superior a los $20.000.000. En esta situación, habría que valorar si se fichó al jugador ya tocado o con riesgo de caer lesionado o ha sucedido sin previo aviso la lesión.

Sea de una forma u otra, los contratos con incentivos parece que hacen falta en el mundo de la NBA, el caso de Michael Beasley es esencial para entenderlo. Un jugador no puede castigar de la forma que lo ha hecho Beasley a una franquicia que confía en él, solo porque su cabeza es un desastre. El castigo debería ser para el que provoca la situación y no para el que la sufre. Sea como fuere, veremos cuáles son las reacciones en USA a tomar este tipo de medidas que parecen, definitivamente, necesarias.

Comentarios recientes