El pick #2 del draft, una elección maldita

Desde Sam Bowie a Michael Beasley, muchos han sido los que no han podido con el peso de la presión

Desconozco la sensación de ser drafteado por un equipo NBA y lo que ello conlleva, pero quizás pueda llegar a entender todo lo que desata, con sus posteriores consecuencias. Ya, que como todos y cada uno de ellos, soy joven. La presión, la fama, las malas influencias, una vida llena de grandes tentaciones que se abre ante ti, y que puede hacerte acabar perdiendo la perspectiva de todo aquello que te ha llevado hasta allí.


Foto: npr.org

Se suele criticar mucho el hecho de que tan jóvenes lleguen a la NBA. Porque se pone muy en duda la madurez de estos jóvenes, a priori todos ilusionados con su carrera y con hacer historia en la mejor liga de baloncesto del planeta, sea suficiente para aguantar la presión y evitar las tentaciones de un ambiente de dinero y lujos.

El mismo comisionado de la NBA es el que tasa los salarios de los novatos, y más ahora que entran cada vez más jóvenes a la liga, sin pasar por la universidad y ganar cierta madurez que le sirva para vivir más o menos centrado y no meter la pata a las primeras de cambio. Pese a la normativa que les obliga a pasar un año por la universidad, alguno de ellos optan por dar el salto a Europa y empezar a ganar dinero antes que ir a las universidades.

La moda de declararse elegibles al draft sin pasar por la universidad, es decir, directamente al acabar el High School, podría decirse que fue puesta de moda por jugadores como Kevin Garnett, Jermaine O´Neal y seguida por el mismísimo Lebron James. Todo esto es cada vez más frecuente. O salen directamente desde el HS o no completan sus años universitarios.

Podría llegar a comprender el porqué de sus decisiones, quizás porque estén desesperados por entrar ya a formar parte de la NBA, en el mundo de sus ídolos y con el que soñaban. Pero como dice el dicho: “las prisas no son buenas”, y acelerar este proceso puede volverse en su contra.

El caso más reciente es el de Michael Beasley, cortado por Phoenix Suns al enterarse de su terrible adicción a las drogas. Claro ejemplo de lo que antes os comentaba, físicamente perfectos pero mentalmente nulos. La pregunta que me hago y la que la mayoria os hareis es la siguiente: ¿cómo tirar tu vida y tu carrera así?, después de conseguir uno de los sueños de todo jugador de baloncesto, de ser el ídolo de los niños… no lo comprendo.

Un jugador habiendo sido elegido número dos del draft, con una proyección excelente y con toda una carrera por delante, ha ido dando tumbos por varios equipos sin llegar a cuajar. Falto de madurez, disciplina y de espiritu competitivo, haciendo más ruido fuera que dentro de la cancha, siempre en la “cara B” del baloncesto.

Aún recuerdo cuando dijo que llegaría a ser el mejor jugador de la liga. Pues mira hasta donde ha llegado. Parece ser que las oportunidades a esta gente no se le dan bien. Ahora la última oportunidad le llega de la mano de quien, precisamente le reclutó con el pick #2 en 2008, Miami Heat, si no es capaz de aprovechar este regalo, su carrera como profesional se podría dar como finiquitada.

Hablemos de Greg Oden, número uno del draft de 2007, por delante nada menos que de Kevin Durant, sin duda la gran excepción a este pick maldito en el draft, uno de los `center´ con más proyección del país, de los que ya no llegan. Pero las lesiones le jugaron una mala pasada y han lastrado su carrera. Ahora tiene la oportunidad de redimirse, tras la oportunidad que le ha ofrecido la actual franquicia campeona de la NBA, Miami Heat, precisamente donde formará pareja con el redimido Michael Beasley.

El propio jugador declaró que durante sus años de parado por la lesión, estuvo seriamente enganchado al alcohol. Una forma de evadirse de sus problemas que la mayoría usa y con sus consecuencias son nefastas.Un jóven que tiene a su disposición esas cantidades de dinero, y que no dispone de esa madurez necesaria para salir delante de sus problemas y afrontarlos con seriedad, pues normal que caigan en esos vicios.

El caso más dramático es el de Len Bias, un jugador de la universidad de Maryland, que fue drafteado por Boston Celtics y que nisiquiera llegó a debutar en la NBA debido a que falleció una noche a causa de una sobredosis. Hay que ver como te golpea la vida si juegas con ella de esta forma. Y no entiendo que los novatos, al saber de este histórico caso, puedan seguir cayendo en estos ambientes.

La presión de los medios, de la afición, del equipo y la misma que se imponen ellos debe ser muy difícil de soportar para alguien tan poco experimentado en la vida. Pero asi es Estados Unidos, y así es la NBA. Si uno cree que está capacitado para dar el salto, que lo de en todos sus campos, no sólo en el deportivo y económico. Porque sino será otro nefasto caso de los antes nombrados.

Escrito por: Francisco Florit, sígueme en @iResultadosNBA

LA APUESTA del día

Comentarios recientes