España: un cambio necesario para estar en 'semis'

La selección, y especialmente Orenga, deben aprender de los errores cometidos y solucionarlos inmediatamente

Jesús López | 17 Sep 2013 | 06:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

España se complica la existencia como mejor está sabiendo hacerlo en este Eurobasket. Pasamos a los cuartos de final por la puerta pequeña, muy pequeña, y con las dudas que surgen (cada vez más y con mayor fuerza) del juego y preparación de los nuestros. La poca rotación, sin sentido, será uno de los puntos clave contra Serbia. A los de Orenga les va a costar llegar al final del partido, ya no solo físicamente, la cabeza hay que mantenerla fría y en su sitio. El aspecto mental es fundamental para aguantar el ritmo de un partido como el de cuartos de final y, por lo visto ayer y durante el campeonato, puede darnos muchos problemas la capacidad mental de los jugadores y entrenador de la selección española.

España-ItaliaFOTO: Fiba Europe

Ayer el rival era Italia, al comienzo del partido ya conocíamos que estábamos clasificados para la siguiente ronda y parece que con ese pensamiento saltaron a la cancha. El resultado de ese empanamiento fue un 24-12 como primera piedra en el camino hacia la victoria en ese encuentro. Más tarde, pudimos ver la capacidad de reacción de la selección, con jugadores curtidos en miles de batallas, nos pusimos por delante y al finalizar el tercer cuarto el marcador era de 45-56, favorable a los de Orenga.

En el último cuarto la diferencia se disparó hasta los 15 puntos para los nuestros, pero entonces volvimos a tener ese momento en el que los errores te comen y te deshacen los planes. Italia se enganchó al partido y, a los nuestros les entró el tembleque, Sergio Rodríguez fallaba dos tiros libres con el marcador 68-70, a favor. Datome anotaba, sin mucho impedimento, la canasta que empataba el partido (70-70) y la prórroga ya acechaba en el horizonte. Más de lo mismo en el conjunto español, erráticos y espesos, permitieron que Italia se alzase victoriosa con el resultado final de 86-81, no hay excusas. Marc Gasol fue autor de 32 puntos y 10 rebotes y Sergio Rodríguez materializó 18 puntos y repartió 6 asistencias, pero no fue suficiente contra los transalpinos.

El miércoles nos enfrentaremos a Serbia, una selección renovada casi por completo. Ya que solo tres jugadores serbios compitieron en el último Eurobasket celebrado en Lituania, ellos son Krstic, Bjelica y Markovic. El resto han sido reclutados por Ivkovic para cambiar el rumbo que tuvieron sus chicos en 2011. Lo que sucediera en el verano de 2010 en Turquía, no volverá a pasar, por lo menos no con el mismo protagonista, pues Teodosic supuso una sensible baja para los balcánicos en esta cita.

Por aquel entonces, Milos enchufó un triple que partió en pedazos las ilusiones puestas en el Mundial, también en cuartos. Este año nuestro verdugo podría ser Nenad Krstic, la estrella serbia, que está en forma y llega mucho más descansado que Marc Gasol, ya que solo ha habido un partido en el que haya superado los 30 minutos. Con un buen planteamiento táctico, Gasol puede verse reducido y España caer con él.

Por ello, será vital darle descanso en los momentos de partido que sean convenientes, para que al final del encuentro aún tenga fuerzas Marc y podamos hacer algo más que quedarnos a las puertas de las semifinales. Pero eso es algo que se debería de estar haciendo ya desde hace tiempo. El de los Memphis Grizzlies llega cansado al encuentro, eso es así, pero ahora ya a ese problema hay que darle solución en el propio partido, es nuestro hombre más importante, con diferencia, y no podemos permitirnos que en los momentos calientes no tenga fuerzas para llevarnos a la siguiente ronda. Las rotaciones en general, puestas en práctica de aquella manera por Orenga, se hacen más importantes que nunca.

Otra clave del partido de cuartos que hará que España consiga competir es tener ataques más elaborados, no solo confiar en la calidad individual de cada jugador (que tienen mucha), sino hacer que el juego esté más organizado y que cada entienda mejor su función en cada ofensiva española. Y por supuesto, en la defensa también estará una de las bazas de la selección. Llegando a secar a varios rivales, aunque de menor entidad que Serbia, Eslovenia, Italia o Grecia; España deberá no relajarse, no conceder facilidades ni dejar jugar a los serbios en ataque o nos harán mucho daño.

También hay que controlar el aspecto mental, sobre todo para un posible final apretado. No puede ser que hayan tantos momentos del partido que, culpa de una serie de errores, demos vida a un rival que ya está controlado, como fuese ayer Italia. No podemos tener bajones por atascos ofensivos y que, con ellos, descuidemos la defensa. Si hacemos malos ataques, no tenemos que conceder ni un metro en defensa, debemos estar más atentos y duros si cabe. La fortaleza mental tiene que ser una clave de nuestro éxito y contra Serbia es cuando mayor estabilidad en ese aspecto hay que demostrar.

Por último, se necesita de la implicación de todos los que estén en la cancha. Que cada jugador que esté en la pista demuestre el porqué está jugando el partido, creerse importantes cada uno dentro del rol que ocupa en el 'roster' español. No podemos permitirnos altibajos de Rudy o Ricky o que Claver no se enteré de la película. Cada uno tiene que ayudar en su oficio. Para ello, la confianza es esencial, creerse que se puede hacer, confiar al máximo en lo que cada uno mejor sabe hacer y, finalmente, hacerlo.

Las dudas sobre el grupo que ha ido al Eurobasket de Eslovenia son evidentes. Habrá mucha gente que piense que no hay nada que hacer contra los serbios, pero esta selección siempre nos ha sorprendido gratamente. Con muchas idas y venidas, nos han dado 1 Mundial, 2 Eurobaskets, 2 platas Olímpicas y 2 platas europeas. No con los mismos participantes que este año, por lo que la dificultad se incrementa, pero sabemos de lo que son capaces de hacer estos jugadores. El partido contra Serbia será complicado, pero los nuestros pelearán por llegar a las semifinales del torneo, ya sin el cartel de favorito. Cuidando estos aspectos y un cambio en la actitud de Orenga, España es serio candidato a avanzar en el campeonato. Veremos donde quedan estas palabras.