Tony Parker pone el broche de oro a su trayectoria

El francés consigue su primer oro a nivel nacional y obtiene el reconocimiento a su juego con el premio de MVP del torneo.

El base francés de los Spurs consigue el primer oro de la selección francesa en un europeo. Tras una larga trayectoria de éxitos en Norteamérica, el jugador por fin encuentra la máxima recompensa a nivel nacional. El compromiso y la maestría del MVP del torneo, claves de la merecida victoria final de Francia. Parker saborea una victoria única en su carrera y que le redime en una temporada de libro que pudo ser perfecta de haber vencido las finales de la NBA. A pesar de ello, el legado del jugador ‘bleu’ está asegurado. Su huella quedará patente, ahora también en Europa.

Tony Parker medalla de oro y MVP del EuroBasket 2013

Foto: Georgi Likovski | EFE

Nacido en Brujas, Bélgica, Tony Parker ha sido una de las perlas del baloncesto francés y desde bien joven destacó en el instituto dónde fue reclutado por el Paris Basket Racing. Allí tomó la importante decisión de jugar dos años en Europa a pesar de la insistencia de algunas universidades americanas, que querían tenerle en sus manos antes de que llegara el gran momento del draft. Popovich le echó el lazo pero estuvo a punto de descartarle tras verle un poco endeble. La decisión del entrenador de San Antonio de invitarlo por segunda vez a los entrenamientos previos a la elección cambió para siempre la vida del astro francés.

San Antonio ha sido su casa desde que tenía 20 años y Greg Popovich su mentor definitivo. Su vida ha sido una auténtica historia de éxitos que le han reportado un total de tres títulos NBA en cuatro apariciones en las finales y un MVP de estas, en 2007. Su éxito al otro lado del charco es bien conocido, sin embargo, las andanzas del base con el equipo nacional francés nunca habían hallado la recompensa del oro.

Parker ha sido un fijo en la selección de su país, algo que convierte en especial y merecido el triunfo en el Eurobasket 2013. Con él, una selección francesa huérfana de medallas antes de la plata en Sydney 2000 volvió a recuperar la forma y mejoró progresivamente su rendimiento hasta situarse como una de las escuadras más temibles del entorno europeo. Prueba de ello es la trayectoria ascendente de la selección, que consiguió un bronce en el europeo de Serbia 2005 y una plata en el de Lituania 2011. Ahora, en Eslovenia, el oro ya reluce en las vitrinas de los franceses. Desde que debutó con la selección absoluta en 2001, Parker ha promediado casi 18 puntos, 3 rebotes y 3 asistencias por encuentro vistiendo la elástica nacional.

Más allá de la progresión en los resultados, lo que realmente ha calado es su profesionalidad y su calidad desbordante. Parker ha dominado su posición en los últimos años, llegando a su zenit este curso, dónde hubiera sido elegido MVP de las finales NBA de haberlas ganado y dónde justamente lo ha sido, en Eslovenia. Era lo único que le faltaba, un título con la selección nacional que ha conseguido de forma magistral.

Tony se ha convertido en un mago del balón. Con tiros de pura épica o filigranas de ensueño en la conducción, ha arrasado con las esperanzas de muchos equipos y rivales. Fundamental con su ofensiva letal, el francés nunca ha salido mal parado de los enfrentamientos ante los referentes del equipo rival. Su mirada penetrante mantiene el mismo objetivo desde que pisó el parqué de jovencito, la victoria y el espectáculo están asegurados.

Su campeonato ha sido de libro y ha acabado todos los partido en dobles dígitos. Además, en cuartos y semifinales se cargó el equipo a sus espaldas y dio un precioso recital repleto de acciones brillantes y a la par efectivas. 27 puntos endosó a la anfitriona Eslovenia y 32 a España, vigente campeona. En la final no necesitó de otro recital, pero obró con maestría y acabó con 12 puntos y 3 asistencias igual de importantes para los suyos. En definitiva, un campeonato de libro y pura reliquia para las mentes de los aficionados al baloncesto de nivel.

Tony Parker merecía su oro, igual que lo hacía la ascendente Francia. A pesar de arrastrar muchas dudas durante las primeras fases, la definición ha caracterizado a los franceses en este último tramo de torneo. Una selección que consigue el oro lo merece, y este no es el caso contrario. Parker se marcha a territorio tejano con un promedio de 19 puntos y 3 asistencias en la presente edición del torneo.

De joven se alzó con el campeonato FIBA sub-18 y fue proclamado MVP. Ahora, 23 años después, Parker es una institución que ha dejado su huella en el baloncesto europeo, medalla de oro y MVP incluidos. Se ha hecho historia en Eslovenia, ¿podrá repetir el éxito en el próximo mundial de España? El futuro decidirá. De momento, tocará volver a disfrutar de su talento con los Spurs en la NBA.

Comentarios recientes