Luol Deng, frustrado con los Bulls, será agente libre en 2014

El británico de orígen sudanés no ha obtenido la extensión de contrato que buscaba en los Bulls y ha transmitido su frustración con la franquicia y con sus servicios

Guille Álvarez | 24 Sep 2013 | 17:20
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

El jugador, a través de su agente, ha expresado su malestar con los servicios médicos en Chicago tras una mala experiencia que le colocó en una situación de alto riesgo durante los pasados playoffs. Tras no extender su contrato y con el mercado de agentes libres de 2014 cerca, todo el embrollo podría resultar en un cambio de aires para él después de este año. ¿El último cartucho para estos Bulls de Thibodeau? El anillo se antoja como la única solución a la decepción que siente el británico de orígen sudanés.

Luol Deng, Derrick Rose y los servicios médicos.Foto: espn.com

Tras una prueba para descartar una posible meningitis, Deng sufrió un derrame de líquido espinal y estuvo gravemente enfermo durante varias semanas. Los Bulls comunicaron en su momento que el jugador tenía gripe. El británico se defendió en las redes sociales pero tuvo que mantenerse apartado del equipo por las dificultades, lo que a la postre le mantuvo apartado durante la segunda ronda de los playoffs por completo. Difícil de entender su ausencia durante tanto tiempo, la respuesta parece residir en el historial que ya tienen los Bulls con la atención médica a los jugadores, caso que incluye al de su estrella Derrick Rose.

Igual que Derrick Rose el pasado curso, que no confió en la valoración de los médicos para volver a las canchas tras recibir el alta, Luol Deng ya tuvo problemas con las valoraciones de los Bulls anteriormente. En 2009 le forzaron para que se mantuviera en las canchas y encima publicaron un comunicado que decía "Deng debe desafiarse a sí mismo físicamente". Después un servicio externo recomendó reposo al jugador si quería mantener su tibia en buenas condiciones ante un riesgo de lesión por estrés.

Ahora, en las negociaciones infructuosas, el agente de Deng mostró su indignación con los servicios médicos sin respuesta comprensiva aparente por parte de la organización. “Nunca negociamos,” reflexionó Rudoy. “Tuvimos varias reuniones. Una fue para discutir sobre el tratamiento médico que recibió, o que no recibió, tras su punción lumbar en Mayo, ya que era un asunto que le preocupa.”

La clave está en la puntualización y la pregunta sobre sí recibió o no recibió un buen cuidado. Aparentemente no lo hizo ya que los preparadores y el equipo médico se marcharon con el conjunto a Miami y le dejaron solo en el hospital, dónde llegó a perder 6 kilogramos y estuvo enfermo de gravedad. Incluso se apunta a que su vida corrió un riesgo considerable en algún punto de la enfermedad.

El sentimiento de traición sigue presente en la mente del deportista, que probablemente busqué mercado el próximo año al observar el poco interés mostrado por Chicago y la poca sensibilidad con la que se trató su enfermedad. “Si los Bulls no quieren darle una extensión, él está obligado a sondear el mercado y tomar la mejor decisión para él.” sentenció su representante.

¿Será el último año que pasan juntos estos Bulls? Sin Deng, muy importante en la plantilla, el equipo tomaría una nueva ruta. Pese el amor y el calor de los aficionados, el jugador de origen sudanés podría estar frente a su última temporada en Chicago. Tras las declaraciones del agente, parece que tan solo hay una oportunidad para mantener el núcleo duro de estos exitosos Bulls juntos. Esa opción es la de conseguir por fin el objetivo definitivo de la franquicia estos años, el preciado anillo de la NBA. Veremos que tal les va durante la temporada y si las lesiones no se ceban con ellos.