Los Lakers lo fían todo en Kobe y Pau

Los angelinos se presentan en el Media Day confiando en su dúo All-Star para salvar la temporada

La franquicia angelina pasa por uno de sus peores momentos en los últimos años y retoma este curso con menos efectivos y menos talento para intentar sorprender a los más escépticos. Se antoja imposible que los Lakers puedan luchar por algo más que participar en los playoffs y dar una imagen digna como equipo. La marcha de Dwight Howard y Metta World Peace no ha sido ni de lejos compensada por la incorporación de Chris Kaman y Nick Young. El resto sigue igual. Los Lakers confiarán en que su dúo de All-Stars, Kobe Bryant y Pau Gasol, estén listos para guiar al equipo tras un largo periplo de puesta a punto.

Foto: Lakers.com

“Si está sano va a volver a ser un jugador All-Star. Será nuestro punto focal en la pintura”, señaló antes de afirmar que la marcha de Dwight Howard ayudará a que Pau juegue mejor. “Él hizo muchos sacrificios para acomodar a Howard en el poste. Obviamente, eso ya no es un problema“, sentenció el GM Mitch Kupchak en declaraciones a la prensa. Cabe esperar el retorno del mejor Pau tras un verano de reposo y recuperación. Si Kobe Bryant logra una recuperación milagrosa a su edad, los Lakers tendrán a dos estrellas en la plantilla. ¿Será suficiente?

Steve Nash seguirá al mando y deberá confiar en un físico cada vez más frágil en una NBA llena de bases atléticos. Nick Young y Chris Kaman completarían el quinteto angelino, que sin duda ha pasado por mejores momentos. Gasol y Bryant serán agentes libres el próximo curso, y es probable que vuelvan a firmar con los Lakers por menos dinero, para intentar dar caza a alguna estrella más joven en el mercado de agentes libres de 2014. Eso son especulaciones, pero este año se volverá a hacer largo para sus aficionados, acostumbrados al éxito de una franquicia con 16 anillos.

Luchar por entrar en los playoffs y por dar una mejor imagen que en el pasado curso, ese sería el objetivo más realista para los actuales Lakers. Pau Gasol, particularmente, estará bajo los focos como demuestra la misiva lanzada por su GM, él le espera rindiendo como en sus años de All-Star. De no ser así, podría ser que los de púrpura y oro no contaran con él para la temporada siguiente. Con filosofía y paciencia, Pau Gasol se jugará su futuro en las costas californianas en 82 partidos, y quién sabe, quizá en alguno más. En principio, su rol en el equipo este año le devolverá la importancia que perdió el pasado curso.

Dwight Howard le constriñó en el poste bajo y no pudo tener presencia en cancha. Ahora, el balón vuelve a él y la versatilidad será su mejor arma como cinco. En esa posición obtuvo sus mejores éxitos con la franquicia. Con mucha probabilidad, él fue la razón por la cual el equipo consiguió dos campeonatos. También fue él quién convenció a Kobe Bryant de quedarse en la franquicia de toda su vida, su incorporación resultó crucial y así fue, con él los Lakers salieron de un período tumultuoso y volvieron a reinar.

El problema, para ambas estrellas, son quiénes les rodean. Mike D’Antoni parece una apuesta seria de la nueva dirección. A pesar de ser muy criticado, su presencia en el banquillo parece asegurada por el momento. Todavía está la duda sobre la salud de Kobe. La Mamba Negra ha asegurado que quiere retirarse de púrpura y oro, y su sed de éxitos sigue intacta. Quiere volver para el inicio de la temporada de su lesión en el talón de aquiles, algo que de momento suena a cuento de marcianos y algo precipitado. Viniendo de él, le podríamos tener de uniforme el 29 de octubre, la cuestión sería en que estado. Para sustentar a estos Lakers, hará falta el dúo dinámico Bryant-Gasol de 2009 y 2010.

"No tengo ni idea." contestaba Bryant al ser interpelado sobre la fecha de su retorno. "Me siento bien, pero no hay ninguna previsión sobre mi vuelta." También habló de sus rodillas Pau Gasol, que dijo sentirse mucho mejor "gracias al procedimiento, al descanso y el trabajo duro en verano."

La plantilla no da para alegrías. Si el experimento Nick Young funciona, habrá un gran anotador para complementar a Kobe y, del contrario, un hueco en la cancha. Igual está Wesley Johnson, el cuarto pick del draft de hace cuatro años no ha demostrado todas sus capacidades nunca, así que la duda le persigue. Vestir el uniforme Laker puede ser una motivación o una responsabilidad demasiado grande. Steve Blake, Jordan Farmar, Duhon, Hill, Sacre… estos son el resto de viejos conocidos que deberán obrar un milagro si queremos ver a unos Lakers, no campeones, pero sí dignos.

Pau Gasol tendrá el mando de nuevo junto a Kobe, es su momento para volver a demostrar que es un fuera de serie que merece todas las distinciones y el amor de la afición. Dentro de las malas perspectivas, los Lakers deberán conformarse con ver el retorno de Bryant y intentar conseguir algo sólido con una plantilla llena de carencias. En Hollywood la paciencia se agota temprano, ¿hasta dónde llegarán estos Lakers? ¿Podrá volver el mejor Pau?

Comentarios recientes